Hoy es 22 deNoviembre de2017

Blog de Félix Sautié Mederos

Por un socialismo participativo y democrático (SPD)

Usted está aquí: Secciones Artículos de actualidad Artículos teóricos SPD Boletín digital SPD No.180
10 Dic 15
Escrito por 

Boletín digital SPD No.180

No.180 (30/año 7). La Habana, 10-diciembre-2015

"Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista".
 Art. 53 de la Constitución.

Boletín por un socialismo participativo y democrático.
Artículos, notas, reseñas, publicaciones de interés.
Los autores son los responsables de sus escritos.
Reenvíe este boletín a todos los que estime conveniente.
Se autoriza la reproducción total o parcial en cualquier soporte.
Recopilación de Pedro Campos.
Se agradece críticas, comentarios, sugerencias y opiniones sobre forma/contenido
El boletín SPD se puede encontrar en el sitio www.felixsautie.com y en el blog Primero Cuba

Índice

El adviento 2015 con exclusiones y prohibiciones
Por Félix Sautié Mederos. 

En lugar de ir hacia atrás hay que avanzar en la democratización
Por Pedro Campos  5 de diciembre de 2015

¿Cuál izquierda”?
Por Orlando Ocaña Díaz

FILOSOFIA PRESENTE
Por Félix Guerra

Contenido

El adviento 2015 con exclusiones y prohibiciones
Por Félix Sautié Mederos. 

Por fin ya estamos transitando por el Adviento del 2015. Contradictoriamente con mucho calor no correspondiente con esta época del año en el Hemisferio Norte; pero además lo entorpecen algunas situaciones internas que poco tienen que ver con los cambios y la actualización del Sistema que se proclama al objeto de alcanzar un Socialismo Próspero y Sostenible. Me refiero a que precisamente en esta temporada que debería ser de esperanzas, recuentos y alegrías, se ha regresado nuevamente a medidas de prohibiciones e incluso de exclusiones que parecía que ya no iban a volver; y a los médicos se le ha restituido la práctica de tener que solicitar un permiso de salida para poder viajar al extranjero, dejándolos en un estatus inferior al resto de la ciudadanía que ya no tiene que tramitar ese permiso para viajar libremente.

Testimonio en La Habana, estas situaciones en medio del poco entusiasmo e incluso la poca alegría con que asumen actualmente estas etapas navideñas de paz y alegrías familiares. No se ve el ajetreo ni los preparativos propios de estas épocas, que incluso poco a poco se habían estado recuperando. Todo se desenvuelve en un ambiente existencial de estancamiento y hastío, que es estimulado además por las noticias  referidas a las situaciones que están atravesando varios miles de cubanos que han viajado al exterior a partir de las nuevas posibilidades de hacerlo legalmente; y que se encuentran varados en Costa Rica, en medio de sus intentos de llegar a los Estados Unidos. Quiero decir que comprendo que si bien esta situación muy especial tiene que ver con la denominada Ley de “Ajuste Cubano” de los Estados Unidos, lo que no niego para nada, también considero imprescindible que se busquen adentro las causas internas de los motivos que impulsan a muchos cubanos a emigrar de su propio país. No tan solo hacia Estados Unidos en donde esta ley de marras se lo facilita, porque cubanos emigrados se encuentran en diversos países del mundo en estas épocas ya sea en España, Canadá y en las más disimiles latitudes. Es algo que el más elemental de los análisis lo puede encontrar en cifras concretas, que por demás no se cuentan oficialmente para explicar el galopante decrecimiento poblacional que se está produciendo y que nos calificará como uno de los países más envejecidos de América y del mundo en unos años.

