Web de Félix Sautié Mederos

UN DEBER MORAL AL QUE NO RENUNCIARÉ.

La Iglesia Católica atraviesa un momento crítico y los ataques a Francisco son un intento de acabar con él y desarticular sus esfuerzos renovadores.

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, hay circunstancias que se  presentan de manera intempestivas y nos rompen con cualquier planificación que nos hayamos propuesto. Eso nos sucede con cierta frecuencia a quienes pretendemos desempeñarnos como cronistas de nuestra época; y es el caso que quiero exponer en esta crónica porque en medio de un plan que me he propuesto para escribirles  al respecto del debate en la Cuba del momento por parte de la población del Proyecto de Constitución de la República que ya ha trascendido su cuarta semana, me encuentro que en la Iglesia Católica universal y valga la redundancia del término porque católica quiere decir universal, se ha agudizado la crisis de las ya conocidas lacras de los pederastas encubiertos con una nueva denuncia ahora en los Estados Unidos.

Francisco desde los inicios de su pontificado se ha enfrentado a estos males y a otros no menos execrables y está trabajando ingentemente en la ejecución de una amplia reforma comenzando por la burocracia que existe en la curia vaticana, proclamando además el ideal evangélico de hacer un Iglesia pobre para los pobres.

Resulta que estos esfuerzos de Francisco que por demás ha atacado rudamente a los pederastas encubiertos con medidas concretas y ha declarado de crimen horrible sus nefastos pecados, se ha reunido con las víctimas, les ha pedido perdón, ha apoyado que se indemnicen , ha sustituido obispos, sacerdotes  e incluso cardenales, ha propiciado que la justicia tome medidas legales, y ahora contradictoriamente se ha intensificado el ataque contra su Pontificado con inusitada fuerza por una corriente “rigorista” que representa a una extrema derecha eclesiástica que se opone a sus reformas, que  está orquestando una campaña para pedirle la renuncia precisamente al Papa que está actuando en la práctica concreta contra estos graves problemas. Estos denominados rigoristas son los mismos en la época actual de quienes por  Jesús fueron catalogados como “raza de víboras y sepulcros blanqueados”.

Francisco ha declarado que no les va a responder y continúa con su obra concreta, pero los que somos creyentes y estamos de acuerdo con sus reformas considero que sí moralmente tenemos que responderles y apoyar a Francisco, porque su liquidación podría ser un daño irreversible para la verdad, para la justicia y para la Iglesia que se sumaría con esa fuerza más a la ofensiva de la derecha internacional que actualmente aparece por todas las latitudes en el mundo que nos ha tocado vivir.

Como solución básica, Francisco ha atacado con fuerza al clericalismo que durante siglos ha desvirtuado a la Iglesia de Jesús y ha proclamado la necesidad del ascenso de los laicos en el desarrollo y la conducción de la Iglesia a partir del Evangelio, que algunos tratan de manipular al servicio de sus intereses de clase, porque cuando se lee el Evangelio sin falsas interpretaciones incluso literalistas, ni omisiones, por ninguna parte aparecen el estímulo a la opulencia, el afán desmedido por las riquezas y el ocultamiento de la verdad, así como la manipulación de la doctrina en favor de mezquinos intereses personales, antes por el contrario a todo lo largo del texto aparecen las denuncias de Jesús a estas lacras humanas que ya en su tiempo se manifestaban en las cúpulas religiosas.

En el Evangelio de Marcos Capítulo 7, versículos 15 y l6 se plantea algo muy directo al respecto de estos “rigoristas” que quieren  liquidar a Francisco: “Guardaos de los falsos profetas que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis...”

Precisamente contra esos falsos profetas que tanto daño le hacen a  los pobres de la tierra y especialmente a los más desvalidos es un deber moral manifestarse denunciarlos y rechazarlos, que se ha puesto al orden del día en apoyo a Francisco y a su obra renovadora, al que no voy a renunciar y alzo mi voz desde mi Rincón de Centro Habana en la Cuba revolucionaria.

Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado el martes 18 de septiembre del 2018, en la Sección de Opinión del periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán , México

http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=677639

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.