Web de Félix Sautié Mederos

LEP 506 . Los esquemas y la incapacidad de las burocracias horadan y dañan cualquier sistema por justo que sea

DVI

Aspecto de la reunión de los presidentes de las Asambleas del Poder Popular de todo el país encabezada por Miguel Díaz-
Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

 

El generalizado estado de complacencia en la sociedad cubana del momento –que existe con plena razón de ser en mi opinión–, hacia los métodos y estilos de trabajo del Gobierno presidido por Miguel Díaz-Canel –que comparto plenamente y que en mis crónicas y artículos he testimoniado y explicado con especial énfasis en las razones que le dan fundamento–, tiene no obstante, algunos peligros latentes que quiero alertar a tiempo.

Me refiero principalmente a la acción retardataria y sutil del burocratismo, el conservadurismo y el esquematismo, que se resisten en sus prácticas concretas enquistadas en la sociedad a cumplir como obligación esencial con lo que debe ser el servicio que al pueblo le corresponde por parte de los funcionarios públicos y de los trabajadores de las entidades de servicios e, incluso, de los comercios. Además, considero importante tomar muy en cuenta, entre otras posibilidades que se pudieran pasar por alto en la intensidad del día a día, el silencio, la impunidad, el desvío de combustible y otros productos y medios, así como la no respuesta de algunos funcionarios imputados por su maltrato a la población para dejar pasar el tiempo que les permita borrarlo todo.

Así es que, mientras se restauran espacios deteriorados por el tiempo, los eventos meteorológicos y por la desidia, y se construyen nuevos lugares para el servicio del pueblo, los burócratas continúan manifestándose negativamente, muchas veces de manera abierta o sutil, lo que reiteradamente aparece reflejado en las quejas que el pueblo plantea en las secciones de prensa que se dedican a esos menesteres y en las instancias que le es posible hacerlo. En algunos artículos que he publicado anteriormente en POR ESTO!; me he referido en especial a la sostenida y meritoria labor al respecto de lo que a la población afecta, que realiza el egregio periodista cubano José Alejandro Rodríguez en sus secciones “Acuse de recibo” en el periódico Juventud Rebelde y “Papelitos hablan” de Canal Habana.

En mi opinión, los burócratas actúan con desparpajo en muchas ocasiones, especialmente ante el pueblo de a pie, y con sutileza bien camuflada ante el avance de los métodos de gobierno de ir directamente a la población para encontrarse con sus intereses, anhelos y ansiedades, con el propósito de hacerse eco y de perfeccionar el sistema, cambiando todo lo que deba ser cambiado; incluyendo propiciar activamente el proceso de cambio de mentalidad que se requiere en el momento actual ante las nuevas circunstancias y coyunturas que se nos presentan.

Una muestra de lo que puede hacer la burocracia es lo que ha estado sucediendo en algunos nuevos establecimientos comerciales que se han abierto en los últimos tiempos y se surten generosamente, y con el paso del tiempo sus estantes quedan vacíos sin reposición, creando una imagen lastimosa. Personalmente, entiendo las limitaciones que nos plantea el bloqueo, pero lo que no se puede hacer, en mi opinión, es presentar una imagen insostenible para la inauguración que después no se puede mantener, porque eso afecta sensiblemente la credibilidad de las instancias de Gobierno que les corresponda la dirección de esos espacios. En su apertura e inauguración deberían presentarse con una imagen factible que con los días no se deteriore y, de igual manera, mantener una oferta estable en las cafeterías y restaurantes que se están inaugurando porque hay establecimientos que a los pocos días de su inauguración mengua su oferta. Es necesario, en mi criterio, primero controlar que el servicio y/o la mercancía a vender en los nuevos establecimientos se planteen con una racionalidad adecuada a las verdaderas posibilidades que tenemos y que se controle la calidad del servicio en el transcurso del tiempo después de su inauguración.

