Web de Félix Sautié Mederos

LEP 496.- La espiritualidad y la ética en Armando Hart. Una reflexión importante en el 89 aniversario de su natalicio

De lo que he visto, de lo que he vivido, de lo que pienso y creo

 

junio 23, 2019

En Uncategorized

0

Los conceptos existenciales y filosóficos de espiritualidad y ética en mi opinión, constituyen marcos de referencias esenciales que determinan la humanidad de las personas en general. Pero, considero, además, que subsiste un especial énfasis en las personas que son luz de aurora, que se expresan y actúan siempre conforme a su condición humana y valgan las redundancias terminológicas, a las que quiero referirme. Son personas que ponen por delante su humanidad como elemento esencial de su actuar cotidiano, durante toda su vida. Esas personas, en específico son realmente las imprescindibles desde el punto de vista existencial. Armando Hart es una de ellas, de quien he escrito reiteradamente, porque guardo en mi Ser Interior muy especiales e intensos recuerdos del significado que ha tenido en mi vida política y revolucionaria. En consecuencia, no puedo pasar por alto la conmemoración de su 89 cumpleaños a la que asistí puntualmente, actividad que me propongo testimoniar en este LEP 496.

Es en este orden de pensamiento es que quiero expresar, como parte de mis memorias de vida, algunas consideraciones que se agolparon en mi conciencia durante la recordación de Armando Hart en su 89 cumpleaños; en la que participé en la Biblioteca Nacional José Martí de Cuba en días pasados. Me refiero a emociones y vivencias existenciales que no puedo olvidar porque enriquecen mi vida cotidiana. Lo hago como aporte agradecido a la conmemoración de quien ya se encuentra en la Gloria de los Justos. En consecuencia, testimonio lo que, en el hermoso edificio de la Biblioteca Nacional de Cuba en la Plaza de la Revolución de La Habana Maravilla, vivimos muy sentidamente sus amigos y sus compañeros de siempre. Fue una emotiva actividad en la que recordamos su vida de adelantado revolucionario, que muchos de los presentes compartimos con él durante su fructífera existencia terrenal. En lo personal comienzo decir algo que he planteado y escrito reiteradamente: Hart ha sido para mi vida, alguien decisivo de quien aprendí muchas cosas espirituales, éticas y revolucionarias. Me regocijo de haber coincidido existencialmente con él, como discípulo suyo que me considero y me consideraré siempre hasta el final de mis días.

Para hablar de Armando Hart es imprescindible tomar muy en consideración el hecho de que José Martí, nuestro Apóstol de la Independencia, quien ha sido y es tanto en el pasado de la lucha por la independencia nacional, como en el presente del socialismo fidelista y en el futuro socialista próspero y sustentable que estamos construyendo, nuestro primer maestro de vida a quien Hart siempre interpretó cabalmente. En este sentido es preciso recordar, que Hart durante toda su ejemplar existencia terrenal ha sido un estudioso sistemático y un persistente propagador de las virtudes humanas de José Martí y de Fidel Castro, dos paradigmas que siempre marcaron su pensamiento y su acción espiritual, ética y revolucionaria.

Quiero referirme pues,  a lo que planteó al respecto del sentido espiritual de la existencia humana nuestro José Martí, en su reporte de la Asamblea anual para el Adelanto de las Ciencias con fecha 6 de octubre de 1887 publicado en La Nación de Buenos Aires y en El Partido Liberal de México, de cuyo contenido destaco un concepto filosóficamente “apofático” que considero profético y de esencial importancia en especial en los momentos en que estamos viviendo. Expresión martiana que tiene mucho que ver con el sentido de la vida que siempre tuvo Armando Hart. Reitero que Martí lo expresó en el sentido filosófico apofático de una negación que afirma una afirmación y valgan las redundancias terminológicas. Cito textual “…Negar lo espiritual que duele y luce, que guía y consuela, que sana o mata, es como negar que el sol da luz, o que conmueve a un padre la gloria de un hijo; así es negar que, el desierto tostado como en la cátedra escocesa son iguales las virtudes y maldades del hombre…” Armando Hart siempre se opuso a la banalidad que constituyen la negación de lo espiritual y lo ético, en la vida cotidiana de quienes confunden lo revolucionario con una actitud extremista  de secularización espiritual a ultranza de la vida en sociedad. .

La ética de vida que Hart siempre proclamó en su pensamiento y acción es un resultado esencial de su sentido de la espiritualidad distintiva de la condición humana que se manifiesta hacia los demás con un determinado comportamiento solidario en favor de la justicia social. En consecuencia, considero que espiritualidad y ética en Armando Hart van de la mano y constituyen elementos básicos de su virtud específica en la defensa de la vida en justicia social.

