Web de Félix Sautié Mederos

LEP 486.- Vivencias de un viaje

De lo que he visto, de lo que he vivido, de lo que pienso y creo

CADA VEZ QUE REGRESO DE ALGÚN VIAJE, SE ME SUPERPONEN SENTIMIENTOS Y VIVENCIAS, QUE EN ESTA OCASIÓN NUEVAMENTE QUIERO TESTIMONIAR PORQUE VIVIMOS UNAS CIRCUNSTANCIAS MUY COMPLICADAS EN GRADO EXTREMO.

CDLXXXVI

La serie de artículos que, con el título de La Espiritualidad Prohibida, LEP, estoy escribiendo con el objetivo de dejar un testimonio para el futuro de la realidad que estoy viviendo en esta última etapa de mi peregrinaje terrenal, que además publico en exclusiva en UNICORNIO Suplemento de Ciencia y Cultura de Por Esto!, ha devenido para mi persona un muy importante instrumento espiritual que me está permitiendo descargar mis sentimientos los que algunas veces se agolpan con especial intensidad en mi Ser Interior y que en  ocasiones me parece que van a explotar si no los comunico.

En especial los viajes que para mí  como buen isleño que soy porque nací en La Habana en 1938, la Capital del Archipiélago cubano, constituyen muy significativas etapas de mi existencia terrenal, porque los viajes adquieren un sentido muy significativo cuando se vive en una isla, que precisamente su denominación de isla parte del hecho de estar aislados en comparación con los que viven en los continentes con una amplitud de movimientos por tierra de gran envergadura, mientras que los isleños vivimos limitados por el relativamente pequeño espacio territorial propio de la isla en que estemos, ya sea más grande o más pequeño, pero en definitiva siempre limitado. Recuerdo, que en un tiempo de mi vida estuve destacado en el gobierno local de la Isla de la Juventud, antigua isla de Pinos, en el que me sentía aún más aislado en especial cuando cada día se marchaban al final de la tarde noche rumbo a la Isla grande el último ferry y el último avión; y entonces, nos quedábamos incomunicados, pudiendo solo hacerlo por el teléfono o la planta de radio ante de cualquier contingencia imprevista. Recuerdo que la tensión era grande cuando alguien necesitaba con urgencia por algún accidente un neurólogo y había que pedirlo a La Habana para que viniera por vía aérea con la premura que determinaba el caso o bien tomábamos la decisión de enviar el paciente para La Habana. El Gobierno Local era responsable de traerlo y yo fungía como el vicepresidente que por lo general atendía esos casos. Después con el tiempo tuvimos un neurólogo residente que estaba prácticamente subutilizado con muy pocos pacientes que atender; así son las circunstancias y los efectos de las islas pequeñas.

Reitero que en esa fecha yo era el vicepresidente del gobierno en una isla de aproximadamente 2000 km cuadrados, rodeada de mar por todos sus lados geográficos; y, por tanto, aún más pequeña que la Isla principal de nuestro archipiélago cubano que es la que se denomina verdaderamente Cuba (111 mil 111km cuadrados) larga y estrecha rodeada también de aguas alrededor de su geografía. Con un Mar del Norte y un Mar del Sur, al decir de nuestro Apóstol José Martí. Isla que la da su nombre al país en su conjunto. En aquellas ocasiones especialmente por motivo del cargo gubernamental que asumía entonces, experimentaba una muy especial sensación de aislamiento geográfico principalmente en época de tempestades y/o ciclones porque entre el Gobierno Central y la Isla de la Juventud había un trecho de mar que devenía un muy preocupante espacio que dificultaba las comunicaciones ya que por tierra eran más expeditas mediante caminos y carreteras, mientras que el mar requería de barcos con un andar menos veloz y de aviones muy limitados siempre en sus posibilidades de transportar pasajeros y/o cargas.

Quienes viven en los continentes pueden moverse de un lado para otro y de un país para otro generalmente por tierra, incluso con la posibilidad de hacerlo por sus propios medios, mientras que en las islas el mar siempre es una dificultad mayor. Estas circunstancias determinan que, para los isleños viajar siempre constituya una circunstancia muy especial, añorada ignotamente como lo deben experimentar las aves del cielo y los animales de la tierra cuando son enjaulados. Además, para nosotros los humanos con la conciencia añadida de sentir un significativo impacto vivencial que en muchas ocasiones al mezclarse con las vivencias específicas vividas en el lugar de destino junto con las del lugar de partida, nos chocan y entran en un verdadero contrapunteo entre vivencias, que en mi criterio bien vale la pena testimoniar. Y eso es lo que pretendo hacer en este capítulo de LEP, el 486 publicado en Unicornio.