Al calor de estas situaciones se ha planteado también el problema del éxodo de médicos, que realmente es un asunto dañino para el desarrollo de la Salud del pueblo, sin tener en cuenta los que cumplen misiones oficiales en el exterior, ni las causas internas que impulsa que se marchen definitivamente, porque todos los médicos no pueden estar tan faltos de conciencia como para querer emigrar de donde han nacido sin razón alguna de manera festinada, en donde se han formado y se encuentran sus raíces y sus familias. Algo está realmente sucediendo que en mi opinión personal,  no se va a resolver para nada con nuevas prohibiciones y exclusiones onerosas que los ubica en un estado social por debajo de los profesionales que no son médicos y del pueblo en general. Este es un asunto que no se resolverá con palabras grandilocuentes ni con manifiestos de alabanza. Este un asunto que tampoco se puede resolver con prohibiciones onerosas que se asemejan al dicho popular que plantea arreglar la radio cuando se silencia a puñetazos.

Los médicos son personas muy ilustres y abnegadas,  dado su muy humanitaria función y como tal hay que considerarlos y atenderlos, con estímulos y hechos concretos.  En este sentido entiendo que no se puede continuar con las prácticas burocráticas que muchos consideramos erróneas sin que sean cuestionadas con efectividad concreta. Realmente hay que abrir en la sociedad el diálogo y el debate, incluso por sectores así como en general; porque todo no se puede dejar en manos y a la decisión centralizada de las cúpulas de la sociedad sin que exista un procedimiento previo de consulta, análisis y/o retroalimentación.

Tampoco se puede continuar con solo la difusión de las opiniones apologéticas sin tener en cuenta las opiniones diferentes muchas veces  mayoritarias ni incluso la de determinados sectores en caso que les concierna hacerlo, cómo es este sector de la medicina.

El horno no está para panecitos y el hastío es evidente; hay que ir a las bases, ver cómo están viviendo las personas, hurgar en sus sentimientos y anhelos. Proyectar entusiasmo con medidas concretas efectivas crear un clima inclusivo que se aleje de los pesimismos. Elevar la verdadera participación ciudadana. Abrir sin cortapisas las posibilidades de la economía que son muchas, para que los jóvenes puedan acceder  esas  posibilidades de participación y de trabajo, que realmente los entusiasme por el futuro del país. Si ello no se hace, en mi opinión, cada vez más continuaremos bordeando el precipicio y serán más los que se decidan a emigrar. Me refiero a algo que las cúpulas de la sociedad que tienen poder real para los cambios, deben acabar de comprender y tienen que proyectarlo con medidas concretas de posibilidades, sin que la única práctica al uso sean las prohibiciones y las exclusiones. No tenerlo en cuenta y no hacerlo, ya varias veces ha provocado multitudinarias salidas e intentos de salidas, que no deberían continuar manifestándose, porque desangran el país. Cuando  son muchos los que se marchan; por lo general la mayoría de ellos son personas que por su edad se encuentran en los estados fértiles de la vida y de la reproducción, lo que determina una mayor espiral de envejecimiento poblacional.

Así lo pienso y así lo manifiesto con mis respetos por la opinión diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en el periódico  Por Esto! de Mérida , Yucatán , México, el lunes 7 de diciembre del 2015.
http://www.poresto.net/ver_nota.php?zona=yucatan&idSeccion=22&idTitulo=445118

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

En lugar de ir hacia atrás hay que avanzar en la democratización
Por Pedro Campos  5 de diciembre de 2015

Parecía que el gobierno cubano había entrado en una etapa diferente, desde que Raúl Castro había asumido la Presidencia, iniciando un proceso de actualización del modelo de socialismo cubano y llamando a la unidad en la diversidad.

Sin que se hicieran cambios de calado en el modelo, en la Presidencia del menor de los Castro se tomaron algunas medidas que abrieron nuevos espacios de vida a los cubanos (eliminación de la escuela al campo, más apertura al cuentapropismo y el cooperativismo, apertura del turismo a los nacionales, telefonía celular, algo de internet, nueva ley migratoria y otras) y se aprobaron nuevos lineamientos para el Partido que apuntaban a una diversificación de las formas de producción “no estatales”.

