Hoy es 23 deAgosto de2017

Blog de Félix Sautié Mederos

Por un socialismo participativo y democrático (SPD)

Usted está aquí: Secciones Artículos de actualidad Crónicas cubanas ¿Por qué todos tendríamos que opinar lo mismo?
04 Jun 12
Escrito por 

¿Por qué todos tendríamos que opinar lo mismo?

Con motivo de un reciente editorial de la Revista Católica Espacio Laical titulado “El compromiso con la verdad”, se ha suscitado una muy significativa campaña en el ámbito digital al que muy pocos cubanos pueden acceder como consecuencia de las absurdas prohibiciones vigentes con relación a INTERNET, las redes sociales alternativas y la televisión satelital; aunque en algunos programas oficiales de radio y televisión, así como en determinados artículos y documentos, se presume del uso de estos medios alternativos y se pondera incluso las posibilidades que ofrecen a los desposeídos, sin tomar en consideración que los cubanos también tenemos todos los derechos a ese pleno acceso que controvertidamente se niega y se elogia.

No obstante, cada vez aparecen más alternativas para publicar en INTERNET ya sea en blogs con artículos y opiniones, así como en disímiles medios de prensa, porque se les hace imposible continuar obstaculizando artificialmente y contra natura un impetuoso desarrollo tecnológico que se abre paso en el presente y hacia el futuro.

Reitero que dado el contenido de este editorial, no pude obviar comentarlo y apoyar los aspectos positivos que plantea en bien del diálogo, el reencuentro y la reconciliación entre cubanos, así como al llamamiento que emiten al respecto dirigido “a todas las fuerzas patrióticas de la nación, que aspiran a una Cuba serena y conciliada, justa y soberana, democrática e inclusiva, próspera y equilibrada, a aunar esfuerzos en pos de la consecución de una metodología que haga posible estas aspiraciones” y publiqué en POR ESTO! mis criterios con el título “SOLUCIONES Y CAMBIOS SOLO DESDE LA VERDAD”(*) con la salvedad que acostumbro a plantear en mis artículos y crónicas de “mi respeto a quienes piensen diferente”, pero parece que para algunos ese respeto hacia el pensamiento diferente constituye un crimen porque su reacción ha sido y es de insultos, descalificaciones o incluso amenazas para quienes no piensen y no se expresen igual que ellos. Y yo me pregunto entonces, ¿Qué diferencia hay entre los que así se conducen y los burócratas del poder establecido? Eso que dice que los extremos se tocan, de nuevo se ha convertido en una realidad presente.


También aparecen por ahí algunas lecturas específicas que con sus descalificaciones generalizadas o silenciamientos fuera de lugar, no alcanzan a comprender bien el fondo divisionista que tiene toda esta campaña, que va más allá de los que en el ámbito de la Iglesia local puedan tener sanamente una u otra opinión. Con estas posturas de algunos se rechaza la “osadía” de decidirse con criterio propio a expresar una opinión al respecto, sin alinearse con quienes considerándose libres de todo error se dedican a destacar los “errores” de los demás. Esas actitudes hace milenios fueron descriptas en el Evangelio con la famosa expresión hacia los que no miran la viga que tienen en sus propios ojos.

Se pueden identificar también a los que desde uno u otro bando, se presentan activamente en lo referido al diálogo, la reconciliación y el reencuentro entre cubanos, destilando rencores y odios concretados ocasionalmente por una represión moral o material según sean el caso. Ante estas actitudes que en los momentos actuales se desbordan con la intención premeditada en mi criterio, de dividir a la incipiente sociedad civil cubana y muy especialmente a la Iglesia Católica local; yo me pregunto: ¿Acaso habría que aceptar cómo válidos los insultos indiscriminados de unos y de otros, expresados más allá del respeto y la consideración de los participantes en un diálogo civilizado y fructífero?; ¿en que se diferencian unos y otros? Opino que coinciden en los extremos y que se proponen imponer un autoritarismo de nuevo tipo encaminado a eliminar cualquier pensamiento diferente.
 