Me estoy refiriendo a valores que nunca deberían olvidarse, en los que los adelantados en la vida devienen maestros a imitar en su práctica consecuente. Afirmo en consecuencia, que Armando Hart en el tiempo siempre ha sido y será un maestro de vida y un referente esencial para la formación de las nuevas generaciones, junto a José Martí, Fidel Castro y Ernesto Che Guevara. Es en ese orden humano y revolucionario que en lo personal de mi pensamiento ubico a Armando Hart.

La actividad que testimonio dejó en mí una huella espiritual muy profunda de la que quiero plasmar constancia en este LEP 496, porque no puedo hacer otra cosa que testimoniarlo sin falta, antes de escribir al respecto de otras vivencias vigentes en el presente que transito para hacer valer el exergo esencial de mis capítulos LEP en el sentido de ser una expresión testimonial y valga la redundancia del término “DE LO QUE HE VISTO, DE LO QUE HE VIVIDO, DE LO QUE PIENSO Y CREO”.

En la actividad a que me refiero estuvieron presentes entre otras y otros muchos más que sería muy extenso relacionar, dos personas entrañables para Armando Hart que considero imprescindible mencionar y destacar, como son su excepcional secretaria de siempre Graciela Rodríguez, la Chela ejecutiva, eficiente y entregada totalmente al trabajo, así como Eloísa Carrera su viuda, albacea y biógrafa excepcional que no descansa en la propagación del pensamiento “hartciano” tal y como podemos denominarlo porque en realidad quiero decir sin temor a equivocarme que Hart durante toda su vida terrenal desarrolló lo que hoy constituye en el presente y en el futuro una escuela de pensamiento ético y revolucionario

Para continuar mi testimonio de la vivencia experimentada en el Homenaje a los 89 años de Armando Hart, quiero referirme muy sentidamente al discurso de Abel Prieto en la inauguración de la actividad, porque fueron muchos los sentimientos que me surgieron en esos momentos que trajeron a mi conciencia recuerdos imborrables de quien al decir de Abel Prieto “murió por la vida y no puede llamarse muerto”.

En el evento de conjunto hubo importantes intervenciones al respecto de la vida y el legado de Hart y me sería muy extenso citarla todas. Solo me referiré a lo que dijeron Abel Prieto, Eduardo Torres Cuevas y muy especialmente lo que escribió la entrañable Eloísa en el folleto de presentación de la muestra expositiva. Quizás se edite alguna publicación al respecto del conjunto, por la importancia que en mi criterio tuvo toda la actividad. Lo de Abel Prieto en un muy característico y especial tono coloquial y de familia en mi opinión personal, fue suficientemente abarcador del sentido de la vida de Armando Hart y considero que citarlo complementa mi testimonio, en lo referido al legado y. los sentimientos de Hart que allí se recordaron y se expusieron.

A continuación, citaré textualmente mi versión periodística grabada y trascripta por mi cuenta, de sus sentidas palabras no leídas, que en mi criterio le salieron directa y emocionadamente del corazón y que constituyen una verdadera síntesis política, espiritual y práctica de la vida de Armando Hart.

Comienzo pues, expresando que la presentadora de Abel Prieto comenzó con la cita de unas frases del prólogo del libro de Hart que se presentaría en ese acto, escritas por el destacado historiador cubano y Director de la Biblioteca Nacional Eduardo Torres Cuevas, presente todo el tiempo en la presidencia de la actividad conmemorativa:

“En el libro Biobiografía del Dr, Armando Hart hasta 1976, que hoy presentamos, el Dr. Eduardo Torres Cuevas recordaba en su prólogo al escritor Bertolt Brecht cuando dijo hay los que luchan un día y son buenos, hay otros que luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son aún mejores, pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.  En ese magnífico prólogo continúa diciendo el Dr. Torres Cuevas: Armando Hart fue de los imprescindibles porque desde su más temprana juventud hasta sus últimos días estuvo en todos los ámbitos intelectuales, políticos como constructor de la sociedad nueva en la vanguardia de los más disímiles y difíciles campos de lucha. No era un hombre de apartarse de la realidad al contrario iba en busca del lugar en donde era más necesario, sin importar los peligros y los prejuicios que pudiera que afrontar”.

