Web de Félix Sautié Mederos

El Miércoles de Ceniza y la Cuaresma del 2019…

marzo 6, 2019

En Mérida

0

Sección Yucatán.

Anhelos, realidades, sentimientos y presagios….

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, hay fechas, etapas y conmemoraciones que, con independencia de su origen y contenido religioso, determinan una influencia y una significación conmemorativa en la población. Las que rebasan el sentido esencial de su contenido ontológico de origen para convertirse en una etapa “laica” por así decirlo y calendárica generalizada del año, que es asumida socialmente como parte específica de la cultura de nuestra “Civilización” que en nuestro caso se le puede atribuir el calificativo de “Occidental”. Civilización Occidental que significativamente posee fundamentos básicos de origen cristiano en su ética y en buena parte de sus concepciones, costumbres y tradiciones sociales. Incluso el número y orden que identifican a nuestros años se fundamenta en Jesús el Cristo, pues estamos en el año 2019 de su venida al mundo. Es así tanto para los creyentes, como para los agnósticos y/o los ateos.

Las tradiciones en general “adornan” socialmente el contenido de las etapas del Calendario por expresarlo lo más comprensible que me es posible. Estas etapas en el caso del “Miércoles de Cenizas” que marca el inicio de la Cuaresma y que conmemoramos universalmente en estos días los católicos, su liturgia se fundamenta a partir del muy viejo concepto bíblico que expresa “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás” que en la versión de la Biblia de Jerusalén se traduce con las siguientes palabras “Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo tornarás.” (Génesis 3,19); mientras que las frases litúrgicas que expresa el ministro celebrante actualmente cuando nos impone sobre la frente las cenizas a los católicos, nos plantea “Conviértete y cree en el Evangelio” (Mc 1;1,15) según lo determinado al respecto de esta liturgia por el Concilio Vaticano II.

Expresiones que plantean importantes concepciones filosóficas y humanas que quizás algunos, aunque las respeten y/o las cumplan instintivamente no las conocen en sus esencias determinantes. En consecuencia, considero que no sería ocioso explicarlas un poco. Especialmente para este significativo Miércoles de Cenizas del 2019 caracterizado por las incertidumbres, las sanciones y las amenazas de guerras en Nuestra América amenazada por el muy característico Presidente de Estados Unidos Mr. Donald Trump, que podrían determinar que dejemos de ser una Zona de Paz.   

El concepto del polvo en que nos habremos de convertir, nos recuerda la fragilidad de la vida que para los seres humanos tiene un sentido esencialmente transitorio significado por un nacimiento y una muerte. Estas circunstancias deberían inducirnos a dejar de lado las ambiciones materiales que nos cosifican, exacerban nuestros egoístas anhelos mundanos y dan fundamentos a la explotación del hombre por el hombre, a la sojuzgación política y económica de los pueblos, así como a las guerras de rapiña y conflictos de fuerza en la vida.

En tanto que “Convertirse” se fundamenta en el ancestral concepto cristiano que plantea simbólicamente en regresar, arrepentirse de los pecados ya sean maldades, errores y omisiones con un firme propósito de le enmienda para regresar a la ética, a lo justo y al cumplimiento de la ley natural de la vida. Convertirse según algunos especialistas: “Convertirse en el Antiguo testamento significaba regresar, era un arrepentirse de la vida actual y dar marcha atrás. Un volver al cumplimiento de la ley”.

Por otra parte, esta etapa cuaresmal es denominada así por causa de la recordación de los cuarenta días de Cristo haciendo penitencia y oración en el desierto, así como por otras etapas tradicionales de similar tiempo propias de los judíos y de los primeros cristianos.  Además, la Cuaresma se ha caracterizado por la tristeza humana y penitencias ante la muerte en sus liturgias básicas. Incluso el origen de los carnavales que algunos desconocen como lo que ha sucedido en La Habana, por ejemplo, en que se trasladó su fecha tradicional de surgimiento previa a la Cuaresma al verano. En los meses en los que se celebran tradicionalmente los festivales patronales como los de la Santa Ana y del Apóstol Santiago el 25 y 26 de julio, que algunos denominan sin fundamentación carnavales. Lo cual en mi criterio muy personal desvirtuó totalmente al Carnaval de La Habana para convertirlo en una celebración más sin tradición ni fundamento válido lo cual lo ha descolorido en su totalidad. El nombre de carnavales tiene su origen en que en la cuaresma se limitaba y/o eliminaba la ingesta de carnes mientras que en estas fiestas se comía carne con profusión en espera de esa etapa penitencial de abstinencia.

Así es que nos acercamos en Cuba y en nuestro medio geográfico a una Cuaresma muy especial como ya dije significada por las sanciones y las amenazas de un Imperialismo decadente nos quiere imponer su dominación y matar todo lo bello que tiene nuestras vidas en paz y armonía. En estas circunstancia el análisis objetivos y rectificación de nuestros errores, especialmente de aquellos que  pueden convertirnos  en rehenes de los guerreristas que plantean sojuzgarnos, constituye una actividad de fundamental importancia para el fortalecimiento de nuestras capacidades defensivas, la solidificación de nuestra UNIDAD nacional y el fortalecimiento de nuestra voluntad anti imperialista, de solidaridad con los pueblos que luchan en primer plano con la Venezuela Bolivariana y con nuestro propio archipiélago cubano. Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

 

Publicado por el periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México , Sección Yucatán el  miércoles 6 de marzo del 2019.

http://www.poresto.net/2019/03/06/el-miercoles-de-ceniza-y-la-cuaresma-del-2019/

 

 

 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.