Web de Félix Sautié Mederos

LEP 481.- Testimonio para el futuro

 De lo que he visto, de lo que he vivido, de lo que pienso y creo

febrero 24, 2019

En Especiales

0

CDLXXXI

 

Quiero comenzar con el pronóstico que siempre habrá quienes podrían pensar que parte de lo que pretendo testimoniar en este capítulo posee determinados elementos catastrofistas, porque necesariamente tendré que escribir al respecto de los peligros que actualmente nos amenazan y/o se encuentran en ciernes, en especial por lo inminentes que se están presentando en las últimas semanas. Principalmente considero que así lo podrían superficialmente pensar los muchos que desean olvidar y/o no tomar en consideración las complicadas realidades que estamos viviendo en estos primeros meses del año 2019. Tiempo en que como nunca antes en mi criterio muy personal, se ha puesto en peligro el equilibrio político, económico y social del mundo en que nos ha tocado vivir en esta época, incluyendo el cada vez más evidente maltrato de la naturaleza y del Medio Ambiente muy a pesar de toda la conciencia científica  que al respecto se ha alcanzado por las investigaciones que se están realizando así como por su positiva divulgación que se plantea en los medios masivos internacionales e incluso en las cumbres  mundiales de los países civilizados en que se ha debatido abiertamente el problema.

En este orden de cosas y paralelamente, quiero expresar que veo y experimento que en nuestro mundo de hoy se están imponiendo las fuerzas negativas y de extrema derecha en la política, la economía y la sociedad de muchos países especialmente en los estados más poderosos del Orbe con la administración Trump de los Estados Unidos a la cabeza. Estos países en las actuales circunstancias, se manifiestan agresivamente con múltiples artificios entre los que se encuentran en un primer plano destacado las “fake news” así como el dominio y el uso por parte de las derechas de los principales medios de comunicación del mundo en favor de sus intereses de explotación y dominación. En la “efectividad” de los efectos negativos que presentan estos escarceos evidentemente en mi opinión, tiene mucho que ver la “ingenuidad” creciente con que las poblaciones interpretan los sucesos políticos de la vida contemporánea; y con que algunos se manifiestan a diario, porque prefieren vivir y disfrutar en el momento sin tomar en consideración lo que está sucediendo a su alrededor e incluso lo que les podría suceder en el futuro que bien pudiera ser su futuro más próximo de lo que ellos esperan. Por lo general, la ingenuidad en la vida y especialmente en la política se paga muy caro. Fundamentalmente cuando no se tienen en cuenta la existencia real de las fuerzas retardatarias conservadoras de la sociedad que se alían y se suman con las fuerzas que ponen por encima de todo su interés de explotación económica a cómo sea para sojuzgar y explotar a mansalva a los pueblos del mundo. Ejemplos muy evidentes de ello se pueden encontrar en lo que está sucediendo actualmente en Argentina y en Brasil, por tan solo plantear dos ejemplos concretos entre otros que será extenso relacionar.

Escribo desde Nuestra América que es en donde me encuentro ubicado en este mundo y específicamente en mi Rincón de Centro Habana, lo hago circunscribiéndome a mi espacio de vida habitual, para no hacer muy extenso un análisis global que no constituye de momento el objeto de mi exposición en este capítulo de La Espiritualidad Prohibida, LEP 481, en donde me propongo plantear algunas de mis consideraciones personales al respecto del momento histórico. En este orden de pensamiento, quiero confesar que mis preocupaciones e incluso mis angustias existenciales me las propongo exponer con toda crudeza para que queden públicamente expresadas en mi concreta constancia al respecto del momento, porque en mi opinión ya no hay más tiempo para ponerlas en espera. En cuanto a mi testimonio existencial que, aunque bien pudiera desaparecer con la hecatombe que nos pudiera suceder, debo decir que considero muy importante consignarlo a los efectos de la memoria histórica y de la concientización que ello pueda significar en quienes me lean. En definitiva, es lo que puedo hacer en mis circunstancias del momento.

