Web de Félix Sautié Mederos

Un tornado inusitado azotó a La Habana

Cuando las emociones ante los ejemplos provocan lágrimas…

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, un tornado inesperado   con vientos de 300 km por hora inusitadamente ha asaltado a algunos barrios de La Habana, dejando tras de sí un rastro de destrucción y dolor que sorprendió a los habaneros que esperábamos un frente frío y una onda tropical como las que otras veces cruzan por nuestros territorios, pero nunca que  dentro de la misma onda  o acompañándola se pudiera aparecer un tornado de tales proporciones que  en muchos años no ha había rondado por nuestras latitudes. Que yo recuerde en mis 80 años de vida no tengo en la memoria un enveto meteorológico de similares proporciones, magnitudes y características que haya azotado a nuestra Habana Maravilla que suspira en el año 500 de su fundación. Hemos vivido pues una de las consecuencias del cambio climático que el Presidente Donald Trump se empeña en negar mientras que amenaza con la guerra y los muros a diestra y siniestra.

Y quizás también podría decir a partir de aquel viejo refrán que dice “piensa mal y acertarás”, que el posible origen de tan extraño e inusitado fenómeno pudiera ser el resultado criminal del denominado “Proyecto HAARP” de los Estados Unidos que desde hace años se lleva a cabo en el territorio de Alaska para controlar el clima. HAARP significa “High Frecuency Advancced Auroral Research Project”. No lo considero descartable, ni mucho menos una suposición sacada de mi imaginación. Vivimos días en los que Mr. Trump acompañado por un conjunto de seguidores y gobiernos lacayos ha complicado seriamente con la imposición de un Presidente autoproclamado que nadie eligió y las amenazas de guerra contra Venezuela que pueden crear una gran desestabilización incontrolable en toda nuestra área geográfica y Latinoamérica en general trayendo dolores, muertes y angustias a nuestros pueblos, en lo que Trump y sus supremacistas blancos son especialistas.

En estas circunstancias desde la Habana agredida, por ese Tornado inusitado que en poco tiempo creó destrucción, heridos y muertes ( 3 muertos y más de 170  heridos) en varios de nuestros   barrios capitalinos, se ha lanzado nuevamente al mundo un mensaje de unidad monolítica y solidaridad fraternal sin límites entre los cubanos de erguirse sobre el dolor   y erigir una muralla de acciones humanas heroicas y espontáneas de enfrentamiento a la adversidad que el pueblo y sus dirigentes realizaron sin que mediaran convocatorias innecesarias. Además, se puede calificar que han generado emociones que provocan lágrimas como bien se ha señalado ante los heroísmos de un pueblo aguerrido, que siempre está listo para darle el frente a cualquier adversidad y agresión que se le interponga. Este es un mensaje concreto que se originó por la respuesta decidida e inmediata de los habaneros frente al tornado que azotó a La Habana Maravilla junto con una ola de apoyo que se ha estado manifestando hacia el hermano pueblo de Venezuela en sus actuales circunstancias, del cual los imperialistas agresores deberían tomar nota. Los cubanos no le tenemos miedo a ninguna a ninguna adversidad, provocación ni agresión y vamos responder todos unidos sin que medie ninguna duda.

Finalmente de nuevo reitero el planteamiento de que los tengan oídos para oír y ojos para ver: ¡Oigan y vean!

Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular

Publicado en el periódico Por Esto!,Sección de opinión de Mérida, Yucatán , México el martes 29  de enero del  2019.

http://www.poresto.net/2019/01/29/un-tornado-inusitado-azoto-a-la-habana/

Compartir

  0  Comentarios

  Aún no se ha agregado ningún comentario.

  Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.