Estoy de regreso de Mérida, Yucatán, México a donde viajé entre los días 17 y 24 de marzo del 2019 con el propósito de `participar en el 28 Aniversario de la fundación del periódico Por Esto! y en el IV Seminario Internacional de periodistas convocado por el periódico de la Dignidad, Identidad y Soberanía fundado  y dirigido durante estos 28 años de existencia por el insigne por muchas razones especiales Don Mario Renato Menéndez Rodríguez mexicano, yucateco y cubano revolucionario y de izquierda, inquieto y luchador sin descanso desde muy joven a la fecha, que personalmente no me canso de calificar su condición de Maestro de Periodistas.

En mi ya larga vida he viajado mucho en el plano internacional y siempre he experimentado a mi regreso a La Habana maravilla en donde vivo desde mi nacimiento y en donde quiero quedar sembrado para siempre, las sensaciones y vivencias de que hablo al principio de este capítulo. Pero en estas tercera y cuarta edad que ya transito en mi peregrinaje terrenal, mis viajes a los aniversarios de Por Esto! con mi encuentro con alguien a quien admiro desde hace muchos años por su vida entrega y su ejemplo de dignidad y lucha mi amigo del alma Don Mario Menéndez, devienen un espacio vivencial muy importante del cual quiero testimoniar y dejar constancia en este capítulo LEP 486.

Quizás para algunos materializados y secularizados en exceso en mi opinión en sus vidas, les parezcan exageradas mis expresiones al respecto de Mario y de Por Esto!, pero yo pienso que en ellos también quizás y valga la reiteración del término quizás, sea porque nunca hubieran experimentado las vivencias que para un isleño con sensibilidad tienen los desplazamientos y viajes al exterior. Así como que tampoco hayan vivido tan intensamente un proceso revolucionario que me ha significado importantes impactos existenciales; y que tampoco comprendan, el sentir de quienes hemos dedicado nuestras vidas a una causa contra los poderes fácticos que pretenden sojuzgar a sus arbitrios e incluso esclavizar a la humanidad con los muy especiales poderes que les han permitido  sus capitales financieros y materiales amansados con sangre y fuego, así  como sus armas letales y sus controles sobre los medios comunicacionales que a diario nos inundan con sus falsedades y conceptos engañosos.

Por mi parte aprovecho las circunstancias de mi último viaje a Mérida y a Por Esto! que les menciono, para testimoniar y dejar constancia en el tiempo de todo lo que he vivido en este 28 Aniversario 2019 de Por Esto! y de mis encuentros en esta oportunidad  con los valerosos periodistas mexicanos que día a día exponen sus vidas y en ocasiones son asesinados por mantener en alto su pasión por la verdad, así como los encuentros que sostuve con Don Mario para mí siempre aleccionadores e inolvidables de quien considero un verdadero Maestro de Periodistas con un intachable ejemplo de dignidad, valentía y entrega total a la causa de los oprimidos desde que era muy joven a la fecha. Quiero añadir también, que no me ruborizo por la expresión pública de mis sentimientos revolucionarios y existenciales que estoy describiendo en este LEP 486, porque ello en definitiva descarga hacia el exterior mi conciencia y sentimientos muy  especialmente en los momentos tan dramáticos y colmados de peligros como el presente para nuestra América y en especial para nuestra área geográfica en que Venezuela y Cuba como nunca antes estamos en la mira de las agresiones imperiales del Norte Revuelto y Brutal que nos desprecia y que trata de sojuzgarnos y convertirnos en sus esclavos para siempre, pero que jamás podrá lograr sus objetivos porque como digna y valientemente expresó  Antonio Maceo  y que parafraseo que  si lo lograran recogerían el polvo de nuestros suelos anegado en sangre si no perecen en la lucha.

