Web de Félix Sautié Mederos

LEP 483. El peso de la Historia

De lo que he visto, de lo que he vivido, de lo que pienso y creo

marzo 10, 2019

 

En Especiales

CDLXXXIII

CUANDO SE HA VIVIDO MUCHO Y SE TIENE SENSIBILIDAD Y CONCIENCIA, LA HISTORIA PESA CON FUERZA SOBRE NUESTRA VIDA.

Estamos viviendo en Cuba unos momentos muy importantes de los que son verdaderamente trascendentales y su recuerdo me quedará muy presente en todo el tiempo que me queda por delante. Considero que nos encontramos en una situación muy específica al respecto de la cual he estado escribiendo desde hace algunos meses, pero que últimamente se ha intensificado en grados extremos con algunos nuevos acontecimientos de los que ya he escrito también, caracterizados por las amenazas extraordinarias del Presidente Donald Trump contra el pueblo de Venezuela que, por demás sistemáticamente, se ocupa de hacerlas extensivas para Cuba e incluso Nicaragua con el planteamiento generalizado de que va exterminar al Socialismo de América e incluso de la faz de la tierra.

Por otra parte al respecto de Cuba tanto el Presidente como sus asesores más cercanos especialmente el Secretario de Esto Mr. Pompeo, han planteado que dentro de 45  días se van a replantear la activación del Título III  de la Ley Helms Burton que todos los Presidentes anteriores se han encargado de no renovarla año tras años, por el problema tan grave que va a crear en los sistemas judiciales de Estados Unidos con miles y miles de reclamaciones contra empresas cubanas  mixtas y extranjeras de otros países asentadas en Cuba, con lo cual crearían  muchos problemas de los que tienen en la actualidad con sus aliados y su sistema judicial quedaría colapsado. Tanto Cuba como diversos países del mundo han aprobado leyes antídotos al respecto, pero de activarse el título III por fin se crearán graves problemas en los ámbitos políticos y económicos en Cuba, con un serio reforzamiento de la Guerra económica del Imperialismo contra nuestro país.

Mr. Trump es capaz de expresar pública y abiertamente tales afirmaciones guerreristas y ofensivas de sanciones económicas y políticas como tantas otras que lo ubican en los planos de poseer una muy limitada información de la Historia Universal y de la Cultura política que cualquier dirigente político en el mundo debería tener. El socialismo es la alternativa que los explotados han planteado a los sistemas económicos que se basan en la explotación del hombre por el hombre. Incluso en el libro bíblico de Los Hechos de los Apóstoles Capítulo 2 versículo 44 se plantea textualmente que:” Todos los creyentes estaban de acuerdo y tenían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno”

Por tanto, el socialismo es una corriente de ideas y de pensamiento existentes desde los primeros siglos de Nuestra Era, que simplemente no pueden ser matadas por la voluntad de un dirigente de algún país por muy poderoso que pudiera ser. En este sentido José Martí fue muy explícito en sus planteamientos y tenemos que dijo que "Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras" y que "Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército"

Incluso en los propios Estados Unidos existen instituciones y partidos que abogan por las ideas socialistas y el Senador Bernard "Bernie" Sanders por el Estado de Vermont, quien ha planteado su aspiración de ser Presidente en las primarias demócratas frente a Hilary Clinton en la anterior elección ya ha anunciado que nuevamente presentará su candidatura para las elecciones del año 2020 con un programa socialista a lo norteamericano pero socialista al fin. Con lo cual Donald Trump tiene las ideas del socialismo muy cercanas a él, a su Partido y especialmente a sus seguidores supremacistas blancos de extrema derecha. En consecuencia, todas sus declaraciones de acabar con el Socialismo incluyen el desarrollo de un proceso político que retrotrae a su país a los oscuros tiempos del macartismo. En un símil podrá decirse que sería tanto como “escupir” para arriba.

Parece que el Sr. Trump no ha tenido en cuenta algunas enseñanzas de la Historia en el sentido de que otros dirigentes en el mundo han planteado infructuosamente esta idea de acabar con el Socialismo incluyendo muy especialmente a Adolfo Hitler sin que pudieran lograrlo. Nuestro Presidente Miguel Díaz Canel en un discurso reciente se lo recordó refiriéndose a planteamientos similares de Winston Churchill y Ronald Reagan incluyendo lo que declaró al respecto del “Fin de la Historia” el eminente politólogo estadounidense Francis Fukuyama, pero Donald Trump tiene muy pocas lecturas sobre la Historia Universal. El propio Trump en algunas ocasiones se ha jactado de no haber leído algún libro.   