Quieren en realidad un derrumbe total de tierra arrasada sin comprender los verdaderos intereses del pueblo que está cansado de acusaciones por lo que se denomina su “falta de disciplina” o su no “sentido de pertenencia”, así como de los desmanes burocráticos, los odios, o las amenazas y violencias que en realidad no conducirán a nada bueno.

Si menosprecian la vía del diálogo de todos con todos, en el que solo se autoexcluyan los que no deseen participar o no tengan nada que decir; entonces qué es lo que proponen: la violencia como partera de la Historia para la que el pueblo tan cansado de todo y que siempre es quien sufre las mayores consecuencias, no ha dado señales objetivas ni subjetivas de estar predispuesto. Me pregunto entonces, ¿con qué fuerzas materiales cuentan para ello; con la intervención extranjera que tan de moda está en el Medio Oriente, por ejemplo? Y no me digan que alarmo a nadie, solo pienso y me pregunto sobre los escenarios posibles vividos en otras latitudes que se desprenden de las agresividades y de las violencias ya sean las oficialistas que cuentan con todos los recursos y no se ocultan para utilizarlos o las de los que se oponen desde los bandos contrarios a cualquier intento pacífico ya sea de la Iglesia, de sus obispos, del Cardenal Ortega o de cualquier otra persona o espacio que intente mediar o participar activamente con propuestas de solución a los problemas cubanos.

Los de Espacio Laical no se han ocultado para expresar sus opiniones con las que necesariamente no hay tampoco que estar de acuerdo; es su criterio y merece todo respeto ya sea que se tengan objeciones parciales o totales, se esté a favor o en contra. Abrir el diálogo es el camino y “no rasgarse las vestiduras”; personalmente lo he procurado con mi artículo sobre las soluciones y diálogos desde la verdad (*) en el que tampoco me oculto para apoyar lo que entiendo positivo de lo expresado por Espacio Laical. ¿Cuál es entonces el pecado; por qué razón tendríamos que opinar todos lo mismo? Así lo pienso y así lo expreso con mi respeto a cualquier opinión diferente.

Publicado en Por Esto!

12 comentarios

  • Enlace Comentario Maximo 07 Agosto 2012 Maximo

    De veras me sorprende el fácil acceso a la red que posee el Sr. Zayas, también considero no haberlo ofendido en lo absoluto en mi comentario, solo cuestione los argumentos que el mismo expuso en su comentario sobre el tema de debate planteado por el Sr. Sautié, donde es el quien primero utiliza la frase Martiana con la cual yo finalizo mi respuesta y que a juzgar por lo que respondió no le sentó bien, fue sencillamente Sr. Zayas una cordial manera de devolverle su medicina, lamento de veras que no le haya gustado.

    Sr. Zayas soy analista (no informático) de profesión y como dijo José Marti... "Conozco los nombres extraños de las hierbas y de las flores y de mortales engaños y de sublimes dolores".

    Atravesando uno de los peores momentos de mi vida, en el velorio de mi padre, una persona muy querida se me acerco y me enseño algo que nuestro apóstol había dicho y que marco una pauta en mi forma de pensar, no se ud. lo conoce, por ello me permito escribirlo, el razonamiento de Marti en ese entonces fue... "Cuando un gobernante gobierna mas de un mandato embrutece el y embrutece a su pueblo", esto para mi fue el catalizador para poder esclarecer una realidad que muchos cubanos no ven y que otros que si la ven no les conviene que se divulgue, (no se en cual grupo ud. se ubicaría) aunque personalmente si creo saberlo.