Cito en extenso mi transcripción periodística de las palabras no escritas, en mi opinión salidas del corazón y del alma de Abel Prieto, Director de la Oficina del Programa Martiano y Presidente de la Sociedad Cultural José Martí. En una síntesis, quiero decir que lo considero un digno e idóneo sucesor de Armando Hart en estas importantes responsabilidades. Cito textual:

“Muchas gracias, queridos compañeros y compañeras, Eloísa, Chela, Ana, Yusuam, tantos amigos de tantos años de Hart, Miguel que desde ayer que estuvimos trabajando hasta muy tarde en los documentos del Congreso de la UNEAC me estuvo todo el tiempo recordando que hoy a las 11 teníamos que estar aquí para rendir homenaje a esa gran figura de nuestra Revolución, de nuestra Cultura, que es y sigue siendo Hart. Héctor Subdirector General de la Oficina, Vicepresidente primero de la Sociedad, Aneiro Presidente de la Unión de Historiadores, Sara que nos atiende por el Partido. Eduardo que es un Príncipe de la Memoria y de la Historia; y eso que dijo de ese recuerdo de la definición de Brecht de los imprescindibles tiene razón Eduardo que encaja a la perfección en una figura como la de Hart. Ayer precisamente Miguel, Morlote y yo viendo los documentos del Congreso de la UNEAC, hablábamos del extraordinario papel que tuvo Armando Hart en que la política cultural Revolucionaria regresara a los cauces que había planteado Fidel en Palabras a los Intelectuales. El clima de confianza, el clima de comunicación que creó Hart combatiendo todos aquellos prejuicios asociados a la homofobia, asociados a no entender el papel central de la cultura en una Revolución como la nuestra. Imagínense prejuicios anti culturales en la Patria de Martí y en la Patria de Fidel. Es una cosa contra natura, una cosa insólita y hablábamos, recordábamos Miguel y yo el papel realmente luminoso que tuvo Armando Hart en aquellas coyunturas cuando fue nombrado en el año 76 Ministro de Cultura; pero igual habría que recordarlo en sus años de luchador clandestino contra la tiranía. Ahí hay fotos impactantes de Hart muy joven, parecía un niño, batallando en las luchas estudiantiles utilizando todos los foros para denunciar a la tiranía, para denunciar la injusticia.

Un hombre de gran valentía personal, una gran valentía intelectual y una gran audacia intelectual.  Yo he conocido muy pocas gentes, vamos a decir tan desasidos de los dogmas, de los esquemas. Hart tenía un pensamiento verdaderamente que exploraba sin ningún tipo de temor, de prejuicio, de dogmas; exploraba los problemas de carácter ideológicos, cultural. Los problemas por ejemplo que condujeron al derrumbe del llamado Socialismo Real.

Un tema que lo obsesionó mucho tiempo a él; y que trató de ir mucho más lejos que aquellas teorías un poquito fáciles de que eran unos traidores, los que estaban en las cúpulas. Que sí, eran unos traidores, pero el problema era mucho más profundo, mucho más hondo, que tenía que ver con las famosas palabras grancianas de la hegemonía, que le atribuían, es decir que el Socialismo había perdido la hegemonía. Hart hablaba de eso continuamente. Tú recuerdas Chela, lo recordarás también que él hablaba continuamente de esa tragedia…Bueno hoy estamos ante una reconfiguración del fascismo realmente, lo que está pasando hoy en el mundo, en Nuestra América, en el mundo es una reconfiguración del fascismo. Un momento extremadamente peligroso para la humanidad, extremadamente peligroso para nosotros, para nuestro ejemplo de dignidad, de justicia. Y nos hace falta como lo hizo Eloísa de concordia, con su trabajo de investigación.

Yo le he decía a Eloísa y a Chela, hemos hablado qué importante fue dedicarle la Feria del año 2017. Dedicársela a Hart. Que se pudiera vamos a decir imprimir tantos libros, tanta papelería inédita o dispersa que tenía Hart. Todavía no se ha terminado, hay mucho todavía que editar, que imprimir. Qué importante fue que le dedicáramos esa Feria a Hart estando en vida. Nuestro pueblo lo conocía y lo admiraba, Hart era una persona para este país, para nuestro pueblo entrañable, que lo conocía y lo admiraba, pero que quizás no lo había leído como debe leerse un pensador, a un gran pensador revolucionario. Como lo fue, como lo sigue siendo repito un hombre como Hart.

Yo estaba viendo Eduardo, ¿tú hiciste la curadoría Eloísa? Fue Max...Vamos a aplaudir a Max... que le hizo la curadoría…Qué binomio (se refiere a Eloísa y a Max), qué cuidado, tan amorosamente el legado de quien fuera su compañero tan amado. Y realmente, aunque le eché un vistazo muy rápido, me di cuenta que las fotos, que los libros, que los objetos personales que se exhiben hoy del gran compañero Hart, hay una especie de síntesis realmente muy penetrante de lo que fue su historia, de lo que fue su pasión por Cuba, de lo que fue su pasión por Nuestra América. Es otro de los libros que se editó a propósito de la Feria. Nada felicitarlo en este 89 cumpleaños, como se dice en donde quiera que esté...Yo creo que él nos acompaña. Hay esa frase de Alí Primera que a Chávez estaba citando los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos...Hart murió por la vida y no puede llamarse muerto”

(Fin de la cita).