No obstante, esos planteamientos en boca del Presidente de los Estados Unidos, la nación de mayor poderío económico y militar en el mundo con un amplio expediente de intervenciones, de guerras de conquistas y sojuzgación de los pueblos especialmente en Nuestra América con la activación según sus propias declaraciones de la “Doctrina Monroe” agresiva en grado extremos que declara a la América Latina con el patio trasero de los Estados Unidos , son para por nuestra parte en Cuba, tomarlo muy en consideración sin dejarnos amedrentar, pero poniéndonos un estado de alerta permanente tal y como el que tenemos activado desde hace mucho tiempo, priorizando la UNIDAD NACIONAL como principal arma que ha logrado la subsistencia de la Revolución Cubana en 60 años, muy a pesar de todas las agresiones de que hemos sido objeto.

En los momentos en que escribía este capítulo a mi correo me llegó un artículo de un viejo compañero de luchas y digo viejo porque es tan viejo como yo en las lides revolucionarias, el Licenciado Tony López quien ha trabajado activamente en el área de Política Internacional con el título “Estados Unidos y el Derecho Internacional entre los estados están en peligro”. A continuación, cito los dos primeros párrafos en el que plantea una consideración que se encuentra plenamente en línea con lo que he estado planteando en mis últimas crónicas y artículos:

El gobierno del presidente Donald Trump ha iniciado una política de injerencia en los asuntos internos de varios países, conducta que atenta contra el Derecho Internacional entre los Estados y quiebra   irresponsablemente la Carta de la Naciones Unidas, que puede llevar a nuestro planeta a una conflagración nuclear.

Aparentemente es una exageración lo que arriba suscribo, pero cuando las acciones comienzan a cercenar el statu quo de los Estados miembros de la ONU y descaradamente se amenaza con el uso de la fuerza, como lo hizo Estados Unidos en el Consejo de Seguridad el pasado 27 de febrero contra Venezuela, hay que alertar y buscar la manera de frenar esa demencial política guerrerista y los apetitos imperiales de Washington”

(Fin de la cita)

En mis memorias que publico por entrega con el título de La Espiritualidad Prohibida, especialmente en este capítulo ELP 483, confieso que me siento muy urgido por el peso de la Historia y de mi sensibilidad política y revolucionaria desarrollada durante muchos años, en el sentido de estar urgido a referirme con reiteración y hasta el cansancio a estas circunstancias. Así como a testimoniar los sentimientos y vivencias que al respecto día a día y momento a momento, estoy observando e incluso que en algunos casos los sufro personalmente al recibir insultos e incluso amenazas de personas de la Florida Estados Unidos que me conocen y que nos hemos relacionado en el tiempo. Además, también, porque en la complicada y amenazante actualidad que estamos enfrentando en mi opinión todo lo que podamos hacer a favor de la Paz es de fundamental importancia, para testimoniar lo que extraordinariamente está sucediendo en Nuestra América Zona de Paz y para defender a la Paz y rechazar las ignominias que se ciernen sobre nuestras vidas en los momentos actuales.

Una consideración básica a la que quiero referirme y analizar al respecto de esta problemática es la utilización generalizada con determinada efectividad   como instrumento y arma de guerra de las intensas campañas mediáticas de tergiversaciones y desinformación con incluso el extendido uso del fenómeno conocido como “fake news” que están poniendo en práctica los poderosos de la tierra con los Estados Unidos a la cabeza. Todo lo que se le aplica en la actualidad creando una extendida demonización a la Revolución Bolivariana y al Presidente Nicolás Maduro en estos momentos cruciales de la Historia Universal a que está expuesta Venezuela, quien en mi consideración está actuando muy efectivamente en el enfrentamiento de estas amenazas y campañas. Estas campañas hacen   mella con efectividad en las mentes de muchas personas con gran ingenuidad, desinformación y algunas con malas intenciones propias de las extremas derechas y del conservadurismo que están siendo reclutadas, por decirlo de alguna manera más comprensiva, para una actitud anti bolivariana y para el desprestigio montado sin fundamentación alguna de Nicolás Maduro y de su Gobierno.

En este sentido quiero decir, que comprendo que el Gobierno bolivariano no está exento de errores y que Nicolás Maduro tampoco, pero también comprendo que han hecho y están haciendo mucho por su pueblo y eso es lo más importante a tener en cuenta. Además de que considero que lo que propone Estados Unidos constituyen prácticamente las mismas fórmulas de intromisión contra el Derecho Internacional en los asuntos internos de cada país, aplicadas en Libia, Afganistán, Irak y Siria entre otros ejemplos básicos, que nada bueno han traído a esos países en la actualidad prácticamente destruidos y desarticulados con la excepción de Siria que ha realizado una heroica y espectacular defensa de su territorio con los apoyos de Rusia, Irán, “He Bola” del Líbano e incluso de Turquía en algunos aspectos esenciales.