Por otra parte, me refiero a problemas que bien podrían nublar nuestros entendimientos y ocultar la presencia objetiva y subjetiva de realidades internas negativas y de lo que positivamente realiza el nuevo Gobierno de las generaciones formadas por la Revolución. Estamos, pues, ante un problema binario de acción y reacción que es necesario comprender en su complejidad para enfrentarlo adecuadamente. En este sentido, lo que no se puede hacer es coartar la crítica tal y como lo tratan de hacer los detenidos en el tiempo.
Además, en nuestras específicas circunstancias y coyunturas actuales, considero que conceptualmente es muy importante analizar lo que significan los dogmatismos y los esquematismos en su accionar cotidiano, que casi siempre se ocultan tras los tabúes proclamados y establecidos por las burocracias políticas y económicas de poder; así como también se revisten de un camuflaje ad hoc tras los conservadurismos exacerbados.

Considero que es necesario tener muy en cuenta que el movimiento, como ley básica de la vida, es lo que crea y/o necesita y determina avances, retrocesos, alteridad, pluralidad en la participación, así como en la concurrencia, que son determinantes en su conjunto de una complejidad inherente al concepto sociedad como agrupación humana. Porque, en consecuencia, cuando nos dedicamos a observar a la sociedad, en el modelo que sea, lo primero que se nos presenta es su complejidad intrínseca. No hay sociedades simples en su composición y funcionamiento. Esa es una realidad que los dogmáticos simplistas por excelencia, no pueden cambiar a su gusto por decirlo de una manera más comprensible. Este es un dilema que se les presenta a los dogmáticos en cualquier sociedad y Cuba no es una excepción al respecto.

Aunque en este sentido, considero que no se debe confundir lo que planteo de entrada al respecto, de que Cuba no es una excepción en la estructuración interna de la sociedad y sus componentes esenciales, con ese concepto idílico generalizado propio de algunos dogmáticos que plantean indiscriminadamente sin discernimiento básico a Cuba como excepción de todo lo que sucede negativamente ya sea una entropía o un retroceso, que siempre son posibilidades intrínsecas de una sociedad en movimiento que requieren de chequeos y controles sistemáticos para comprobar su existencia o no existencia. En la sociedad que sea, estas posibilidades positivas, negativas y/o neutras actúan en contrapunteo como fuerzas positivas facilitadoras del cambio en perenne contraposición con las fuerzas retardatarias negativas, ante la pasividad de las fuerzas que optan por mantenerse neutras, pero que muchas veces constituyen una fachada engañosa de las fuerzas verdaderamente retardatarias.

El esquema que intentan generalizar en contraposición de los análisis sociales objetivos que buscan la verdadera realidad para actuar en consecuencia, constituye una edulcorada y artificial imagen que propugnan dogmáticos, conservadores y burócratas en conjunto con otras lacras que se le adicionan, para crear un manto falsamente color de rosa encubridor, que les facilite esconderse de sus verdaderas intenciones dentro de una virtual imagen de avance y progreso social de la que por lo general hacen gala.

Esos elementos retardatarios a que me refiero, en sus esquemas fácticos por lo general se arman de una imagen de perfección que no admite nada que pueda ser crítico, ni tampoco el acercamiento a un pensamiento propio que se aparte de la única posibilidad de pensar que ellos propugnan. Entonces tenemos que al no permitir la existencia de imperfecciones, entropías y problemas a superar se convierten en los aliados principales y más valiosos ya sea que lo sepan o no lo sepan de manera consciente de los dogmatismos, conservadurismos negativos y de los burocratismos que de conjunto actúan detenidos en el tiempo e impiden la solución y rectificación de los problemas subsistentes que se van presentando en el desenvolvimiento de la vida social. No hay mejor agente dañino que el que no sabe que lo es.

Un dilema que recientemente me planteó un amigo que aprecio muy especialmente, en un comentario a mi artículo titulado “Cambiar lo necesario, comenzando por la obsolescencia y el burocratismo. Un análisis filosófico”,1 se refiere al ¿cómo derrotar a la burocracia sin desmontar el aparato que la sustenta?, a lo que diría yo, en realidad, sin desmontar al aparato en que se sustenta por su cuenta riesgo la burocracia como parte esencial de los elementos retardatarios que se oponen al cambio en la sociedad. Este dilema que me plantea mi amigo es demostrativo del concepto básico de la complejidad que posee la sociedad en su conjunto y las problemáticas que la afectan. Porque a la burocracia es imprescindible derrotarla, pero la burocracia se ha insertado de tal manera en el sistema que ha contaminado algunas de sus partes esenciales de servicio a la población, que van a requerir ser cambiadas incluso en sus esencias. El problema a que nos enfrentamos no es el desmonte del sistema y del aparato en que se enquista la burocracia, porque si hacemos eso podríamos lograr uno de los objetivos básicos de los elementos retardatarios de la sociedad en la Cuba de hoy, que sería dañar sensiblemente al socialismo para debilitarlo y facilitar el avance de un capitalismo vergonzante, que nunca podría resolver nuestros problemas esenciales.