Comienzo por lo más inmediato y me concentro en ello, porque se estará concretando en los momentos en que se publique el presente capítulo, ya que lo considero un paso verdaderamente trascendental para Cuba como país independiente. Me refiero al Referendo para la aprobación de la Nueva Constitución de la República que como ya he testimoniado en otros capítulos y escritos publicados en Por Esto!, ha sido confeccionada en un multitudinario proceso de masas a lo largo y lo ancho de la nación dentro y fuera de nuestro territorio nacional.

Proceso “invisible” para quienes nos tienen condenados de antemano y pujan por la destrucción de la Revolución incluso a sangre y fuego. Quiero significar ante todo que hemos llegado a un instante en que la historia de Cuba, una vez más exige de cada cubano una definición concreta que lo convierta o no en un cubano consecuente con las realidades del momento y la supervivencia de nuestra Patria frente a nuestros enemigos de siempre, que como nunca se sienten alebrestados en sus propósitos de destrucción y/o de sojuzgarnos nuevamente tal y como pudieron hacerlo en los primeros 50 años de República.

En consecuencia, quiero denunciar que actualmente se está realizando una campaña mediática de grandes proporciones para desprestigiar a nuestra Nueva Constitución y deslegitimizar todo el proceso de confección, análisis y aprobación con el Referendo que se estará realizando cuando este capítulo se publique en UNICORNIO tal y como expresé anteriormente.

Desde la desprestigiada OEA su Presiente el traidor Luis Almagro ha considerado “ilegítimo” a porque sí al Referendo Constitucional sin la más específica prueba y los acólitos de los Estados Unidos ya están cantando fraude. Todo ello ante la evidencia del muy amplio apoyo popular que tiene el Sí por la Nueva Constitución en toda la Nación Cubana, después de un muy amplio y profundo proceso popular de debate masivo del proyecto en cuestión.

Por tanto considero que estamos ante un momento de inflexión en el que no hay alternativas en mi criterio que no sean la definición en favor de la continuidad del país en el desenvolvimiento de su independencia definitiva, más allá de los criterios puntuales que se puedan tener al respecto de un documento trascendental que por demás ha sido ampliamente analizado por la población con una participación efectiva que algunos principalmente desde el exterior se niegan a aceptar, como si ellos pudieran cambiar la realidad manifestada solo con sus deseos , sus “fake news” y sus odios recalcitrantes.

 

Según las cifras oficiales publicadas en el portal Cuba Debate al respecto de este proceso de masas “se celebraron unas 133 mil 681 reuniones para el debate del anteproyecto, con una asistencia de 8 millones 945 mil 521 personas. En dichas reuniones se realizaron un millón 706 mil 872 intervenciones, de ellas 783 mil 174 propuestas, (666 995 modificaciones, 32 149 adiciones, 45 548 eliminaciones y 38 482 dudas). Igualmente, fueron recibidas 2 mil 125 propuestas realizadas por los cubanos residentes en el exterior. En un 62 por ciento predominan las opiniones favorables al proceso de consulta, y las críticas en un 3 por ciento. Por tanto, el pueblo valida la importancia de incluir las opiniones de la población y se destaca el papel de los medios de comunicación” (Fin de la cita)

 

Estamos en consecuencia, ante  una realidad muy evidente de respaldo popular a la Nueva Constitución y a la Revolución Cubana,  y a la vez   muy peligrosa por causa de las amenazas de los poderosos de siempre   que se niegan a aceptar los resultados evidentes que planteo en el párrafo anterior,  nublados por sus odios viscerales con que pujan en alianza con el  Imperialismo del Norte Brutal que nos desprecia por el  desprestigio  del Referendo final aprobatorio de la Nueva Constitución cubana que precisamente según mis cálculos de publicación se estará celebrando en los momentos en que este capítulo aparezca publicado en UNICORNIO.

 

Quiero pues de nuevo dejar constancia de mi opinión pública en favor del Sí, por el que indefectiblemente voy a votar porque estamos en un momento que requiere de definiciones precisas sin dejar atrás el menor resquicio de dudas. Un SÍ, que los enemigos de siempre tratan de escamotear, lo que desde los primeros momentos he expresado en mis crónicas y artículos que he publicado en estos meses y que cuando ya es inminente la realización del Referendo aprobatorio final quiero ratificar sin ambages de ninguna índole.