El, papel de las guerras digitales y de información dirigidas a la conciencia de las personas, es de una gran sofisticación, las que se utilizan como parte de la carrera armamentista para crear cada vez más novedosas, poderosas y destructivas armas. Existe toda una metodología puesta en la práctica internacionalmente en estos momentos, que pienso debe ser analizada y estudiada a fondo para lograr un enfrentamiento más efectivo.

El conocimiento del enemigo, de sus técnicas tácticas y estrategias, así como de sus sofisticadas armas, es de esencial importancia en las actuales coyunturas, porque de que todos vamos a estar envueltos de una manera o de otra como víctimas principales y/o secundarias de sus ataques y guerras no me cabe la menor duda. En esto considero que es imprescindible aplicar esa máxima que plantea “que para defender la paz hay que prepararse para la guerra”, así como aquello que plantea que “guerra avisada no mata a soldado”. Ello puede ser lo más afectivo en las actuales circunstancias y coyunturas.

En este orden de cosas, tenemos que la conocida intelectual cubana Rosa Miriam Elizalde, ha realizado importantes análisis al respecto y con fecha 1 de marzo del 2019 publicó en el portal cubano “Cuba Debate” un muy importante trabajo que recomiendo estudiar al respecto de lo que estoy planteando, titulado “Apuntes preliminares sobre la guerra en las redes contra Venezuela” (http://www.cubadebate.cu/opinion/2019/03/01/apuntes-preliminares-sobre-la-guerra-en-las-redes-contra-venezuela/#.XHxvZrj_rcs), el que propongo leer incluso estudiar detenidamente, porque en mi opinión tiene una gran importancia para comprender lo que significan estas armas virtuales a las que me estoy refiriendo, dado la significativa valoración que le confiero al conocimiento del problema en cuestión; lo que en mi criterio debemos plantearnos con prioridad para enfrentar este fenómeno que también se usa contra nosotros con gran intensidad. Todo lo que se ha intensificado en las últimas semanas al respecto del Referendo aprobatorio de la nueva Constitución. Las redes se han inundado con planteamientos tergiversados, falsos e incluso infames contra nuestro país y nuestra Revolución.

Cito textual algunos párrafos del enjundioso trabajo de Rosa Miriam Elizalde que considero esenciales al respecto de lo que estoy planteando en este capítulo 483 de La Espiritualidad Prohibida:

…Los altísimos decibeles contra Venezuela del discurso del Presidente Barack Obama, primero, y de Donald Trump, después, con el inflamable senador Marco Rubio de Mariscal de Campo en Cúcuta, no es un sarampión que eventualmente terminará por pasar, si logran o no sus objetivos. Está en la arquitectura del sistema de seguridad nacional estadounidense e incluye las redes como territorio de primer orden para los objetivos del gobierno de EEUU, cuyas operaciones de influencia global no son ataques dispares contra el enemigo de turno…

…El Departamento de Defensa a través de la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) creó el Social Media in Strategic Communications (SMISC) con el doble objetivo de “identificar y contrarrestar las campañas de desinformación y de decepción del enemigo en las redes sociales, reduciendo la capacidad del adversario de manipular del entorno informativo”. El programa fue develado en el 2011 y, supuestamente, concluyó en el 2015 después de una ola de críticas, aunque especialistas en el tema aseguran que sus estructuras siguen tan vitales y actuantes como entonces.

En el 2010, el Departamento de Estado creó el Centre for Strategic Counterterrorism Communication (CSCC), que sigue utilizando abiertamente las redes sociales como plataforma para contrarrestar la “propaganda enemiga”. En palabras de su fundador, el embajador retirado Richard LeBaron, “el CSCC materializa la especialización de la diplomacia pública en el campo de las redes sociales, como los equipos SEAL se especializan en acciones contraterroristas en el plano táctico”.

El CSCC cuenta con tres equipos multidisciplinares: Inteligencia y Análisis, Planes y Operaciones, y el Digital Outreach Team (DOT), encargados del planeamiento, análisis, diseño y producción de las campañas gráficas y su seguimiento. Su capacidad de interacción en Twitter es casi en tiempo real y alcanza un elevado nivel de interacción en conversaciones con extremistas de todas partes del mundo.