En mi criterio, todo debe comenzar por la exigencia sin excepciones de ningún tipo y por el cambio y sustitución de quienes no sean capaces de actuar positivamente en consecuencia y hacer los cambios de pensamiento que son necesarios y que tanto se ha insistido, desde el primer secretario del PCC el General de Ejército Raúl Castro, al presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel. Derrotar a la burocracia, en mi criterio, no es cambio del sistema, es en realidad depuración del sistema para hacerlo más eficiente y más invulnerable.

Para ello comienzo por decir que el camino adoptado por el presidente Miguel Díaz-Canel y su equipo de trabajo, de ir constantemente al pueblo –en especial al pueblo de a pie– para recoger sus anhelos, sus criterios y sus propuestas es lo que realmente si se les tiene en cuenta y se aumenta el civismo en la denuncia de las entropías que se presentan y que dañan a la población. Es lo que a la larga producirá las verdaderas soluciones que necesitamos. Estamos, como ya he expuesto, ante un asunto de gran complejidad cuya solución y enfrentamiento necesita de la participación de todos; no solo del Gobierno, que requiere en primera instancia de la más activa participación directa de la población. Ahí está el camino que con la persistencia por delante nos traerá las soluciones necesarias, que nunca van a ser las que nos caigan del cielo, sino las que nosotros mismos implementemos y pongamos en práctica.

En esto la crítica por la crítica sin propuestas de solución por lo general nunca serían factores de solución, más bien quizá de empeoramiento.

En la Academia observo un ambiente muy positivo de colaboración y propuestas concretas para resolver nuestros problemas esenciales. Las opiniones al respecto y propuestas concretas han sido muchas y variadas con muy buena intención y agudeza. Han devenido en su conjunto un caudal de criterios, análisis y propuestas concretas. En este sentido nuestro presidente Miguel Díaz-Canel en una reunión de trabajo con presidentes de las Asambleas Provinciales y Municipales del Poder Popular de todo el país en marzo del presente año planteó lo esencial de la estrategia que sigue el Gobierno para enfrentar los problemas que se nos están presentando. En síntesis, expresó según lo publicado en Granma por la periodista Vivian Bustamante con fecha 11 de marzo del 2019, lo siguiente que cito textualmente:

[…] En cómo fortalecer la gestión de Gobierno en las provincias y municipios y, a su vez, contribuir al desarrollo de la economía y a la mayor participación ciudadana en las decisiones se centró la intensa jornada cumplida este lunes en una reunión de los presidentes de las Asambleas del Poder Popular de todo el país a esas instancias, encabezada por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Al resumir el encuentro, Díaz-Canel aseguró que el objetivo se enmarca en el propósito de fortalecer la relación de trabajo entre el gobierno central con los territorios, para lo cual se ha diseñado un sistema de trabajo que incluye las visitas a estos.

Puso énfasis en las condiciones que deben existir para tener una administración pública más eficiente, lo cual no solo implica la disponibilidad de recursos materiales, sino de estilos y estructuras de trabajo, de una adecuada política de cuadros con sensibilidad e inquietud revolucionarias, sin burocratismo, con espíritu de colectividad y vinculación permanente con la base. “Entre todos debemos desarrollar un gobierno que trabaje para el pueblo”, subrayó.

Un cuadro que no es sensible no actúa, le molesta que la gente le plantee problemas, dijo, al tiempo que exhortó a trabajar con menos trabas y burocracia, y por seguir priorizando la atención a la población.

Hay que buscar una acción de gobierno más transparente para la población, que sepa qué estamos haciendo, hacia dónde van las prioridades, que están en función del desarrollo y de sus necesidades. Eso resulta garantía de la participación de la gente en la toma de decisiones, abundó.

En su intervención, recalcó aspectos de la situación internacional con una ofensiva colonizadora neoliberal, la manipulación mediática, la proliferación de las fake news, el incremento de la confrontación y el hostigamiento de Estados Unidos hacia naciones de la región, entre ellas Cuba, contra la cual está latente la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton.