    Sin descalificar a ningún gobernante considero que quien a favor de su gestión de mandato, distorsiona, desinforma y divide sin derecho a expresión, no es un buen ejemplo de líder, y se lo digo con mucho conocimiento de causa, ya llegara el día en el cual de forma abierta y sin amenazas o temores de peligro para la vida de los que opinan diferente estos temas salgan a la luz dentro de la Isla, como sucedió cuando se desmorono el bloque socialista y en el cual me encontraba viviendo y entrenándome, tuve el privilegio de tener acceso (como todo el resto de los ciudadanos) a leer historias muy tristes sobre el comportamiento de su cúpula de dirección, la doble moral de muchos y la decepción de otros, a mi modo de ver las cosas, no se trata de socialismo, ni de capitalismo, se trata del ser humano, sus ambiciones, sus vanidades y su insaciable ansiedad de perpetuarse en el poder, y para lograrlo es necesario tener un control férreo y mantener alejada cualquier manifestación de oposición. Ud. podrá responderme cualquier cosa, podrá decir que no quiero incluso a mi Patria, (cosa que no seria cierta) pero lo que nunca podrá hacer jamas es "callarme y prohibirme ser libre de pensar y de actuar acorde a mis principios", quizás también algún día le toque dar la razón a personas como el Sr. Sautié que a expensas de los riesgos, exponen su criterio sincero y pacifico dentro de la Isla, porque le comento algo Sr. Zayas, excepto las "Vacas Sagradas" el resto de los dirigentes en nuestro país tienen "Obsolescencia Programada", algo que si no conoce algún día aprenderá.

    Esa es mi opinión y así lo expreso, como lo aprendí del Sr. Sautié.

    Informar
  • Enlace Comentario Félix Sautié Mederos 29 Junio 2012 Félix Sautié Mederos

    Yo no opongo ni me opondré nunca a la libertad de expresión ni al libre tránsito de la información. Tengo una larga historia al respecto; lo que no estoy dispuesto es a aceptar que gratuiamente o por causa de la orientación de alguien se esté insinuando que soy un escalador o que dependo de algún amo extranjero. Soy una persona responsable de mis actos, autorcítica y con una vida expuesta en mi biografía. Tengo 73 años por tanto estoy en la fase final de mi peregrinaje terrenal, he vivido mucho, tengo una militancia revolucionaria ininterrumpida desde 1957 a la fecha, para que venga alguien que no sé quien es a ponerme en tela de juicio. Mi nombre y apellidos son reales y conocidos públicamente. Por eso le respondí al Sr. Luque que no voy a perder mi tiempo con él y sus insinuaciones insultantes, por lo demás estoy plenamente de acuerdo en que cada cual debe tener su propia opinion, expresarla libremente y defenderla.

    Félix Sautié Mederos.

    Informar
  • Enlace Comentario el_yoyo 28 Junio 2012 el_yoyo

    Luque,

    Me gustaría poder leer el artículo. Publica aquí por favor el enlace (link). No creo que Sautié se oponga a este debate organizado en su Blog, lo bueno de Internet es que mucha gente lee y saca sus propias conclusiones. Ojalá hubiese tenido yo la oportunidad de debatir así, en Cuba o en la Asamblea Nacional. Pero eso sabemos que no es posible, o no se quiere.

    Como dijo Antonio Maceo: no nos entendemos y no lo haremos porque como ya hemos dejado claro, tenemos conceptos diametralmente opuestos del éxito, de la vida, de la huella que debemos dejar en nuestro paso por la vida.

    No me expresé bien al decir “no le debo nada a nadie”. Claro que debo mucho a mucha gente, no surgí de la nada. Soy producto de esa sociedad en la que nací. Mi expresión es para atajar el cliché, muchas veces esgrimido de: “estudiaste en la revolución por eso sobrevives en un mundo competitivo”. Me refería al estrecho marco de los estudios que realicé. De hecho, el éxito fuera de Cuba es proporcional a lo rápido que te deshagas del lastre que traes de Cuba y por qué no decirlo, del cubaneo, con los que mi estancia en cualquier lado sería más de lo mismo.

    Mis convicciones también tienen que ver con una sociedad que me expulsó de la UJC por clamar por más transparencia, más socialismo en el momento en que el gobierno cubano lanzó una pantomima llamada “proceso de rectificación de errores y tendencias negativas”. Esto que vivimos hoy ya yo lo ví hace casi 30 años. Soy resultado de esa máquina despiadada llamada Revolución.