“Los combatientes son guerreros cibernéticos profesionales, empleados del gobierno de Estados Unidos o contratados en terceros países, además de experimentados guerrilleros aficionados que persiguen objetivos muy bien definidos con precisión militar y herramientas especializadas. Cada tipo de combatiente trae un modelo mental diferente al conflicto, pero usa el mismo conjunto de herramientas”, afirma Renee DiResta en su ensayo “The Digital Maginot Line”.

Esos entramados están ahora mismo operando en Venezuela, como lo han hecho en otros escenarios. Estas campañas a menudo se perciben como un caos orgánico impulsado por acciones emergentes en línea y acciones de aficionados, cuando de hecho son ayudadas o instigadas por entes estatales e institucionales sistemáticos que van de arriba hacia abajo con entramados jerárquicamente bien establecidos…

(Fin de las citas)

El trabajo es extenso, así como muy profundo y tal y como he planteado al principio de mi propósito de citarlo, considero que su lectura e incluso su estudio detallado es esencial en estos momentos. Lo que he citado textualmente al respecto, lo hice con el objetivo esencial de fundamentar el criterio de que estas campañas no son acciones improvisadas, guerrilleras y/o emocionales las que comprendo que constituyen tácticas muy utilizadas por Mr, Trump. En estos casos se unen la superficialidad e improvisación que le es característica al Presidente de los Estados Unidos, con la utilización de unas sofisticadas armas bien diseñadas y bien proyectadas por los centros de poder y de ofensiva que tiene creados el Gobierno de Estados Unidos en el mundo en los que trabajan un gran número de especialistas de primer nivel

Quiero ahora referirme a algunos casos concretos al respecto que tienen que ver con estos instrumentos en continuación de lo que expuse en mi anterior capítulo LEP 482, titulado No me puedo quedar callado ante tanta falsedad e hipocresía.

Recuerdo un tuit circulado hace algunos días (21 de febrero) en el que me concentraré como ejemplo típico de lo planteo que publicó los datos de una supuesta “encuesta” realizada en Cuba. Quien lo colgó es lo de menos para consignarlo. Serán cosas muy tristes para su conciencia. Lo importante es el contenido de su texto, que cito textual y valga la redundancia a continuación, respetando la ortografía original:

“Encuesta de CUBADATA sobre referendo constitucional del 24 de Febrero. SI 42,4 %; NO 41,6; Abstención 16%. Sumados No y Abstencion alcanzarían 57,6 %. Con ese resultado el proyeco constitucional castrista no seria aprobado pues necesita el 50 % más 1 de los votos validos”

Pocas horas después volvió a la carga con otro tuit que también cito textual:

“Si el referendo consitucional fuera hoy, el castrismo perdería por más de 7 puntos porcentuales, según encuesta”

Los resultados del Referendo ya publicados oficialmente fueron una prueba apabullante que desmanteló esas “fake news” inventadas sin objetividad alguna como todas en definitivas; pero que muchas personas dependientes de la información de estos medios especialmente en Miami de seguro que se los creyeron al pie de la letra.

Este es un ejemplo concreto y real de lo que plantea Rosa Miriam Elizalde es un análisis que cito del trabajo y la actividad que realizan los “combatientes guerreros cibernéticos profesionales” e incluso diría yo que también los aficionados y obcecados por sus odios y rencores contra el proceso revolucionario cubano.

En tanto que en este orden de cosas el General de Ejército Raúl Castro en un reciente artículo publicado en internet@granma.cu el 21 de febrero del 2019 a las 22,02 ha expresado textualmente que:

“…El camino es no descuidar jamás la unidad de los revolucionarios y
mantener siempre la lucha, teniendo presente que los adversarios nunca
cejan en el empeño de la restauración de los modelos de exclusión y
explotación, y que cuando los supuestos valores y reglas de la
sacrosanta democracia representativa no les sirven para llegar al
poder, no vacilan en acudir a los golpes de Estado, a la violencia o,
incluso, a la guerra.

A 60 años del triunfo podemos afirmar que estamos curados de espanto,
no nos intimidan el lenguaje de fuerza ni las amenazas, no nos
intimidaron cuando el proceso revolucionario no estaba consolidado, no
lo lograrán ni remotamente ahora que la unidad del pueblo es una
indestructible realidad, pues si ayer éramos unos pocos, hoy somos
todo un pueblo defendiendo su Revolución…”

Continuará...

Finalmente les reitero mi correo electrónico con el propósito de que puedan trasmitirme dudas, criterios, opiniones y preguntas: fsmederos@gmail.com,

Publicado en el Semanario de Ciencia y Cultura de Por Esto! y en la sección de Especiales de la versión digital del periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México el domingo 10 de Marzo del 2019.

https://www.poresto.net/2019/03/10/el-peso-de-la-historia/

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.