 

En este orden de cosas, con fecha 8 de enero del 2019 publiqué en Por Esto! una crónica a la que le concedo muy especial vigencia actual, en la que resumo mis criterios esenciales en relación con el Referendo que considero decisivo para seguir adelante. Por la importancia que le concedo la cito textual a continuación, ya que es parte esencial de mi testimonio del momento:

“UN SÍ PARA SEGUIR ADELANTE....

Unas horas antes de marchar hacia un balneario de aguas medicinales apartado de la ciudad y de los medios por 15 días” ...las consignas revolucionarias tienen que responder a palpitantes anhelos del pueblo...” Che, Carta al intelectual argentino Ernesto Sábato 12 de abril de 1960.

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, el tiempo tiene un ritmo implacable que una vez transcurrido no regresa y cumplir sus etapas en los procesos es lo básico en este ritmo existencial, pero de lo que sí siempre debemos estar seguros es que todo lo que iniciamos y le damos seguimiento se culmina. En eso la voluntad es lo fundamental y la voluntad del pueblo ha sido decisiva para llevar adelante una Nueva Constitución que hizo suya desde sus inicios y que prácticamente la reescribió en un multitudinario proceso de asambleas y debates a todo lo largo y lo ancho del país.

Ya tenemos publicado en nuestra prensa y en las redes sociales el documento definitivo que aprobara recientemente la Asamblea Nacional del Poder Popular, con un número significativo de modificaciones y adiciones que le planteó el pueblo en sus asambleas. Esta Constitución es de una importancia extraordinaria porque  recoge las normas y definiciones esenciales que marcarán la etapa de continuidad sin ruptura, que han comenzado las nuevas generaciones que se formaron dentro del proceso revolucionario con Miguel Díaz Canel al frente y que ahora les toca su turno para seguir adelante en los 150 años de luchas que recientemente cumplimos y que continúan ininterrumpidamente por nuestra independencia definitiva de los poderes fácticos imperiales que han intentado y que intentan sojuzgarnos.

Tener una Carta Magna adecuada a los tiempos que se viven y que plantee la guía necesaria al proceso actual es decisivo, porque a la Generación del Centenario le ha llegado el momento de entregar los timones de mando de la sociedad y Fidel ya no está físicamente con nosotros. La biología y el tiempo son implacables y lo revolucionario es sobreponerse a ello y continuar adelante.  Son los jóvenes a quienes les corresponde dar respuesta a la biología y al tiempo para que la Revolución continúe adelante como lo hicimos muchos en la Revolución Triunfante de 1959 hace 60 años.

Ahora toca al pueblo culminar el proceso con un SÍ rotundo el próximo 24 de febrero y lo inmediato es eso, lo demás será cumplirla y hacerla efectiva. Lo importante es no darnos descanso y enfrentar el tiempo que se nos viene encima mientras que la biología nos lo permita.

Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular. Escribo esta crónica en momentos en que recibo la triste noticia de la siembra definitiva en la gloria de los justos de José Ramón Fernández, un revolucionario cabal que entregó su vida por la Revolución. Gloria eterna para el Héroe a quien conocí especialmente en un tiempo que estuve bajo su mando en la educación y la cultura.

http://felixsautie.com/articulos.php?un-si-para-seguir-adelante

http://www.poresto.net/2019/01/08/un-si-para-seguir-adelante/

(Fin de la crónica citada)

Respondo por tanto desde mi Rincón de Centro Habana, a todas las campañas infundadas que se han fomentado y se mantienen en los primeros planos de una prensa de derechas que internacionalmente ha hecho de su enemistad y su odio hacia la Revolución Cubana el centro de su actividad. Acogiendo incluso a improvisados enemigos de última hora que no vale la pena mencionar por sus nombres, que ayer publicaban disertaciones marxistas y revolucionarias y que hoy se han convertido en ardientes voceros de las campañas que se están realizando con la denominación 15 razones por el NO.  Sin tener en cuenta que esas campañas bien pueden ser el preludio de una agresión destructiva contra nuestro pueblo causante de muertes, sufrimientos y dolores inenarrables.

 

En tanto que las mías son mis razones por el SI y la primera y esencial de todas es porque amo intensamente a mi país por el que he luchado incansablemente para construir una sociedad justa y responsable, con equidad distributiva, igualdad de oportunidades para todos, pacífica y democrática, así como libre para siempre del Imperialismo brutal y revuelto que nos desprecia. Todo lo cual lo garantiza en mi opinión el texto de la Nueva Constitución

.