    Más que echar mi suerte con los pobres de la tierra, creo más conveniente darles una mano para que no sean más pobres. La pobreza es lo único que repartido entre más toca a más.Cuando hablo de “abrirse a paso en la sociedad europea” me refiero a buscar y hacer mi propio espacio, integrarme. No soy rico, vivo de mis trabajos (3); pero aquí soy libre para crear, para luchar por mí y mi familia sin que nadie me imponga tareas. Soy libre de fracasar y lo asumo como una posibilidad. Mi concepto del éxito está ligado con la libertad de poder crear sin tener necesariamente que obrar como si perteneciese a una horda. Los movimientos de ese tipo, han terminado todos sin excepción en un fracaso, sea la comuna de París o la Revolución Haitiana y creo saber que es porque los humanos somos seres independientes. No estamos dotados de la capacidad de sacrificio eterno por los demás. No somos langostas que se quedan detrás para que el resto se salve. Es eso lo que ha hecho imposible construir una sociedad socialista que coincido que como idea es muy atractiva, pero es inconstruible porque presupone un ser que no existe.

    Cuando digo un informático que no puede tener fronteras me refiero a las fronteras técnicas. El conocimiento es infinito; esta rama ha probado que es imprevisible. Si factores externos te frenan tienes que buscar soluciones alternativas. En programación todo se puede. Pero cerrarse y conformarse a no tener Internet porque USA no te deja es no solo conformista sino que es la causa de la propia muerte del país. Con esas justificaciones nadie te daría trabajo. Es lo que dije. Pienso que siempre hay alternativas técnicas, lo he visto en los alemanes que sin estar bloqueados crean sus propias compañías de lo que sea. ¿Sabías que en Alemania se produce tabaco? Puros habanos... a pesar del frío, de las malas condiciones ambientales. Todo está en lo que el hombre se proponga.

    Volviendo al tema de las prohibiciones, perdóname, pero creo que no llegaremos a ningún lugar porque más que el externo a mí me preocupa el bloqueo interior, ese impuesto con toda saña por el gobierno cubano contra sus ciudadanos. No digo que el de fuera no exista, sino que aceptemos que el cubano de a pié está sometido a un doble bloqueo, cuál de los dos más inhumanos. Sometido a fuego cruzado.