Resumo, pues:

  • Comienzo por reiterar lo que ya expresé en una crónica mía publicada en Por Esto! con fecha sábado 23 de marzo del 2019 y el título ¿Cuál es el secreto de Por Esto!?, el periódico de la Dignidad, la Identidad y la soberanía que es verdaderamente  una Casa de Acogida de los revolucionarios del mundo, especialmente de los que somos de Nuestra América, con énfasis para los periodistas en peligro por su dignidad de lucha y para los acorralados pueblos originarios que se les está despojando de todo lo que es suyo y necesitan de poderosos instrumentos.
  • Personalmente y en especial me siento totalmente acogido desde que en el año 2008 comencé a publicar en Por Esto!, pasando por encima de muy significativas restricciones que las burocracias han determinado para mis publicaciones por mi pensamiento propio y crítico del proceso al que he entregado por completo mi vida. Con el concepto de analizar con pensamiento propio y criticar con objetividad lo que deseamos que perdure en el tiempo. En este sentido, considero que los que lo encuentran siempre todo bien y no critican nada, en realidad coinciden en sus omisiones con los enemigos de siempre. La omisión muchas veces suele ser un pecado a veces aún más grave e irreparable.
  • Las actividades que vivimos en Mérida 2019 muy especialmente en el IV Seminario Internacional de Periodismo convocado por Por Esto!, con el lema “Por un Periodismo Auténtico 2019” ha sido para mí y pienso que también para la mayor parte de los participantes una ocasión de retroalimentación profesional y revolucionaria muy significativa en momentos tan cruciales de la historia de Nuestra América como los actuales que el Imperialismo decadente del Norte Revuelto y Brutal que nos desprecia nos amenaza con la guerra, el terrorismo y las “fake news” como nunca antes lo ha hecho..
  • Fundamento mi criterio anterior al respecto en el contenido de los temas programados para las muy intensas y profundas sesiones de trabajo que sostuvimos en temas, tales como los que cito a continuación como testimonio del origen de las vivencias de los que participamos en el IV Seminario:

Mesa 1: El periodismo y contexto latinoamericano actual.

Mesa 2: El periodismo y la transformación de México.

Mesa 3: El periodismo como medio para la equidad.

Mesa 4: Periodismo y Educación: un diálogo social en movimiento.

Mesa 5: El periodismo y los medios como agentes de la cultura.

Mesa 6: La crónica como registro de la memoria.

Mesa 7: Periodismo y Revolución; de la que fui un ponente con mi ponencia de MI TESTIMONIO MUY PERSONAL acerca del tema a la que quizás dedique un análisis más reposado en mi próximo capítulo LEP 487.

Mesa 8: Periodismo y los derechos de los pueblos indígenas.

Mesa 9: Periodismo auténtico al combate del narcotráfico y la corrupción; que en lo personal me ha dejado una muy especial huella en mi conciencia por el contacto tan directo que tuvimos los participantes con los ponentes en mi opinión verdaderos héroes contemporáneos que se enfrentan día a día al crimen y la ignominia.

 

En este capítulo no quiero ser muy extenso porque en el próximo LEP 487 continuaré con el tema, solo para terminar quiero citar la crónica que al respecto publiqué en Por Esto! con fecha miércoles 27 de marzo y el título A mi regreso de Mérida, después de un Seminario aleccionador con el tema Por un Periodismo Auténtico 2019; que en mi opinión constituye un cierre adecuado para este primer capítulo sobre mi viaje a Mérida de marzo del 2019. Cito pues:

“De nuevo en La Habana que suspira…

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, aquello de que todo lo que comienza termina es una realidad filosófica válida para nuestra existencia terrenal que constantemente me sorprende cuando vuelvo de una estancia en el exterior del país. Así es como vivo en estos momentos a mi regreso de Mérida, Yucatán, México al final de un periplo de una semana a donde viajé para participar en las actividades conmemorativas por el 28 Aniversario de Por Esto! y asistir al IV Seminario Internacional de periodistas convocado con el tema POR UN PERIODISMO AUTÉNTICO.

En estos días cuando estoy de regreso a mi Rincón de Centro Habana de desde donde les escribo mis Crónicas Cubanas, me encuentro en ese proceso de transición existencial que se me produce cada vez que viajo al exterior de Cuba en el que cuando culmina se me mezclan las vivencias y sentimientos, por haber terminado una estancia programada en el exterior del país. Y deseo comentarles brevemente, algunas de mis consideraciones al respecto de mis vivencias en el evento culminado, que en mi opinión fue reparador de fuerzas y estimulador para continuar adelante en la lucha por la justicia social y por la Paz de Nuestra América.

