Web de Félix Sautié Mederos

RESPUESTA NECESARIA

´

Apreciado y respetado amigo Vascós, aprecio muy especial y sentidamente tu mensaje al respecto de mi artículo titulado “Convergencias y coincidencias entre el cristianismo y el marxismo” ( http://felixsautie.com/articulos.php?lep-502-convergencias-y-coincidencias-entre-el-cristianismo-y-el-marxismo); y quiero expresarte que me ha hecho sentir la necesidad de una explicación que realmente considero necesaria. En consecuencia, te agradezco sentidamente tu gentileza y el contenido muy profundo en mi criterio de lo que me expresas en tu mensaje.

En síntesis, debo decir sobre el particular, que en el año 1957 yo estudiaba en Los Maristas de la Víbora, allí era el Presidente del Grupo de base de la Juventud Estudiantil Católica (JEC). La JEC era una organización juvenil de la Acción Católica cubana que funcionaba con el concepto de militancia activa. Además, era miembro del Secretariado de la JEC en la Archidiócesis de La Habana y tenía el cargo de Secretario Nacional de la JEC en Cuba. Con esas responsabilidades fue que llegó el día de la Matanzas de Humboldt 7. Sucedió entonces que Ricardo Alarcón en aquella época dirigente del Frente Estudiantil Nacional del M-26-7, me envió una pregunta cuya respuesta mía cambió totalmente mi vida porque condené aquel crimen públicamente y llamé a la Huelga de los colegios católicos en La Habana, que fue mi primer acto revolucionario. De aspirante a fraile que era entonces en espera de la mayoría de edad de 21 años en aquella época, así como de terminar el bachillerato para profesar en la Orden de Predicadores, los dominicos de San Juan de Letrán en el Vedado habanero, que me implicaba marchar a Burgos España para mis estudios. Sucedió que me quedé en Cuba, fui conminado a renunciar a mis cargos católicos y comenzó mi vida en el movimiento revolucionario (M267) como un simple luchador de base. Esta es la fundamentación histórica de lo que testimonio en el artículo que leíste.

Mi historia revolucionaria en el Partido y en la UJC en donde desde las ORIs a la fecha en que me enviaron a la dirección nacional de la UJC como militante joven del Partido junto con Roberto Ogando, Miguel Martín y otros, he ocupado múltiples responsabilidades, es pública mi origen y concepción cristiana.  Lo que es más reciente; y por tanto más conocido. Debo decirte que desde hace mucho tiempo soy el único ex dirigente de la Acción Católica juvenil que ha ocupado responsabilidades en cargos políticos militantes en la Revolución cubana, de lo cual estoy muy orgulloso. En el año 1962 fui de los que en su base plantó y desafió el sectarismo de viejos militantes de Aníbal Escalante. que evolucionó más tarde en lo que se conoce como la microfracción lo que explico en mi artículo y en algunos de mis libros publicados. Armando Hart y Jaime Crombet de quienes fui subordinado mucho tiempo, e incluso, Jorge Felipe Carneado en su accionar como responsable de atención a la Religión a quien en ocasiones pude asesorar, nunca manifestaron prejuicios ni exclusiones de mi condición de cristiano; así como quienes siempre han trabajado en mi entorno han estado conscientes de ello. No obstante, hay burócratas que no me entienden y me excluyen en lo que les es posible ¿¿??  Desde entonces a la fecha soy militante del Partido. Incluso formé parte de los tríos de construcción del PURSC mediante las asambleas de trabajadores ejemplares. Estoy activo todavía por encima de mis limitaciones físicas pues apenas camino y sufro de muchos síntomas de una diabetes avanzada. Soy insulino-dependiente. Tengo la categoría de Fundador del PCC y entrego a la Revolución todas las energías que me quedan que ya no son muchas, aunque lucho denodadamente contra mi enfermedad para que por mí no quede. En esta dirección considero que lo primero es reconocerla públicamente sin prejuicio de ningún tipo, tal y como me ha planteado el médico mío de muchos años.  Los burócratas siempre han pujado por excluirme y por anularme, pero yo he seguido adelante y espero hacerlo hasta que me llegue la hora de marcharme definitivamente de este mundo, que cada día la siento más cerca; y eso ha determinado el ritmo de reconocimiento de su cercanía en mis artículos de testimonio que publico.

Además de Licenciado en Ciencias sociales, soy Licenciado en Estudios Bíblicos y Teológicos (Teólogo Laico) y durante casi 10 años fui profesor de Ética Cristiana y de Cooperación al Desarrollo, tengo dos libros escritos con el contenido que son las bases de esos dos cursos en el desaparecido Instituto Superior de Estudios Bíblicos y Teológicos, ISEBIT que funcionó en la Catedral Episcopal de la Santísima Trinidad en el Vedado habanero. Mientras pude viajar con regularidad a España fui miembro correspondiente de la Asociación de Teólogos Laicos católicos de España con obra publicada; ya no puedo físicamente ir como antes. Ello implica sillas de ruedas y otros trastes. Estoy adscripto a la Teología de la Liberación. Pensar con pensamiento propio, lo que he hecho siguiendo lo que Fidel un día nos planteó, me ha llenado de arañazos y rasguños, pero no me arrepiento de ello. Tengo 8 libros publicados en España y tres inéditos en que me explico mejor y quizás ya no pueda publicarlos en vida: PERIODISTA SOY, no puedo negarlo; MILITANTE SOY, no puedo negarlo; CRISTIANO SOY, no puedo negarlo. La serie de artículos LA ESPIRITUALIDAD PROHIBIDA, que publico dominicalmente en el Suplemento de Ciencia y Cultura UNICORNIO de Por Esto!  desde del 2008 a la fecha, con el exergo base DE LO QUE HE VISTO, DE LO QUE HE VIVIDO, DE LO QUE PIENSO Y CREO, LEP, constituyen unas memorias sui géneris publicadas por entregas. El capítulo a que te refieres es el capítulo 502.

Mis respetos y mi agradecimiento,

Félix Sautié Mederos.

P.d. Quizás publique esta NOTA en mi página web: “felixsautie.com”; en la sección Mi Columna Polémica.

 

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.