Web de Félix Sautié Mederos

Por un periodismo Auténtico.

PONENCIA DE FÉLIX SAUTIÉ MEDEROS.

 

MI TESTIMONIO MUY PERSONAL

 

En mi anterior participación en el pasado mes de marzo del 2018 en este seminario que ha estado convocado Por Esto!  con similar tema, expresé un recuento histórico del ejercicio revolucionario del periodismo en Cuba en los 150 años de luchas por nuestra identidad nacional e independencia en contra de los poderes fácticos de un imperialismo decadente de distinto y similar signo ya sea de España o del Norte Revuelto y Brutal que nos desprecia. Confieso  que perfectamente podría repetir mi intervención que versó al respecto del uso del periodismo en la Revolución cubana desde EL HABANERO fundado por Félix Varela a la altura de 1812 , precisamente en el año 1824 con el objetivo expreso de crear conciencia a favor de la independencia de Cuba y en contra del autonomismo que algunos planteaban en la época,  después de haberlo intentado infructuosamente él mismo en las Cortes de Cádiz de 1812 con una propuesta de un proyecto de autonomista muy avanzado para su época que fuera cruentamente rechazado por los peninsulares. Posteriormente EL CUBANO LIBRE fundado por Carlos Manuel de Céspedes el 17 de octubre de 1868 con ese nombre a propuesta del poeta y combatiente Joaquín Palma; con sus posteriores etapas la segunda durante la Guerra de los Diez Años y la tercera y definitiva refundado por el Che en la Sierra Maestra insurrecta  con Fidel a la cabeza, en que Che le dio vida nuevamente  a El Cubano Libre en una tercera y definitiva etapa, presentado con un editorial escrito por el propio Che en  octubre de 1957, en el sitio serrano conocido como El Hombrito,   en el que expresó concretamente que: “Cuando nuestra Patria estaba en los albores de su existencia como nación independiente, surgió de la manigua la voz magnífica del periódico mambí. Su título era una profesión de fe en el futuro: EL CUBANO LIBRE. ¿Y qué mejor lema para este momento angustiado de nuestra historia? Por eso cuadra una vez más el nombre elegido y desde la manigua redentora se oye la voz que llama a vencer o morir: EL CUBANO LIBRE”.

 

Por otra parte, debo decir que nuestro Apóstol José Martí fundó el periódico Patria el 14 de marzo de 1892 en Nueva York, actualmente día de la Prensa cubana, con el objetivo de “juntar y amar, y para vivir en la pasión de la verdad”. Solo quiero recordar además a Radio Rebelde en la Sierra Maestra también fundada por el Che Guevara, así como a las publicaciones clandestinas del viejo Partido Comunista, Partido Socialista Popular, PSP, “Carta Semanal” y la “Revista Mella” de la Juventud Socialista de la cual fui su último Director en  la Revolución Triunfante, así como incluso del uso que en época de la República alcanzada en los primeros años del Siglo XX del periodismo como Arma de la Revolución que desarrolló  el ejemplar Pablo de la Torriente Brau y otros líderes de la época; pero quiero terminar para no cansarlos con Fidel periodista y comunicador por excelencia, de Fidel podemos decir que como nadie hizo uso de la radio y de la televisión para la ilustración revolucionaria del pueblo.

 