    • ¿Sabes tú cuántos niños están condenados por el gobierno cubano a no ver a sus padres de por vida?
    • No es el imperialismo Yanqui, son los funcionarios de las embajadas cubanas en el extranjero los que llaman a los cubanos a su teléfono y les comunican, sin que medie documento que medie que no pueden entrar a la isla por emitir criterios en Internet. (por eso hablas con el_yoyo, ojalá llegue el día que pueda decir mi nombre sin temor a esas fatídicas llamadas).
    • Fue el consulado cubano quién me negó toda ayuda en medio de la epidemia de SARS que azotó Singapur en el 2003. El cónsul cubano en Malasia (en Singapur no había consulado en ese entonces), me dijo que me las arreglaras como pudiese. Por supuesto, salí de allí en un avión enviado por un gobierno capitalista. Los cubanos en el exterior podemos escribir cientos de historias de vejaciones, faltas de respeto, chantajes y hasta calumnias impulsadas por los consulados cubanos en el extranjero.
    • Nada justifica la expulsión de orientales de La Habana y la prohibición a visitar la capital de la república.
    • No son los americanos los que pagan en una moneda y cobran en otra a los cubanos.
    • No es la ley de ajuste cubano la que insta a los cubanos a abandonar la isla, es la inoperancia de ese sistema la que anima a más y más cubanos a abandonar para siempre la isla incluso a países mucho más pobres que Cuba o inmersos en guerras.
    • Créeme, no son cantos de sirenas los que animaron a crear una comunidad cubana en Angola, en Egipto o Bielorrusia. Los he visto con mis ojos.
    • No es ninguna potencia extranjera la que impone permisos para entrar y salir del país a los hijos de Cuba.
    • No es el capitalismo revuelto y brutal quien impide a los cubanos invertir en su propia tierra mientras acoge cualquier extranjero aunque tenga menos dinero y menos compromiso, con tal que sea extranjero. Yo tengo un plan de negocio, los medios, el know how para crear una empresa en Cuba precisamente de software… Pero soy cubano. ¿Apartheid?
    • Ni la CIA hubiese imaginado las risibles reformas que deben levantar la economía cubana. Quien piense que forrando botones o desmochando palmas va a sacar al país de la crisis le ha robado el papel de malos a los americanos. Con tales amigos no hace falta enemigos.
    • De quién fue la idea de las vacas enanas, el café caturra, la seca de la ciénaga de Zapata, la termonuclear de Juraguá, las guerras de Angola, Etiopía, las guerrillas del Salvador y Bolivia, los maestros emergentes, los contingentes agrícolas, el plan alimentario, la cuenca lechera, las UBPC, las tierras ociosas y un largo etcétera que se alarga hasta llegar a la Moringa, un árbol que debe dar leche, carne y huevos. ¿En serio?
    • ¿Quién paga por esos disparates económicos que han destruido el país? Hasta el país más miserable de este mundo hubiese al menos retirado a esas personas del gobierno por ineptos. ¿Por qué hay cubanos por encima de la ley?
    • ¿No debería ser enjuiciado por criminal contra la humanidad alguien que admite frente a las cámaras de televisión haber ordenado lanzar los cohetes nucleares emplazados en la isla contra territorio norteamericano y que los soven los archivos de la televisíón en una entrevista hecha por una periodista norteaméricana a principio de los 80.

    Yo sé que los norteamericanos no son jamón, que han agravado nuestros males; pero alguien los ha ayudado. Una vez que estos problemas y otros no existan, entonces podremos concentrarnos TODOS unidos en luchar contra el bloqueo externo. Pero no le pidas al pobre cubano que perdone a uno y luche contra otro si ambos parecen estar de acuerdo para borrarlo del mapa.

    No se le puede pedir reconciliación al cubano. Yo no le hice nada a nadie, yo liborio soy el agraviado y las leyes que hastían mi vida siguen ahí, impuestas por ambos gobiernos, el cubano y el americano.

    ¿LLamados a salvar el socialismo, la revolución? ¿Es broma? Hoy “eso” es insalvable, nos queda sólo Cuba. Me interesa tanto como a tí salvar mi país, el de mis padres y el de mis hijos. El único obstáculo es el gobierno cubano que excluye a unos y se toma el papel de salvador. Ese país debe ser de TODOS y para el bien de TODOS. Este no es un problema de los comunistas o los revolucionarios. Solo TODOS podremos salvarla, todos estamos en el mismo barco. El gobierno cubano tuvo 53 años y se fue en blanco. Hay que ser honesto y reconocer cuando no se puede. Cuba se hunde y se requiere el esfuerzo de todos para salvarla. Pero primero, el gobierno cubano debe tener la vergüenza de reconocer sus errores, pedir perdón (no perdonar) y dejar a otros con más capacidad e inteligencia rehacer el entuerto que ellos han hecho.

    Informar
  • Enlace Comentario Félix Sautié Mederos 28 Junio 2012 Félix Sautié Mederos

    Amigo Luque, le escribo con mi nombre, dos apellido y ficha biográfica publicada en este blog, que por cierto quizás debería leerla Usted para no insinuar o presumir que con mis 73 años cumplidos y más de 50 de militancia revolucionaria ininterrumpida,estoy tratando de escalar posiciones o que respondo a algún amo que controla mi conciencia, Esas insinuaciones suyas están fuera de lugar y demuestran su total desconocimiento sobre mi persona..
    Solo quiero significarle eso y decirle que no voy a perder más tiempo en dialogar con usted. Le deseo lo mejor del mundo.

    Félix Sautié Mederos.

