Blog de Félix Sautié Mederos
POR UN SOCIALISMO PARTICIPATIVO Y DEMOCRÁTICO

EL PENTECOSTÉS 2018 EN LA HABANA CON TRISTEZAS PERO SIN PERDER LAS ESPERANZAS

Un accidente que ha conmocionado a toda la nación cubana, El mensaje de los obispos católicos.

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, la festividad de Pentecostés que conmemoramos este domingo 20 de mayo del 2018, es de las más luminosas del pensamiento y de las fortalezas para la acción en favor del amor al prójimo y de la verdad que se conmemoran en el calendario litúrgico católico, porque recuerda y significa el soplo del Espíritu de Dios en un bautizo de fuego que cumple con la promesa de Jesús de estar con nosotros hasta el fin de los tiempos, enviándonos como se materializó en el Pentecostés de sus apóstoles al Espíritu de Dios, para que podamos acudir a él en los momentos que en uso de nuestro libre albedrío inherente a nuestra condición humana,  nos lo  propongamos .

En mi opinión Pentecostés significa mucho más para la fe en Dios que el final litúrgico de los 50 días de la Pascua de la Resurrección después del cual se apagan los sirios pascuales en las iglesias y comienza el tiempo ordinario de la Misa. En este año 2018, lo conmemoramos en La Habana en un momento de dolor compartido en que muchos podrían plantearse algo que otras veces me han preguntado: Y, ¿dónde estaba Dios entonces?

Muy oportuna pregunta para hacerse en estas circunstancias. Mi respuesta es la misma de siempre Dios junto a nosotros mismos compartiendo nuestro dolor y respetando nuestro libre albedrío de criaturas a su imagen y semejanza que poseemos plena libertad de creación y acción ya sea para el bien o para mal, en la que muchas veces nos sentimos atrapados en nuestros propios pecados, nuestras propias creaciones, nuestras insuficiencias humanas, nuestros propios  errores de acción, interpretación y pensamiento  que nos dañan  no solo a nosotros mismos porque pueden extenderse a los demás que nos acompañan incluso inocentemente.

Es por eso que somos libres y responsables de nuestros actos y es ahí en donde está la imagen y semejanza de Dios, que sufre junto a nosotros, que nos acompaña en el dolor  y en la desgracia. La naturaleza tiene leyes que no podemos violar, el diseño de lo que creamos y su mecánica constitutiva son responsabilidad esencialmente  humana y no de Dios, porque nos somos marionetas suyas que nos movemos en un teatro que es la vida, somos las otras criaturas a su imagen y semejanza, y Dios que es  amor al decir de San Pablo siempre está y estará junto a  nosotros en los momentos de felicidad y en los momentos de adversidad. La aviación es una de las maravillas del ingenio humano y de su capacidad de creación, y en eso es total responsabilidad humana, su funcionamiento, su operación y su cuidado. Sus fallos pues son humanos y no de Dios.

La sabiduría del Pentecostés hay que saber asimilarla y usarla es nuestra responsabilidad porque cuando la erramos muchas veces daña a los demás. En consecuencia, uno mi dolor y mis sentimientos por los hermanos caídos y mis plegarias para que sus  almas sean acogidas y descansen en paz junto al Padre Celestial que sufre junto a nosotros.

Finalmente quiero hacer mío el mensaje de los obispos católicos Cuba, leído en todos los templos católicos del país en la misa del domingo del Pentecostés 2018. Cito textual por la importancia informativa que le concedo:

“Mensaje del Secretariado de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba con motivo del accidente aéreo del 18 de mayo de 2018 en La Habana

La Habana, 19 de mayo de 2018: A todos nuestros hermanos y hermanas cubanos: Con profunda tristeza y consternación hemos conocido la noticia del lamentable accidente aéreo que al mediodía de ayer sufrió una aeronave que se dirigía desde La Habana rumbo a Holguín.

Los Obispos Católicos de Cuba queremos asegurar a nuestro pueblo la oración a Dios por nuestros hermanos y hermanas fallecidos en este trágico episodio, entre los que también se encuentran los tripulantes mexicanos y viajeros de otras nacionalidades. Al mismo tiempo, queremos hacer llegar nuestras sinceras condolencias y la certeza de nuestra profunda comunión espiritual, a los familiares y amigos cercanos de los que han perdido su vida.

Hemos conocido que entre los que se encontraban en el avión, había un significativo número de miembros de la Iglesia del Nazareno en Cuba (pastores y fieles, sobre todo matrimonios). A esa querida comunidad cristiana, a sus líderes y miembros, llegue también por este medio nuestra fraterna expresión de comunión y esperanza.

A nuestros sacerdotes y fieles católicos los animamos, con la certeza de que ya lo están haciendo en sus comunidades, a ofrecer la Santa Misa por el eterno descanso de los fallecidos y por el consuelo que necesitan sus seres queridos. Unido a ello elevamos nuestras súplicas por la paulatina recuperación de los sobrevivientes. En Cristo Resucitado ponemos nuestra esperanza en este momento de duelo que embarga a todo nuestro pueblo.

Con la certeza filial de que la Virgen de la Caridad conoce nuestras penas, a Ella también le ofrecemos, junto con el dolor que compartimos, tantos gestos y sentimientos de solidaridad y cercanía que se expresan en estas circunstancias. Secretariado General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.” (Fin de la cita)

Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida Yucatán México Sección de Opinión el sábado 2 de junio2018,

https://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=651959

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.