Web de Félix Sautié Mederos

LA ESPIRITUALIDAD Y LA FE NO SON COSAS DEL PASADO.

En los momentos complejos y difíciles que nos depara la vida, es fundamental el reconocimiento de nuestra espiritualidad intrínseca…

 

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, hay cosas que se asimilan desde niño a partir de que tomamos conciencia de nuestra propia existencia cuando arribamos a la edad del juicio, según algunos denominamos a esa etapa de nuestra niñez, que nunca  las podemos olvidar porque marca los momentos en que comenzamos a pensar por nosotros mismos y a preguntarnos al respecto de  las realidades con que nos vamos chocando en el mundo que nos rodea.

 

Me refiero a cuestiones que se corresponden con nuestra vida espiritual. Que forman parte  de  la espiritualidad intrínseca propia de nuestra Condición Humana.  En que la conciencia que nunca nos abandona, la educación, las costumbres y las tradiciones son determinantes en nuestra existencia terrenal. Escribo al respecto de algo que he podido comprobar muy directamente en el transcurso de mi ya larga vida y nunca lo podré  negar, porque día a día lo encuentro sembrado en lo más profundo de mi conciencia y me encuentro cotidianamente con sus realidades en la sociedad en que me desenvuelvo. Somos seres únicos en nuestro planeta que querámoslo o no , poseemos determinantemente una espiritualidad básica, intrínseca a nuestra condición humana.

 

Esta reflexión me ha estado dando vueltas y vueltas en los últimos días, en que se han producido dos noticias públicas de significativo valor espiritual con que me he topado en los medios de comunicación locales y cristianos especializados. Informaciones que tienen mucho que ver con la espiritualidad intrínseca de nuestra condición humana, a la que me he estado refiriendo en el párrafo anterior. Todo ello  adquiere en mi consideración muy especial, un valor muy significativo en mi criterio. Porque se ha manifestado precisamente en momentos que como nunca antes, nuestra nación y nuestro país se encuentran enfrentando con singular entereza , resistencia y valor manifestado  los embates destructivos  de quienes con su Bloqueo y sus agresiones rampantes, que desde hace 60 años tratan de ahogarnos. Me refiero a hechos y amenazas que dicen muy poco del sentido espiritual y material concreto que le confieren a  la vida humana  los enemigos que desde el Norte Revuelto y Brutal que nos desprecia pujan en contra de Cuba y su pueblo. Es como si me situara ante  un verdadero contrapunteo entre el mal y el bien                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             del que los avatares de la vida nos hacen tomar conciencia plena en la medida que vamos tomando conciencia de ello y que incluso nos van afectando directa e indirectamente. 

 

Los hechos a que me refiero son significativos, constructivos y desarrolladores en si mismos de la espiritualidad que tanto necesitamos, especialmente  en los momentos culminantes de nuestras vidas como los que estamos viviendo en la actualidad. El primero fue una noticia en la televisión cubana al respecto de la inauguración en la provincia cubana de Camagüey   de un muy amplio  y hermoso Hogar para 100 ancianos que lleva el nombre de “Monseñor Adolfo” en recuerdo de quien fuera un santo arzobispo de Camagüey. Y de  quien expresara en su discurso de inauguración el actual arzobispo de Camagüey Monseñor Wilfredo Pino Estévez  que fue un “obispo que llamó a abrir ventanas en donde los hombres cerraran puertas, un hombre que quería dialogar con todos”. Otro párrafo determinante del discurso de Monseñor Pino Estévez fue en mi opinión algo muy importante al respecto de la significación del hecho en sí mismo en que dijo textualmente “Considero que Salud Pública y la Iglesia hemos dado un ejemplo de cómo se puede trabajar juntos para el bien común. Y eso es algo que debemos seguir manteniendo. Hemos ganado en confianza mutua y aprendimos un estilo de trabajo que ojalá se multiplique en otras esferas en que  la Iglesia y del Estado cubanos podrían trabajar juntos. En fin de cuentas, todos estamos al- servicio de un único pueblo cubano” (1)

 

La otra noticia a que quiero referirme es  una carta pública dada a conocer en estos días del Arzobispo de Santiago de Cuba Monseñor  Dionisio García Ibáñez, con motivo del cercano inicio de e la Jornada Nacional de los Jóvenes (JNJ) que se celebrará en Santiago de cuba entre los días 1ro al 4 de agosto del presente año 2019. E su carta Monseñor Dionisio expresa textualmente que: Participemos sabiendo que vamos a la JNJ a celebrar y a compartir con alegría nuestra fe, a animarnos mutuamente y a encontrarnos más íntimamente con Jesús. A sortear con generosidad las dificultades que se presenten. Así retornaremos a nuestras diócesis, parroquias, comunidades y familias, con la satisfacción de haber sido testigos y misioneros de Jesús Resucitado y con el compromiso de querer servirle más y mejor a Él y a los hermanos, con el propósito de querer seguirle generosamente en la vocación a la que nos sentimos llamados. (2)

 

Son pues en medio de las adversidades que estamos viviendo en Cuba como resultado de las agresiones y amenazas que estamos enfrentando, dos ejemplos concretos de que nuestra vida espiritual está viva y activa en los diversos sectores del pueblo cubano.

 

Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

 

(1) https://iglesiacubana.org/cocc/pages/articles/1005

(2)http://www.arzobispadosantiagodecuba.org/2019/05/28/santiago-de-cuba-16-de-mayo-de-2019/

 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.