Mientras que mis contra razones contra el “No” propiciado desde el odio y la revancha se deben en primera instancia a que el Referendo es legal y verdaderamente participativo en donde el pueblo podrá expresarse con toda libertad; proceso que cuenta además con todas las garantías democráticas que son necesarios para estos eventos.

 

También: porque soy militante del Partido que ha encabezado la Revolución junto al pueblo en las buenas y las malas. Porque en la elaboración de la Nueva Constitución efectivamente ha participado todo el pueblo y sus criterios se han tenido muy en cuenta con más de un 60 % de modificaciones y añadiduras planteadas en las bases populares en donde se analizó por espacio de tres meses consecutivos.  Porque estoy a favor del socialismo como el sistema más justo que se ha creado hasta el momento, siempre perfectible por lo cual opino con toda libertad y posibilidades de ejercer una crítica constructiva en lo que nunca en verdad nadie me ha restringido hacerlo. Porque he cumplido con el deber patriótico de nunca abandonar a mi Cuba. Porque estoy de acuerdo en que los medios de comunicación estén manos del pueblo. Porque estoy de acuerdo en una economía que garantice que cada cual aporte según sus posibilidades y reciba según su trabajo. Porque para que nunca más los medios fundamentales de producción estén manos imperialistas como sucedía antes de 1959 en mi Cuba. Porque se garantice la justicia social para todos. Porque el acceso a la información sea libre para todos y se ubique más allá de los intereses expoliadores del mundo. Porque la nueva Constitución nos garantiza el pleno derecho del libre movimiento. Porque vivo en una sociedad en que se condena cualquier tipo de discriminación. Porque en la nueva Constitución se plantea que la persona siempre estará al centro de todo. Porque todo el proceso en su realización ha sido transparente, democrático y totalmente fiable.

 

Por otra parte quiero expresar que este proceso se está culminando en momentos en que mientras que nos encontramos inmersos en el proceso de rehabilitación y reconstrucción de La Habana por causa del terriblemente Tornado de finales de enero 2019, al respecto de lo cual he estado escribiendo en los últimos días,  se encuentra en proceso un golpe de Estado en Venezuela que implica incluso una amenaza de intervención militar por parte de los Estados Unidos y de algunos de sus países aliados con Colombia al frente, algo que no se debe desestimar en ningún momento porque la Venezuela Bolivariana lo único que ha hecho es trabajar muy duro en favor de la justicia social, la equidad distributiva y la felicidad de su pueblo, lo que para el Imperialismo constituye un ejemplo muy peligroso que se plantean escarmentar por la fuerza.

 

Cuba no se puede desentender de lo que está sucediendo en Venezuela y de lo que pueda suceder, porque en caso de una agresión armada es muy seguro que nosotros seríamos el próximo paso.

 

Estar alerta, participar de manera masiva y aplastante por el SI, denunciar y rechazar sin ambages a las traiciones a la Patria y las agresiones a la Venezuela bolivariana dejando a un lado todo vestigio de “ingenuidades” y prepararnos aún más para defender a la Patria y al Socialismo es lo digno y la consigna del momento.

 

Continuará…

 

Finalmente les reitero mi correo electrónico con el propósito de que puedan trasmitirme dudas, criterios, opiniones y preguntas: fsmederos@gmail.com,

Publicado en el Suplemento UNICORNIO de Ciencia y Cultura y en la Sección de especiales del periódico Por Esto! De Mérida , Yucatán , México el domingo 24 de febrero del 2019

http://www.poresto.net/2019/02/24/testimonio-para-el-futuro/

 

Compartir

  1  Comentarios

  • Felix Sautie Mederos
    01 Mar, 2019

    Gerardo Moyà Noguera

    28 de febrero de 2019, 1:43

    Para: "Félix Sautié: sociólogo,periodista y teólogo.

    Buenos días...mi querido amigo Félix. Sus escritos-reflexiones son para mí un " balón de oxígeno". Muchas grs. por existir.

    Un fuerte abrazo.

    Gerardo

    felixsautie.com

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.