Web de Félix Sautié Mederos

LEP 472. EN EL ADVIENTO DEL 2018, RENUEVO MIS ESPERANZAS, ME ANALIZO POR DENTRO Y BUSCO EL OPTIMISMO ...

EN EL ADVIENTO DEL 2018, RENUEVO MIS ESPERANZAS, ME ANALIZO POR DENTRO Y BUSCO EL OPTIMISMO DE LOS QUE TIENEN FE EN EL FUTURO. REFLEXIONAR SIEMPRE ES MUY IMPORTANTE, TANTO COMO PENSAR CON PENSAMIENTO PROPIO.

Diciembre 16, 2018

En Especiales

DE LO QUE HE VISTO, DE LO QUE HE VIVIDO, DE LO QUE PIENSO Y CREO. 

CDLXXI

En esa espiral recurrente que constituye el paso del tiempo que mide nuestra existencia terrenal, que es además precisamente el objeto y el sujeto esencial determinado por el movimiento que da fundamento y razón de ser a la vida, a la naturaleza y a los seres vivos, nos encontramos con que  el calendario cristiano occidental como forma esencial de dimensionar el tiempo en la denominada Civilización Cristiana Occidental,  está organizado por los “tiempos litúrgicos” que parten de una razón de ser espiritual, mística y teológica que se adapta perfectamente a los conceptos laicos y no confesionales de las sociedades modernas contemporáneas ( Adviento, Navidad, Año Nuevo, Semana Santa, Pascua de Resurrección etc.). Estos tiempos  litúrgicos cuyo guardar se generaliza entre los creyentes y los no creyentes muchas veces por razones comerciales propias del consumismo también  plantean satisfacciones materiales y espirituales, así como determinados encantos, esperanzas y normas de eticidad existencial que nos inducen a actuar en pos del necesario perfeccionamiento humano individual y colectivo.

En este sentido tenemos que reiteradamente cada año a finales de noviembre, comienza a transcurrir un tiempo litúrgico  de  4 domingos seguidos que se denomina el “Adviento” que es previo a la Navidad porque anuncia el advenimiento espiritual, místico y material al mundo en cuerpo y alma de un niño mesías que para los cristianos es Dios y Hombre verdaderos, en el que vino a predicar el establecimiento de un Reino de Amor, Justicia y Paz.

Confieso en consecuencia que el Adviento que para mí constituye una época muy especial cargada de un misticismo característico de la espera positiva por denominarla de una forma comprensible, es un período recurrente del año que en mi criterio encierra los misterios de la vida, así como el estímulo de una esperanza esperanzadora como diría don Pedro Casaldáliga. Advenimiento de una esperanza que nos abre la oportunidad de analizarnos espiritual y materialmente en búsqueda de la verdad, de la virtud y del perfeccionamiento humano. Mucho han escrito teólogos  y humanistas cristianos al respecto del Adviento, que en nuestro Hemisferio Occidental coincide con el final del otoño y el principio del invierno, y que nos trae las alegrías de la Navidad y del fin de año, siempre cuajado de reconsideraciones, análisis internos y externos junto con los proyectos que muchas veces nos hacemos casi instintivamente y otras de manera planificada  para el futuro inmediato del nuevo año que se abre ante nosotros y que siempre debería ser en realidad una nueva oportunidad de esperanzas

En estos momentos en que reflexiono y escribo al respecto del Adviento 2018, busco y recuerdo con intensidad íntima los conceptos básicos sobre la esperanza esperanzadora de que nos hablara don Pedro Casaldáliga desde su Sao Félix do Araguaia en el Matto Groso brasileño en donde en estos momentos se encuentra muy enfermo, por lo que elevo mi oración por él. Y digo íntima  y espiritual porque no las considero redundancias aunque se parezcan, porque tienen una y otra muy específicas vivencias que las caracteriza ya que lo íntimo es lo interno de nuestros sentimientos y lo espiritual es la dimensión que nos humaniza y nos diferencia dentro del mundo animal y  de la naturaleza material. En lo material somos polvo y en polvo habremos de convertirnos y en lo espiritual somos alma, conciencia y pensamiento  con capacidad de creación, porque  esencialmente somos la imagen y semejanza en el mundo del Creador, que es Padre Celestial que muchos no reconocen como tal pero que constituye una expresión real de la vida en sus orígenes que se anida dentro de nuestros corazones y nuestro Ser Interior, según lo experimento y lo siento en  lo esencial de mi condición humana.