Por otra parte, también quiero destacar la hermosa y apasionada introducción de la exposición, que nos repartieron como parte de esa actividad. Escrita por su compañera del alma Eloísa Carreras, titulada “Esos papeles de Armando me hablan y me lo han dicho todo”, en mi opinión muy personal Eloisa plantea claves esenciales para la comprensión a cabalidad del pensamiento, la espiritualidad y la ética con que vivió Armando Hart. Cito textual a continuación unos párrafos que considero esenciales; y que pienso perdurarán en el tiempo, como guía segura para quienes en el futuro se propongan investigar el pensamiento y la obra de Armando Hart. Cito textual:

“…Esta exposición viene a ser una propuesta al diálogo sobre el futuro de Cuba y el mundo, porque nos sitúa en el bando de los que aman y construyen con la verdad, en la guerra de pensamiento que se nos hace y en la que se juega la desmemoria de las más jóvenes generaciones de cubanos que no vivieron determinadas etapas de la Revolución. Estos breves fragmentos de la vida de Hart, nos siguen invitando a sumarnos a la ofensiva, en su propuesta cubana, fidelista y martiana, latinoamericana y antiplatista, para que no solo defendamos sino que desarrollemos una Cuba cubana por y para siempre.

Su vida florece y tributa a la cultura de Emancipación Libertadora de la martiana revolución de Fidel, como la única forma de encontrar la vía de un pensamiento revolucionario y de acción política que en la actualidad nos pueda asegurar la posibilidad de salir airosos en la encrucijada colosal en la que se encuentra la civilización. No olvidemos que para él ‘todo empezó como una cuestión de carácter moral’. Esa frase demuestra el enorme peso que tuvo la Ética en la formación de su carácter y a lo largo de toda su vida. Para él el tema de la Érica es el tema central de la política.

Armando fue un hombre bueno, un ser bondadoso en la profundidad total de esta cálida y tierna palabra. Su vida estuvo bordada de sencillez, humildad y modestia, al punto de que jamás reparó en el hecho de que, como dijera el poeta Miguel Barnet, su nombre ya estaba no solo en los museos, sino también en la leyenda.

En Crónicas nos sentimos felices porque a partir de estas acciones, el Dr. Hart encontrará nuevos y más amplios públicos con los cuales seguirá dialogando acerca de las razones por las cuales la Revolución Cubana se convirtió en la causa a la que dedicó toda vida. Pero, lo más importante es que Hart una vez más, nos ayudará a comprender e interpretar mejor nuestro pasado y presente, para poder desafiar los retos que enfrenta nuestro país en este Siglo XXI. Una vez más le doy las gracias a Armando, por haberme permitido hurgar, ordenar y recomponer sus sagradas memorias con total libertad, tal y como he hecho en este espacio de la exposición sobre su vida y obra en la Biblioteca Nacional.

Ahora, lo demás le toca a ustedes, si lo disfrutan, valió la pena; porque LO QUE ES A MÍ, LOS PAPELES DE ARMANDO ME HAN HABLADO Y ME LO HAN DICHO CASI TODO…PERDÓN … ME LO HAN DICHO TODO. Eloisa M. Carrera Varona.

(Fin de la cita)

Finalmente quiero reiterar todo lo que Armando Hart significó en mi vida revolucionaria y política. Lo tuve muy cercano en algunas etapas muy importantes de mi peregrinaje terrenal. Para mí siempre fue y es un Maestro excepcional y un ejemplo a imitar y lo vuelvo a decir en mis 80 años. Hart quien conocía profundamente mi biografía, nunca me expresó la menor reticencia en relación con mis convicciones cristianas, todo lo contrario, su sentido de la espiritualidad en la vida y su ética fueron factores coincidentes que nunca podré olvidar.

Honor y gloria para quien se encuentra en la Gloria de los Justos.

La muerte no es verdad cuando se hecho bien la Obra de la vida. Este pensamiento martiano que parafraseo en Armando Hart deviene una realidad de plena verdad para siempre.

Continuará….

Finalmente les reitero mi correo electrónico con el propósito de que puedan trasmitirme dudas, criterios, opiniones y preguntas: fsmederos@gmail.com,

 

Publicado el domingo 23 de junio del 2019 en el Suplemento de Ciencia y Cultura del periódico Por Esto! , de Mérida, Yucatán , México

 

https://www.poresto.net/2019/06/23/la-espiritualidad-y-la-etica-en-armando-hart-una-reflexion-importante-en-el-89-aniversario-de-su-natalicio/

 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.