Raúl llamó a la gente a participar, a dar sus opiniones, sin importar las discrepancias sobre los lineamientos del VI Congreso.

Y, trascendente, se inició un proceso de normalización de relaciones con EEUU que llegó al restablecimiento de relaciones diplomáticas. EEUU no sería más el enemigo sino el país vecino con el que queríamos colaboración, intercambio y relaciones amistosas.

Sin embargo, ahora, el Presidente de la UNEAC, Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, a propósito de una discusión en el ICAIC sobre una obra de teatro  del realizador Carlos Cremata, en la que estaban algunos periodistas y figuras independientes, declara que los espacios de los intelectuales no deben contaminarse con la “contrarrevolución” y  nos recuerda aquel memorable, por excluyente,  discurso de Fidel en 1960 donde se delineaba la política cultural de “la revolución” bajo el slogan “dentro de la revolución todo, fuera de la revolución nada”. Un día antes la dirección del  ICAIC había hecho una declaración en el mismo sentido.

Cuesta trabajo desligar estas declaraciones, de una serie de fenómenos que han venido ocurriendo en el país: el incumplimiento de los acuerdos del VI Congreso, la práctica paralización del proceso de normalización de relaciones con EEUU, con las exigencias de que se elimine la Ley de Ajuste Cubano, el levantamiento de todas las medidas del bloqueo-embargo y la devolución de la  Base de Guantánamo.

Y, últimamente, la crisis de los emigrados cubanos “campo-traviesa” en Centroamérica, creada por el cierre de la frontera nicaragüense para los cubanos en Costa Rica y aderezada con la decisión del Ecuador de pedir visa a los cubanos que desean visitar ese país y la restauración del permiso de salida de Cuba para los profesionales de la medicina.

Es como si se hubiera puesto un freno, a los intentos de reformas del gobierno de Raúl Castro.

Esta situación viene acompañada de eventos significativos en la región latinoamericana; el gobierno peronista aliado de Cristina Fernández perdió las elecciones ante la oposición. Otro importante aliado, el gobierno de Dilma Rousseff en Brasil está bajo fuerte ataque del congreso. Venezuela enfrenta una grave crisis económica por la caída de los precios del petróleo que parece prolongarse y mañana el chavismo enfrenta unas difíciles elecciones parlamentarias, en las que presumiblemente podría perder el voto popular, aunque tampoco está claro si gane el control de la Asamblea Nacional. En Ecuador las aspiraciones de Correa de ser reelecto indefinidamente, no parecen contar con el apoyo mayoritario del pueblo.

Todo indica que ante la crisis que afrontan el ALBA y los gobiernos aliados de la región y su incapacidad para lograr lo que pretendía con la “normalización” de relaciones con EEUU (liberación de mecanismos que permitieran una llegada de dinero fresco y abundante norteamericano para engrosar e invertir en los negocios del estado)  el gobierno cubano empezó a dar marcha atrás, en la creencia de que necesita encerrarse, de nuevo, en la “plaza sitiada” como vía para poder defender el poder de la elite gobernante y preservar su modelo “ socialista”, de carácter estatal asalariado centralizado, en verdad una forma de capitalismo monopolista de estado.

Este camino conduce al aislamiento internacional, a la profundización de la crisis económica interna y al aumento de la represión al pensamiento diferente dentro del país.

El gobierno cubano debería comprender que ya no estamos en 1960, que no existe ninguna URSS ni campo socialista dispuesto a una gran ayuda económica ni una solidaridad internacional incondicional y que el pueblo cubano tampoco es el mismo. El pensamiento diferente al oficial y las ansias de cambios políticos y económicos han crecido y madurado. Aunque caro tenemos internet y telefonía celular con lo cual hay comunicación instantánea con todo el mundo.