En este orden de pensamiento, quiero antes de continuar  citar algo de lo que Don Pedro Casaldáliga ha escrito sobre la esperanza, que considero esencialmente esclarecedor de lo que estoy planteando al respecto. Cito pues:

“...Toda espera se hizo esperanza. ’Saber esperar’ era saber vivir activos, despiertos, con las lámparas llenas y encendidas...’Si es que mantenemos la entereza y la gozosa satisfacción de la esperanza” (Hebreos 3, 6)

“No Camus, la esperanza no es resignación. La resignación es sólo el silencio de la esperanza. Pero la esperanza tiene palabras de Vida Eterna. Resignarse no es aún esperar. Y puede muy bien ser todo lo contrario” (Diario 1 de abril de 1970)

Es a partir de estas concepciones, circunstancias y criterios  que  recibo el Adviento 2018, cargado de circunstancias y coyunturas especiales que en definitiva son amenazas de viejos peligros y de nuevos que en conjunto cuales fantasmas del pasado y del presente, toman cuerpo y vida ante nosotros en nuestra Cuba revolucionaria que suspira y anhela por un mundo y una realidad  mejor. No oculto mis esperanzas de viejo luchador por la Revolución desde sus inicios, puestas en la nueva generación que en este 2018 han asumido los timones de mando de la sociedad con Miguel Díaz Canel al frente después de una larga espera porque ello sucediera y una gran preocupación porque la biología que es implacable con el tiempo de vida de los seres humanos impusiera con toda la fuerza y radicalidad que le es esencialmente característica  un cambio abrupto y violento, sobre lo cual estamos bordeando el precipicio.

Reconozco que en este Adviento 2018 mis esperanzas comienzan a ser colmadas por una voluntad política y un estilo de trabajo de escuchar los criterios del pueblo que suspira y anhela. En medio de mi nuevo Adviento estoy viviendo  un hecho inédito desde hace muchos años, que dice mucho del compromiso por los cambios positivos, que está realizando Miguel Díaz Canel y que para despojarlo de mis sentimentalismos políticos y de mi parcialidad expresa lo  narro con lo que se plantea en un magnífico artículo de un muy querido colega de la prensa extranjera española, que ha vivido por mucho tiempo en nuestro país y que reconozco como muy importante reconocimiento imparcial de un hecho tan significativo, que concuerda con lo que vengo anunciando en Por Esto! desde abril-mayo del presente año en mis múltiples crónicas y artículos publicados a favor de los propósitos y actuaciones concretas de nuestro nuevo Presidente Miguel Díaz Canel. Cito textual a continuación por la importancia que le concedo y por lo que corrobora a mis esperanzas que están siendo colmadas al respecto:

 “La iniciativa privada en Cuba respira

El Gobierno de Miguel Díaz-Canel suaviza de forma sorpresiva un conjunto de normas que restringían el trabajo por cuenta propia

MAURICIO VICENT

6 DIC 2018 - 15:26 CET

No son comunes en Cuba los anuncios públicos de medidas oficiales que derogan otras adoptadas por decreto-ley en la dirección contraria, más cuando esas van en la línea socialista al uso y son recientes, pero eso es precisamente lo que acaba de suceder en La Habana. En un giro inesperado, el Gobierno del nuevo presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, modificó un conjunto de normas que restringían la iniciativa privada y aumentaban los controles sobre el ejercicio del trabajo por cuenta propia, regulaciones que habían sido muy criticadas por la población en los últimos meses.