Vivo en estas circunstancias en medio de sentimientos existenciales concurrentes, que se me entremezclan entre las realidades cubanas en que de nuevo me encuentro sumergido y el recuerdo de todo lo debatido y de las realidades de un México en ebullición que lucha efectivamente contra la ignominia, el crimen y la corrupción de los gobiernos neoliberales que Manuel López Obrador se ha planteado transformar radicalmente. Y que en los primeros 100 días de su gobierno respaldado por una mayoría electoral arrolladora, ya muestra resultados muy interesantes e importantes. He regresado pues, muy esperanzado y convencido nuevamente de que en definitiva podremos detener la ola restauradora de las derechas neoliberales que en la actualidad recorre Nuestra América.

Esa es una primera conclusión de los resultados y de los encuentros y contactos que realizamos con los valientes y diría yo sin temor a equivocarme que heroicos periodistas mexicanos, quienes están dando una batalla sostenida en el tiempo con sus vidas por delante, ejemplo palpable y práctico concreto de que sí puede luchar e incluso triunfar por encima de las amenazas, chantajes, las torturas y el crimen de las fuerzas más poderosas de la Historia Universal que encabeza el imperialismo imperante en el Norte Revuelto y Brutal que nos desprecia actualmente dirigido para el mal y la ignominia por Mr Trump, sus acólitos y sus lacayos diseminados por el mundo en que nos has tocado vivir. La constatación del heroísmo viviente de los periodistas mexicanos enfrentados a la corrupción, el crimen y el latrocinio es otra experiencia y conclusión que quiero comentarles. Eso me hizo sentirme muy orgulloso de haber optado en mi vida revolucionaria por el ejercicio del periodismo revolucionario que espero continuar ejerciendo hasta el final de mis días. Albricias por el periódico Por Esto!, por su director el maestro de periodistas Mario Renato Menéndez y por los heroicos y fuera de serie periodistas mexicanos con quienes nos encontramos en estos días de seminario y tuvimos la oportunidad de intercambiar criterios y experiencias de la vida profesional.

Estoy convencido que en la Historia quedarán inscriptos para siempre el heroísmo, la decisión sin miedo y el enfrentamiento de los periodistas mexicanos que profesionalmente ponen en práctica el ejercicio de un periodismo auténtico frente a los que se han plegado al crimen y la corrupción de los gobiernos neoliberales,  que AMLOP y su partido Morena están barriendo en el México lindo y querido que tan cerca de encuentra de la Cuba caribeña , libre e independiente para siempre que cumple 60 Años de la Revolución.

Una interrogante planteada por alguien del público asistente el día que nos tocó expresar a algunos de los participantes entre los que me encuentro, el tema Periodismo y Revolución en el sentido de ¿Qué es Cuba y a dónde va?, planteó una pregunta en mi opinión es muy importante y significativa. El tema como expresó mi colega Jorge Gómez Barata en un reciente artículo suyo requiere de una “respuesta a una incógnita concisa y retadora no podía ser improvisada ni excesivamente breve, sino adecuadamente meditada, colmada de matices, algunos supuestos y sobreentendidos … Se trata de reflexiones que necesitan ser construidas colectivamente”. Por mi parte fui conciso y recordé que la respuesta conceptual básica la planteó Fidel en lo que es su legado filosófico esencial de lo que es Revolución, que muchas veces he repetido en mis crónicas y artículos, ubicándola en su primera frase Revolución es tener sentido del momento histórico. Eso ha sido y es el ejercicio de la Revolución Cubana en estos 60 años de lucha. Cuba es el resultado actual de una Revolución triunfante en el poder, que llegó para quedarse y que va rumbo a un destino de justicia social, equidad distributiva y Paz con igualdad de oportunidades para todos y por el bien de todos. Cuba lucha denodadamente por construir un Socialismo Próspero y Sustentable. Cuba se enfrenta decididamente al bloqueo más extenso de la historia universal y a la guerra económica que nos tiene declarada el Norte Revuelto y Brutal que nos desprecia. De Cuba tengo la convicción que, en la alternativa de Patria o Muerte, Vencerá. Quizás vuelva al tema por la importancia que le concedo. Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar, con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en Particular.”

https://www.poresto.net/2019/03/27/a-mi-regreso-de-merida-despues-de-un-seminario-aleccionador-con-el-tema-por-un-periodismo-autentico-2019/

Fin de la crónica citada.

Continuaré con el tema.

Publicado en UNICORNIO Suplemento de Ciencia y cultura de Por Esto! y en la Sección digital de Especiales del periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México el domingo 31 de marzo del 2019

https://www.poresto.net/2019/03/31/vivencias-de-un-viaje/

 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.