Un intento de vuelta al cierre de los años 60-70, puede ser desastroso para el propio gobierno. Si hace tiempo desde la Izquierda Democrática venimos demandando un diálogo nacional amplio, inclusivo y transformaciones democráticas en la política y socializantes en la economía, hoy creemos que ese rumbo hacia atrás es contraproducente y se hace más necesario que nunca la apertura a un proceso de democratización con la anuencia del propio gobierno.

No está de más recordar aquí los dos primeros, de cinco puntos, del llamamiento al fortalecimiento de la Izquierda Democrática, dado a conocer el 13 de marzo pasado.

1-Creación de un ambiente de distensión y concordia que lleve al establecimiento de un Diálogo Nacional inclusivo, al reconocimiento de las libertades fundamentales; a una nueva Constitución fruto de la creación y discusión colectivas y horizontal del pueblo cubano, aprobada luego en referendo; a una nueva ley electoral democrática, y al establecimiento de un estado moderno de derecho con plena transparencia funcional e informativa, bajo control popular,  con autonomías municipales, presupuestos participativos  en los diferentes niveles y el sometimiento a referendo de las leyes que afecten a todos los ciudadanos. En fin la República Democrática humanista y solidaria, con plena justicia social, donde rijan integralmente  los principios consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la que quepamos todos.

2-Una nueva política económica, que partiendo de la aceptación de todas las formas de producción modernas, estimule preferentemente, con apoyo público y privado, el trabajo libre, de tipo autogestionario, individual o asociado (cuentapropista, cooperativista, mutualista, la cogestión obrera estatal y/o privada, y demás variantes), hacia el empoderamiento ciudadano de sus condiciones de existencia y reproducción, camino a la más amplia socialización de la propiedad y la apropiación de los resultados del trabajo, de manera que todos los ciudadanos disfruten de su propiedad individual o colectiva, sin interferencia de ningún tipo y sin hacer daño a terceros; resuelva los graves problemas de pobreza creciente que afrontan los jubilados, las madres solteras y los discapacitados, así como las demandas de los jóvenes. Particularmente la generalización inmediata de Internet como un derecho inalienable al desarrollo.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Cuál izquierda”?
Por Orlando Ocaña Díaz

He leído varios artículos en las últimas semanas donde  tratan sobre el uso del lenguaje en aras de lograr facilitar la comprensión de nuestras ideas y cuando, pero también cuando se habla del idioma necesariamente tenemos que referirnos a conceptos y a visiones que tenemos de  la realidad que nos circunda.

Por ello para poder entender el artículo de Yasser Farrés Delgado aparecido en Habana Times es necesario acudir o intentar delimitar precisamente los conceptos y el lenguaje.

Según Farrés Delgado, Boaventura de Sousa Santos definió como izquierda el conjunto de teorías y prácticas transformadoras que, a lo largo de los últimos 150 años, resistieron a la expansión del capitalismo y al tipo de relaciones económicas, sociales, políticas y culturales que genera, y que se hicieron con la convicción de la posibilidad de un futuro pos capitalista, de una sociedad alternativa, más justa por estar orientada a la satisfacción de las necesidades reales de los pueblos, y más libre, por estar centrada en la realización de las condiciones del efectivo ejercicio de la libertad. A esa sociedad alternativa generalmente se le llamó socialismo”.

Para concluir que para esta izquierda, cuya teoría y cuya práctica evolucionaron mucho en los últimos 50 años, Cuba es hoy un «problema difícil».

Aquí, para poder comprender lo que se pretende demostrar, sería  más adecuado expresar que esa izquierda que apoya a Cuba con los ojos cerrados no se ha desarrollado mucho, porque ha sido incapaz de percibir que nuestra sociedad ha involucionado y ellos se han quedado detenidos en la época del socialismo soviético. Es una izquierda que en el caso de Cuba no aplica la dialéctica y sigue pensando que nuestra burocracia es la vanguardia revolucionaria de los años iniciales de la revolución.