Las normas para “perfeccionar” el trabajo no estatal entraban en vigor el 7 de diciembre, y entre las más impopulares estaban las que restringían la capacidad de los restaurantes privados a 50 sillas por establecimiento, prohibían a los cuentapropistas tener dos licencias para ejercer actividades distintas y obligaban a los trabajadores a abrir una cuenta en el banco en la que debían reflejar todas sus actividades.

Muchos de los cuentapropistas y dueños de ’paladares’ habían expresado su descontento en los seminarios organizados por las autoridades para explicar las nuevas regulaciones, y los negocios más boyantes habían comenzado a despedir a sus empleados debido al freno burocrático que les obligaba a reducir la capacidad. Pero, la noche del miércoles, el anuncio de la derogación se vivió con verdadera euforia en estos establecimientos. En una conocida paladar italiana, el propietario apretaba los puños y saltaba de alegría al escuchar a la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González: ‘¡Mama mía! Se salvan los que tenían que irse mañana’.

La propia González, encargada de defender las restricciones hasta días antes, fue quien dio a conocer la marcha atrás en televisión con el argumento de que se habían tenido en cuenta las opiniones críticas de los cuentapropistas y que, además, se hacía para no discriminar a los trabajadores privados de los estatales, donde sí está permitido el pluriempleo. Las contramedidas fueron publicadas de inmediato en ’La Gaceta Oficial’, algo que también llama la atención, pues normalmente en Cuba los tiempos legales son más pausados.

Aunque no sólo de paladares vive el hombre ni de ellas depende el desarrollo del país, lo hecho tiene impacto nacional

Aunque no fue publicado en la prensa oficial y sólo lo sabían los más informados, el cambio se precipitó el lunes en la Facultad de Derecho, durante una visita que realizó el presidente Miguel Díaz-Canel. Durante un intercambio con estudiantes y profesores, el heredero de Raúl Castro criticó sin ambages el límite de las 50 sillas y la prohibición de que una persona no pudiera tener más de una licencia, dijo que aquello no tenía pies ni cabeza y anunció al auditorio que lo iba a derogar. En ese momento, cuenta uno de los juristas allí presente, el auditorio se puso en pie y le ovacionó. Con este sorpresivo cambio de rumbo, rectificación, actualización o como se le quiera llamar, Díaz-Canel adopta, sin duda, la medida más popular de su mandato, que comenzó en abril al suceder en la presidencia a Raúl Castro, que impulsó en 2010 una apertura del sector privado. Ese año había en Cuba 157.000 trabajadores por cuenta propia; hoy son 589.000, el 13% de los ocupados en el país.

Aunque el alcance es limitado, pues no sólo de paladares vive el hombre ni de ellas depende el desarrollo del país, lo hecho tiene impacto nacional y muchos lo han leído en clave política: ‘Díaz-Canel ha sabido escuchar las críticas y rectificar algo que era un despropósito, y en ese sentido expresa una voluntad y se legitima’, comentaba el propietario de un negocio privado habitualmente crítico con las decisiones del Gobierno. Señalaba, además, otra cosa interesante: lo normal hasta ahora, cuando había un decreto impopular que se decidía no aplicar por contraproducente, es que no se ejecutara y punto. Pero lo de reconocer en público y con leyes el error, es una novedad. ‘Y eso, en las condiciones de Cuba, es algo valiente’, apuntaba.

Hasta ahora la restricción de las 50 sillas existía, pero los dueños de paladares se valían de diversos resquicios legales para ampliar la capacidad, por ejemplo teniendo dos o tres licencias en el mismo local. La nueva resolución establece que el límite ahora estará ‘en correspondencia con la capacidad de los locales”. Muchos quisieran en Cuba que se continuara con esa línea’.”