Vengo pues junto con otros compañeros queridos también combatientes históricos, con especial emoción por haber sido un modesto partícipe directo en esta cadena periodística que ha dado vida y que defiende a nuestra Revolución Cubana, a expresar mi ponencia con el título y contenido de MI TESTIMONIO MUY PERSONAL  por haber sido el último director del Semanario Mella en época de la Revolución Triunfante, así como  del periódico Juventud Rebelde su genuino continuador, de El Caimán Barbudo publicación de la juventud intelectual cubana revolucionaria y del periódico El Bayardo de la Columna Juvenil del Centenario en el Camagüey en tiempos de la batalla por los Diez Millones de Toneladas de azúcar en los años 70 y posteriormente fundador de la Editorial José Martí de publicaciones extranjeras creada en los 80 como editorial de combate en defensa de la Revolución en las lenguas extrajeras por orientaciones del inolvidable Armando Hart de quien me considero un discípulo que nunca podrá olvidar a su maestro fidelista. Mientras que en esta última etapa de mi peregrinaje terrenal la estoy culminando desde el año 2008 a la fecha con el orgullo de ser un colaborador sistemático y permanente del periódico Por Esto! que fundó y dirige magistralmente Don Mario Menéndez maestro de periodistas de quien he aprendido mucho en mi vida revolucionaria; especialmente de su rebeldía, responsabilidad revolucionaria y su amor por el Che , quien se encuentra en el panteón civil de mis deidades humanas junto con Fidel que es Fidel con la inspiración final y definitiva en la que quiero culminar mi vida cuando me toque con la condición de que PERIODISTA SOY, no puedo negarlo, título de un libro de memorias que algún día se publicará

 

En consecuencia, para mí específicamente el periodismo como escudo y arma de la Revolución, para construirla y defenderla hasta con las uñas en esta época de amenazas y agresiones del Imperialismo revuelto y Brutal que actualmente encabeza Mr. Donald Trump.

 

Desde el punto de vista ético revolucionario,

 

El legado de Fidel sobre lo que es Revolución, constituye un concepto magistral en mi criterio por encima de errores y deficiencias manifestadas en el proceso revolucionario cubano que él impulsó decididamente durante toda su vida. Una expresión concreta  de lo que debe ser una revolución de utopía y realidades: “Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo.”

 

 

Mi paradigma socio político del cual parto  actualmente  en lo referido a la interacción de periodismo y Revolución se encamina hacia los  objetivos de :Crear, desarrollar y defender una República socialista democrática de derecho, transparente, de justicia social, próspera, sostenible, con igualdad de oportunidades, donde la participación y la creatividad sean potenciadas al máximo posible en la que quepamos todos a partir de una concepción socio política fundamentada en un Socialismo Próspero, Sustentable Participativo y Democrático que sea factible y sustentable con todos y para el bien de todos como la soñara José Martí. Todo lo cual es expresa fielmente en la nueva Constitución de la República recientemente aprobada por nuestro pueblo en Referendo el 24 de febrero del presente año.

 

 

 

Muchas gracias y les pido disculpas por el desbordamiento de mis sentimientos, porque cuando tengo que hablar de PERIODISMO Y REVOLUCIÓN no puedo apartarme de lo que ha sido y es mi vida y mis experiencias hasta el final.

 

NOTA

También quiero aclarar que ejerzo el periodismo en primera persona del singular porque estilísticamente soy un seguidor del yo teresiano tal y como se expresaba Santa Teresa de Ávila, la doctora Angélica del Siglo de Oro de la Literatura Española, del cual confieso que me he apropiado no solo como influencia literaria, sino que  principalmente también por convicción propia de que muchas veces para ocultar dentro de los demás pretendidamente incluidos: no buenas intenciones y oportunismos circunstanciales que rechazo y detesto profundamente.

 

Y en lo referido a la definición de lo que es el yo teresiano, cito textual al eminente crítico español Martín Alonso quien escribió que: “La firmeza del Yo teresiano reside precisamente en dos virtudes compañeras de viaje en su ‘Camino de Perfección’ (2): el amor y la humildad. El yo teresiano tiene el sello de las confesiones sinceras y el amor inflamado de las comunicaciones divinas. Ese yo carmelitano es el sujeto narrativo y autobiográfico de unas andanzas sin fatiga por mesones, caminos y conventos, dama andante de un ideal a lo divino, en la reforma religiosa.” (1)

 

Así lo expreso y así lo pienso en mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

 

(Fin)

 

  1. Las Fundaciones. Las Moradas. Santa Teresa de Jesús. Biblioteca E-D.A.F. 60. Madrid 1966.

 

Publicado en el periódico Por Esto!, sección de Opinión, de Mérida, Yucatán, México el jueves 21 de marzo del 2019.

 

https://www.poresto.net/2019/03/21/por-un-periodismo-autentico-2019/

 

 

 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.