Por eso retomó las tres prioridades en la gestión del gobierno expuestas hace varios meses por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, quien colocó a la preparación para la defensa y la economía con el mismo nivel de prioridad.

[…] resaltó que la batalla económica sigue siendo la tarea fundamental, la más compleja y de la que más espera la gente, y para cumplirla hay que reforzar estructuras y medios de gestión y el apoyo de especialistas de las ciencias económicas […]
Por su parte, el destacado intelectual cubano Esteban Morales Domínguez, a quien aprecio y respeto, en un extenso artículo titulado “El misterio de la Santísima Trinidad: corrupción, burocratismo, contrarrevolución”, publicado en 2010 y que por lo extenso no me es posible citarlo completamente, expone cómo derrocar la burocracia sin desmontar el aparato que la sustenta:

“¿Cómo combatir a la corrupción?

Me atrevería modestamente a sugerir, que hay que declararle la guerra campal a la corrupción, con todas las fuerzas revolucionarias organizadas, discutiendo y actuando. Crear una situación en que los corruptos sepan que no van a tener cuartel, que cualquiera los puede denunciar y que los tribunales van a funcionar rápido y que le darán cuenta al pueblo de su actuación diaria. Que las denuncias pueden ser anónimas, aunque ello se pueda prestar para dirimir cuestiones personales. No importa, más adelante eso se arregla.

No debemos temerle a que se afecte la unidad, ¿qué unidad? Sí, en definitiva, la corrupción es un parteaguas clasista, los que queden de su lado son enemigos del socialismo y de los trabajadores. La unidad con ese tipo de gente, aunque algunos simulen y se digan revolucionarios, no es posible. Por muy cerca que estén al lado de la Revolución, por mucho que se esfuercen en parecer revolucionarios, los corruptos están del lado enemigo, no pertenecen a nuestras filas. No se puede en eso, perder el espíritu de clase. Porque cuando se pierde el espíritu de clase se pierde todo.

En realidad, por otro lado, no tiene mucho sentido hablar de corrupción si aunque sea no mencionamos al burocratismo. Ese mal que es su hermano gemelo y que tiende a darle cobertura. Según dice el Cro. Jorge G. Barata y yo lo comparto, siempre que se le pregunte a la burocracia ¿cómo combatir la corrupción? Dirá que con más controles, papeles, modelos e inspecciones. Esos no son más que simples instrumentos de trabajo, pero no la esencia del problema que se afronta con la corrupción.

La corrupción no es un problema administrativo, ni solo de modelos o controles, la corrupción es, en primer lugar, un problema político y como tal, en principio, se le debe atacar. No es el aparato burocrático, por muy eficiente que pueda parecer, el que primero nos va a defender de la corrupción, sino la acción directa del Partido. No es el aparato burocrático, porque en ningún lugar ha logrado acabar con la corrupción. Nosotros tenemos algo más poderoso, el Partido […]

Lo más importante del Partido es su militancia, no los órganos de dirección a ningún nivel. Esa deformación costó muy caro en la URSS. Al final, no pocos directores de conglomerados industriales aparecieron como propietarios privados de lo mismo que dirigían y no pocos dirigentes del Partido pasaron a formar parte de los nuevos ricos. La militancia, encerrada como un “rebaño” dentro de sus núcleos, no pudieron hacer nada para impedirlo. ¿Acaso pensamos que a nosotros en Cuba no podría ocurrirnos lo mismo?

El enemigo, todo lo contrario, quisiera que los verdaderos revolucionarios no se percatasen de lo grave que es ese problema y cualquier problema. En realidad, el enemigo debe saber que en Cuba conocemos a fondo la gravedad del asunto y que estamos actuando con todas las fuerzas en su contra. Como hicimos cuando lo del narcotráfico, repito. Lo cual quedó exhaustivamente reflejado en materiales escritos.

Y para eso, además de tener el Partido y las organizaciones, contamos también con un ejército de intelectuales revolucionarios y preparados, a los que debemos siempre mantener lo más informados posible, para que estén en condiciones de reaccionar a tiempo y de manera eficiente […].