(Fin del artículo citado, tomado de  https://elpais.com/elpais/2018/12/06/mas_se_perdio_en_la_habana/1544105962_414494.html

Considero que sobran comentarios al respecto porque Mauricio Vicent en mi opinión es uno de los mejores periodistas que han pasado por La Habana como corresponsal de prensa extranjera en los últimos tiempos y sabe reflejar muy objetivamente sin ambages  y sin compromisos onerosos la realidad a la cual se refiere. Además no añado ningún nuevo comentario al respecto porque el contenido del artículo corrobora totalmente y de manera independiente y para nada concertada  lo que estoy planteando con insistencias  al respecto de mis esperanzas y criterios sobre Diaz Canel en su actual responsabilidad de Presidente de Cuba. Solo quiero citar textualmente lo que el Presidente Miguel Díaz Canel ha publicado en su cuenta oficial de Twitter y que tiene mucho que ver con todo esto:

Miguel Díaz-Canel BermúdezCuenta verificada @DiazCanelB 7 dic.

No hay por qué creer que las rectificaciones son retrocesos, ni confundirlas con debilidades cuando se escucha al pueblo. Revolución es cambiar todo lo que deba ser cambiado. Ninguno de nosotros puede tanto como todos nosotros juntos. #SomosCuba #SomosContinuidad

316 respuestas 1.387 retweets 2.254 Me gusta

En mi criterio su voluntad de escuchar al pueblo está expresa en estas pocas palabras y para mi constituye un aldabonazo positivo a las esperanzas al respecto de su mandato  que he estado expresando desde abril –mayo del presente año en mis artículos y crónicas publicadas en Por Esto!

Continuando con el método de citar en cada nuevo capítulo de LEP, lo que escribí en similar época del año anterior, en este caso en el 2017, quiero incluir en este capítulo un artículo que publiqué en Por Esto! y que en mi opinión es explícito al respecto de estos temas que abordo en el presente capítulo, con fecha miércoles  26 de julio del 2017, titulado Reflexionar siempre es necesario, hoy imprescindible...con el exergo Hacer en cada momento, lo que cada momento requiere, parafraseado de  José Martí.

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, nuestro José Martí, Apóstol de la libertad y la independencia en Cuba, nos legó un pensamiento de un valor estratégico fundamental; el que es básico en mi criterio para acertar en la defensa y consolidación de una República con todos y para el bien de todos, por la que él luchó toda su vida que entregó definitivamente de cara al sol como el hombre decidido y valiente que fue en su tránsito por este mundo. Yo estoy de acuerdo en que se ha abusado mucho de las citas de José Martí para fundamentar criterios y propósitos personales incluso; pero si bien eso es cierto, también es cierto y fundamental que el legado que nos dejó con su vida y su obra no tenemos derecho alguno de ignorarlo,  desperdiciarlo, manipularlo ni mucho menos denostarlo. Interpretar por ejemplo, el sentido que tiene la frase con todos y para el bien de todos, en cada momento de la historia es un importante ejercicio de análisis de la realidad, en las tres vertientes que le concedo: La realidad que deseamos que sea; la realidad que se nos quiere imponer y la realidad que verdaderamente es.

En este sentido el concepto todos describe a la población del momento en cuestión en sus derechos humanos inalienables; lo otro es un concepto básico de la confrontación de las ideas sobre la base de las libertades de conciencia y de pensamiento. La República y los sistemas no tienen dueños, son inherentes a los conceptos básicos que los determinan como tales entes. De aquí lo difícil de la lucha social y política, que requiere honradez, ética y capacidad de análisis de los intereses esenciales que definen nuestra identidad nacional. Estamos ante la necesidad de un ejercicio sociológico y antropológico esencial.

Es por eso que considero fundamental regresar a Martí en momentos complejos y trascendentales como los que estamos viviendo nuestra Cuba de hoy amenazada con especial saña por el Presidente Trump quien nos amaga con medidas y sanciones reforzadas, nuevas y/o renovadas encaminadas a tratar de ahogar por hambre y desolación a nuestro pueblo sufrido y digno. Unido además muy en especial a la necesidad de colocar en su justo significado de agresión imperialista sojuzgadora a los ataques directos a su soberanía que sufre la Revolución Bolivariana de Venezuela, que en mi criterio constituye en estos momentos históricos la  más importante y peligrosa amenaza para todos los pueblos que formamos parte del conglomerado de naciones que integran a Nuestra América. Si Venezuela cae todos estaremos cayendo también. 

