Web de Félix Sautié Mederos

El tiempo necesario versus expectativas de vida…

Estamos ante un dilema que muchas veces no se considera, pero que en mi criterio es fundamental y podría jugarnos una mala pasada. Lo que Che  dijo al respecto y  en lo que fue ejemplo imperecedero.

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, el tiempo es una categoría que implica en sí misma el movimiento de no retorno que en la individualidad  de la vida determina las posibilidades que los seres humanos tenemos más allá de todas nuestras necesidades y anhelos, porque la vida humana es solo una y frágil que tiene un principio y un fin, dentro de cuyos términos se encuentra  el espacio temporal del cual disponemos para podernos realizar, sin posibilidades de extensión aunque sí siempre pende sobre cada uno la circunstancia abrupta de disminución drástica y/o del fin que nos puede traer  una  muerte  más inesperada de lo que de acuerdo con la esperanza de vida de cada cual sería lo normal.

En consecuencia, de esta consideración filosófica en mi criterio se desprende un concepto muy importante  que es que el disfrute básico y el respeto de los derechos, deberes y obligaciones inherentes a nuestra condición humana,  solo podrán manifestarse dentro del espacio temporal único que como seres humanos todos sin excepción disponemos. Esto es algo muy importante a tomar en consideración, porque como ya he expresado la vida es una sola y todos sin excepción tenemos derecho a disfrutarla. Nadie en consecuencia puede abrogarse el derecho de aplazarlo y en el caso de ser un líder, así como  un servidor público por elección, designación y/o por el uso de la fuerza no le asistirá derecho alguno para menoscabar los derechos de los demás en el tiempo de que disponemos. Me explicaré a continuación.

En este orden de pensamiento, comienzo por decir que en mis estudios sistemáticos de la obra de Ernesto Che Guevara, he encontrado una referencia muy importante al respecto de las disyuntivas que  nos plantea este contrapunteo que siempre pende sobre cada ser humano, en lo relacionado a sus expectativas de vida y el tiempo necesario para realizarlas. El Che en mi criterio es un ejemplo paradigmático de entrega y sacrifico máximo en el tiempo de que dispuso así como de su  respeto de los derechos de los demás, de lo cual siempre hizo gala dentro de sus expectativas de vida. Especialmente de los más desvalidos y sojuzgados por quienes sin dudarlo entregó su vida completa hasta que en su combate final fuera asesinado. Bien puedo decir que en esta oportunidad una vez más encuentro una expresión muy característica dentro de las muchas  que al respecto del tema puedo citar,  en la que se resume con unas pocas palabras a partir  de  la genialidad de Che, la idea esencial que me propongo expresar referido al contrapunteo entre el tiempo necesario versus las expectativas de vida.

En una carta suya fechada agosto 21 de 1964, dirigida a León Felipe a quien denomina Maestro en reconocimiento y calificativo esencial único, le expresa acuse de recibo de un libro del maestro  dedicado  que recibió en La Habana. En esa carta entre otras cuestiones que en el momento no vienen al caso le dice que: “uno de los dos o tres libros que tengo en mi cabecera es El Ciervo; pocas veces puedo leerlo porque todavía en Cuba dormir, dejar el tiempo sin llenar con algo o descansar, simplemente es un pecado de lesa dirigencia...”

En mi opinión ese planteamiento del Che como todos los suyos, tiene un alcance de miras que nunca deberíamos pasar por alto. Muy en especial aquellos que tienen liderazgos y  responsabilidades políticas, económicas y sociales en el sentido de que a ellos principalmente no les asiste derecho alguno a detenerse en el tiempo, retrasar las tareas, medidas y soluciones que les corresponde establecer y/o resolver así como las del conjunto del sistema en que se encuentran insertados.

En esto debo decir que la acción de los conservadores, dogmáticos y burócratas quienes no nos faltan, los convierte en culpables tácitos de lo que el Che denomina según sus frases textuales como “un pecado de lesa dirigencia...” que en mi criterio debe ser totalmente erradicado con tolerancia cero, al objeto de alcanzar el socialismo próspero y sustentable en el tiempo necesario que tenemos como propósito esencial de la etapa que estamos viviendo.

Así lo pienso y así lo expreso en  mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente sin querer ofender a  nadie en particular.

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida , Yucatán , México Sección de Opinión el lunes 12 de noviembre de 2018

http://www.poresto.net/2018/11/12/el-tiempo-necesario-versus-expectativas-de-vida/

 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.