Pero además, no hay izquierda vieja, sino una izquierda que aún no ha se ha  recuperado del batacazo de la desaparición del campo socialista, razón por lo que se ha dado en llamar “la nueva izquierda” a aquel sector que si ha logrado superarse del desastre sacando conclusiones y nuevas estrategias de los errores cometidos y ha reconocido que sin democracia real y popular es imposible la construcción de una sociedad pos capitalista.
Esa nueva izquierda es obviada por todos, por la derecha, la burocracia  y  la izquierda tradicional. Es como un fantasma, que al decir de Marx, recorre nuestra isla, pero no fantasma por lo invisible sino porque atemoriza con sus propuestas, y que poco a poco gana terreno dentro de la población, al punto que a diez años de iniciar su lucha, la izquierda conservadora cubana, hasta ayer  afiliada con los ojos cerrados a la burocracia, ya hoy comienza a hacer suyas, por ahora tímidamente,  nuestras propuestas.

Se descontrola Sousa Santos en sus afirmaciones, al punto que de la misma forma que el duda acerca de la izquierda cubana, podemos nosotros dudar de sus inclinaciones de izquierda, porque Cuba ni es “una solución sin problemas, ni es un problema sin solución”. Simple y llanamente Cuba es para la izquierda cubana, socialista y democrática,  un país cuyo sistema fallido hay que sustituir y eso es la meta principal del cubano revolucionario; pero como izquierda profunda sabemos, que tales soluciones no son fáciles, porque no han cesado las  intenciones y ambiciones norteamericanas imperialistas sobre nuestra nación y a la vez es difícil lidiar con una burocracia testaruda, con una historia revolucionaria acumulada por su liderazgo. Cuba nunca fue un satélite soviético.

De acuerdo a Sousa Santos declarar a Cuba un “problema difícil” para la izquierda significa aceptar tres ideas:
-  en las presentes condiciones internas, Cuba dejó de ser una solución viable de izquierda;
-  que los problemas que enfrenta, sin ser insuperables, son de difícil solución;
-  que si tales problemas fueran resueltos en los términos de un horizonte socialista, podrá volver a ser un motor de renovación de la izquierda. Será entonces una Cuba distinta, que genere un socialismo diferente del que fracasó en el siglo XX y, de ese modo, contribuya a la urgente renovación de la izquierda. Sin ella, la izquierda nunca entrará en el siglo XXI.

Aceptar que Cuba dejó de ser una solución viable de izquierda puede ser algo que acepte y convenga a nuestra burocracia, pero no a un miembro de la izquierda isleña; que son situaciones de difícil solución es válido, así como considerar tales obstáculos superables, y es por lo que  pretendemos generar un socialismo diferente del que fracasó en el siglo XX y ello está contenido desde hace diez años en nuestra plataforma programática, que muchos  han leído y no quieren reconocer.
Confundir a la burocracia cubana con la izquierda cubana es un subterfugio de baja catadura, un ardid para  desconocer la lucha de clases internas, que en Cuba nunca dejó de existir y que se acentúa cada día que pasa.

Fue la burocracia quien apadrinó los lineamientos y la nueva izquierda cubana quien se ha opuesto desde que salieron por primera vez a la publicidad. Cientos de artículos en los medios alternativos internacionales dan fe de ello, y la desaparecida página “Cuba Debate Socialista” de Kaos en la Red  demuestra esa afirmación.

Luego de usar las declaraciones de Sousa Santos, Yasser Farrés Delgado  se solidariza con él al afirmar que “Cuba definitivamente dejó de ser una solución viable de izquierda”, es decir, que para Farrés, la solución debe venir de la derecha, y quizás sin proponérselo se pone al lado de la burocracia cubana.

Asimismo asume algo que hemos venido reiterando desde hace una década, “que los problemas lejos de ser superados se hacen mayores, y la Isla se aleja cada día más de mostrar cualquier renovación en términos de políticas sociales”, por ello  entendemos y hemos reiterado infinidad de veces que el capitalismo no es solución a nuestro problemas.