Julio 10 del 2010.

http://estebanmoralesdominguez.blogspot.com/2010/07/el-misterio-de-la-santisima-trinidad.html

Para culminar este capítulo, quiero decir que en el transcurso de su elaboración, en el sitio digital de la Presidencia de la República, se ha planteado una información que en mi criterio es una medida de largo alcance para los objetivos dirigidos a derrotar la burocracia que saludo con esperanzas muy sentidas. Cito textual:

Presidencia Cuba

@PresidenciaCuba

#PensarComoPaís – El Sitio de la Presidencia de #Cuba, dentro de su Sección “Somos Cuba”, ha habilitado una página para que cada cubano tenga la posibilidad de aportar su visión de país y de cómo construirlo entre todos. En 280 caracteres esperamos tu aporte. #VamosPorMás

0:53 / 0:55

0:02 5:42 p. m. · 30 ago. 2019·Twitter Web App 103 Me gusta

Así lo pienso y así lo expreso, en mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Continuará.

Finalmente, les reitero mi correo electrónico con el propósito de que puedan trasmitirme dudas, criterios, opiniones y preguntas: fsmederos@gmail.com

Notas

1 Unicornio de POR ESTO, domingo 18 de agosto de 2019 https://www.poresto.net/2019/08/25/cambiar-lo-necesario-comenzando-por-la-obsolescencia-y-el-burocratismo-un-analisis-filosofico/

Publicado en UNICORNIO de Por Esto! y en la sección de Especiales del periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México el domingo 8 de septiembre del 2019.

https://www.poresto.net/2019/09/08/los-esquemas-y-la-incapacidad-de-las-burocracias-horadan-y-danan-cualquier-sistema-por-justo-que-sea/

 

 

Compartir

  1  Comentarios

  • Sonnia Moro
    11 Sep, 2019

    Los esquemas y la incapacidad de las burocracias horadan y dañan cualquier sistema por justo que sea

    Querido Sautié, espero que te hayas mejorado. Gracias por tu envío que recibí sin problemas . A tu inteligente y transparente texto desearía añadir un comentario con nombre y apellido.  La tienda Amistad , próxima  al Cementerio  Chino en el Nuevo Vedado, recientemente reinaugurada, tiene en su segundo piso una de las conocidas por Agua y Jabón, con precios casi siempre  prohibidos para la gente de  a pie; es amplia y con relativa  afluencia de público.   En los bajos, en un  área mucho menor, está la parte de alimentos , ´cárnicos, conservas, bebidas etc.  y ¡muchas chucherías!. El sistema de abastecimiento, en un lugar tan pequeño es con los  denominados palets, que en ocasiones  están horas en los pocos y pequeños pasillos, interrumpen el flujo de los clientes para comprar. El público sabe que allí viene  lo que necesitan porque  , todo muy bonito, viene con  las listas por orden alfabético de su contenido.  El problema es que , por desorganización , desidia,  falta de personal, o causa desconocida,  lo mismo  tras un tiempo prudencial salen a venta o están ahí, a veces  de un día para otro,, , interrumpiendo el paso,. Es decir, preguntas: si ahí está tu puré de tomate, desparecido  al menos en El Vedado. ,”regrese en par de horas” te informan,. Regresas , ahí sigue el palet sin distribuir en los anaqueles, o  ¡sorpresa! el consabido, ya lo vendimos  todo.   Ese sistema, que en una tienda como Galerías Paseo o Carlos tercero debiera funcionar, en esa pequeña área es inconcebible o no lo han sabido organizar.. ¿Explicaciones?’ No tengo, pero me dicen  sus trabajadores que el problema es que los almacenes  centrales no dan abasto y hay que hacerlo así.  Entonces ¿Desabastecimiento o locura? No comment. Un abrazo Sonnia.

    De paso añado que el puré de tomate en M. N es una vergüenza. Compré una lata  en el Ten Cent del Vedado, la abrí allí mismo, y la devolví.  Eso sí, me reintegraron  el dinero. En esas cosas yo sigo siendo la que conociste. Pero cuantos infelices lo llevaron para su casa, y había latas de 50 y 110 pesos.  Las latas “serias” de Ceballos y similares, están desaparecidas. Lo mismo sucede con el café en divisas, a veces ni olor a café tienen. ¿Dónde están los controles de calidad?  Eso es sencillamente robar.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.