Es por eso que disponernos a hacer lo que en cada momento es necesario, concepto básico del pensamiento estratégico y táctico de José Martí constituye un planteamiento de acción concreta, que requiere de los análisis de consecuencias y causas que integralmente nos permitan establecer un rumbo adecuado en la acción concertada de enfrentamiento a los ataques y amenazas a que estamos expuestos sobre los planos que expresan las realidades del momento en cuestión: las que queremos que sean, las que se nos quieren imponer y las que en verdad son.

Es aquí en donde es fundamental la acción de reflexionar a profundidad tomando muy en consideración todos los factores determinantes sobre los cuales tenemos que actuar. Es muy dañino pues la improvisación, la superficialidad, el continuismo, el secretismo e incluso los extremismos irreflexivos  unidos a las concepciones de quienes se niegan o  se mofan del ejercicio del pensamiento y de la necesaria conceptualización que nos permitan lograr una clara identificación de las fuerzas retardatarias que se nos interponen. Ya sean adentro como en el exterior y que se ubican en los campos de los que están en contra y/o de los que están a favor. Vivimos pues, momentos trascendentales que tienen características muy específicas determinadas por la acción de los grandes medios de comunicación controlados por los poderosos de la tierra, que nos presentan una imagen totalmente  distorsionada del  mundo que nos ha tocado vivir, (la realidad que se nos quiere imponer). Imagen que ha logrado sesgar el pensamiento de muchos e incluso de algunos que por ingenuidad o por maldad desde posiciones de izquierda le hacen el juego a esos intereses que pretenden liquidar los movimientos progresistas y revolucionarios en el mundo y muy en especial en Nuestra América.

No es que me plantee un ocultamiento de nuestros errores, desviaciones y problemas que tenemos que afrontar en los ámbitos de la izquierda internacional, no es tampoco que esté planteado una aceptación acrítica de las aberrantes posiciones dogmáticas que con un alto sentido apologético aprueban y aplauden a todo lo que venga de ‘arriba’. No es nada de eso, es que tenemos que continuar manifestando la crítica oportuna sin exclusiones onerosas y enfrentar internamente la solución de nuestros problemas. En consecuencia, no debemos hacernos de la vista gorda con los ataques que actualmente se dirigen contra los  movimientos y países progresistas especialmente en la Venezuela bolivariana.

Como nunca antes necesitamos del pensamiento y de la reflexión profunda que nos permitan apreciar adecuadamente los espacios y los ámbitos que se han convertido en los campos de batalla de una bien organizada guerra de cuarta generación, en la que la acción de los medios de información y de comunicación social se encargan de la manipulación que convierte a la mentiras en verdades tras las cuales se agrupan ‘ingenuos’ y mal intencionados en una amalgama de  nuevo tipo que amenaza con esclavizar nuestras conciencias y pensamientos. A tales efectos es esencialmente básico hacer en cada momento lo que en cada momento se debe hacer, de acuerdo con lo que nos plantea este valioso apotegma martiano. En estas circunstancias, llevar a nuestro pensamiento propio a la instancia de la reflexión que lo analiza todo integralmente es hoy imprescindible.  Así lo pienso y así lo expreso con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

(Fin de la crónica citada).

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=577182

Continuará...

Finalmente les reitero mi correo electrónico con el propósito de que puedan trasmitirme dudas, criterios, opiniones y preguntas:

Publicado en semanario Unicornio de Ciencia y cultura y en la sección digital de Especial del periódico Por Es! De Mérida Yucatán, México el domingo 16 de diciembre del 2018

http://www.poresto.net/2018/12/16/la-espiritualidad-prohibida-de-lo-que-he-visto-de-lo-que-he-vivido-de-lo-que-pienso-y-creo-3

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.