Hay que estar muy ciego o desinformado para afirmar que toda la izquierda sigue sin entrar en el siglo XXI, apoyando a gobiernos anclados en un autoritarismo “socialista” del siglo XX , hay en Cuba izquierda e izquierdas, la que sigue el camino de actualización del modelo y apoyo a la burocracia y la que desde hace rato trata de cambiarlo.

Y le sugiero a Farrés Delgado que se documente y vaya a los medios alternativos y allí encontrara mucho más de lo que conoce,  porque no solo se ataca la corrupción consecuencia del  sistema, sino al sistema en su conjunto, pero además se aportan soluciones y programas para hacer de Cuba una nación moderna y democrática.

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------

FILOSOFIA PRESENTE
Poemas de la sangre cotidiana
Por Félix Guerra

¿Dónde había oído antes tus súbitos silencios?
¿Que Pleistoceno trasiega en tus fragancias?

Presencia eres tú en el marco de la realidad.
Fascinante arte tuyo que no avisa y empuja puerta y se abraza conmigo en la frondosa intimidad.

Pero. Si te alejas y con el espaldar haces señales, memoria intenta sujetar cualquier tabla
de naufragio cabeceando al alcance de la desilusión. Desolación: del sol a la exhumación.

En tus regresos, vea, me traduzco en realista
y optimista. Bufón erótico, ebanista del buen humor. Reinstalo jovialidad en la corte, ejecuto malabares con cebollas, rodajas de melón y salto cuesta abajo por el trapecio de las sábanas.

Juego a tres tapitas, piruetas a bordo del payaso que estrena otra nariz. Cafetera en límites
del aroma. Y no soy fanático de los utensilios, más bien cautivo que sostiene cafeteras ardientes por el mango.

Coloco avíos al pie de tus rodillas. Miro y salgo por las puertas que atraviesas al salir.
Recuerdo como si fuera hoy que te alejas
alerta y con la gracia exhaustiva del venado.

En las despedidas, bajo protesta, me nutro
de aislamientos ideológicos. Sustento solomos literarios y mi escepticismo demacra los espejos.

Fascinas tú con regresos sistémicos.
Cada cierto tiempo. Con otras ordenanzas
de medianoche. Puntualizados durante conversaciones y loquiloquios.

Amar postrado, adorar tu espalda. Besar tu oscuridad. Frotar tus nalgas. Son retornos, no obstante, francamente frugales e inconclusos.

Euforia tu presencia: se corresponde
con mi torpeza de preguntar con delicadeza.

Arte poética me lanza al papel y garabateo estremecidos Ay y alterados Oh. Son experiencias de la práctica de coexistir a tu lado.

Ausencia abre aduanas a la melancolía. Salto dentro de mí y disimulos leyendo prensa escrita o título de alguna obra en tres tomos.

Tu mano en la mía: ardorosa lección de materialismo. 

Evocar tus ojos, tensa lectura existencialista y variaciones de pulmón. Aparato neurovegetativo
se adhiere a desilusiones y escudriña territorios donde descubrir señales: disposición de las migas y migrañas del desayuno.

Carta tuya trae el repartidor, mensaje de la conciencia, dedo de pájaro rozando mis costumbres.

Palabra de tu boca, expansión dialéctica,
pregón de reflexiones corporales, optimismo
que confirma: nada más prudente y sustancial que tu silueta en voz de carne.

Tu mirada presente: arte, emanación, sensorialidad, realismo crítico, vean, socialista incluso, perfumado y tangible. Progreso, modernidad.

Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.

left

Félix Sautié Mederos

Licenciado en Ciencias Sociales, especializado en Economía. Licenciado en Estudios Bíblicos y Teológicos. Corresponsal Permanente en Cuba de la Revista Tiempo de Paz...  Leer más