    Informar
  • Enlace Comentario Carlos Luque Zayas Bazan 28 Junio 2012 Carlos Luque Zayas Bazan

    Estimado el_yoyo:

    (Preferiría decirle su nombre, como puede decir el mío, mas como se presenta con este alias, a él acudo pues.)

    Comentaré algunos de los puntos que trata en su último escrito, o más bien carta personal que me dirige, aunque sea en este espacio que sin dejar de ser público es el blog personal de Sautié. Me acojo a las bases de respeto que propone a mi partir de la que califica mi ecuánime respuesta, y aunque evidentemente tenemos convicciones muy distintas con respecto a temas claves, no tenemos razones visibles para considerarnos enemigos ni nadie me concita o anima a ese despropósito.

    Le digo sinceramente que respeto su opinión y supongo que no estar de acuerdo con ella no signifique ningún motivo de molestia en ninguno de los dos. Pero debo confesarle que me impresiona intensamente leer que una persona afirme, de cualquier sistema o país que provenga, que “no le debe nada a nadie”. No se me escapa que es una frase ligera, dicha como quien conversa, sin mayores pretensiones de conceptualizar con respecto a temas más profundos, como puede ser el de las relaciones hombre – sociedad y otros temas afines. Tal vez porque el caso de mi formación personal es muy distinto al suyo, y considero que soy un hijo y un fruto directo de mi país, mi sociedad, y por supuesto de la Revolución que se continuó y triunfó en el 1959. Para mi no hay diferencia esencial entre mi sociedad (el conjunto de todos los individuos que la forman en su compleja dinámica de todo tipo de interrelaciones) y lo que llamamos Revolución. Digo que la Revolución somos nosotros mismos, lo que hemos sido capaces de hacer o no. Cuestión de inteligencia, talentos y aptitudes aparte, virtudes en los que ud. puede ser muy superior a mí, (pero eso no es lo que importa ahora), toda persona es un fruto y resultado, y le debe mucho, a la sociedad en que nace, vive y hace sus primeros estudios formativos. Que después cada uno crezca según su voluntad, sacrificios y esfuerzos, y parezca que sólo se hace a sí mismo, nunca puede decirse que no le deba nada a nadie.

    Pienso que lo dijo como una frase o quizás estaba pensando que no le debía nada a la Revolución Cubana, seguramente sí a sus padres, algunos familiares y amigos y quizás algunos profesores que recuerde con agradecimiento. Por mi parte, creo que uno le debe todo a su patria, incluso aunque como es su caso, la patria se le haya ampliado en el horizonte, pues será siempre cierto que Patria es Humanidad. Y así, ud. recibió una savia, un alimento esencial y sutilísimo, aunque tal vez no lo notara siempre con claridad, hecho de aciertos y desaciertos, de todos aquellos que le formaron desde su niñez y hasta que pudo estudiar en la CUAJE. Indudable es que ni Harvard es garantía de éxito, pero no se puede negar – porque lo avalan estudios muy rigurosos – que provenir de determinados círculos académicos aumentan significativamente las probabilidades de alcanzar eso que ud. llama éxito. Digamos que si venció con buenas notas sus estudios de Arquitecto, su inteligencia y capacidad de raciocinio lógico – tan importante en la programación- algo le deben a un sistema de enseñanza que lo acogió desde pequeño y que podría tener y tiene sus deficiencias, pero que ha sido reconocido por organismos internacionales nada sospechosos de radicales o de izquierda, de ser uno de los más avanzados, sin dejar de ser masivo, a diferencia de las academias elitistas de este mundo. Créame, es un espejismo creer que uno se levanta sólo por su propio esfuerzo. Es un criterio que, como a Narciso, nos puede dejar caer en el espejo de agua de nuestro propio yo y sucumbir allí de muertes que apenas notamos, aunque nos creamos muy vivos y exitosos que nunca. Pero deseo que no haya sido ese su caso, pese a sostener el criterio de que nada debe a nadie.

    Por lo que puedo apreciar, y perdone si me equivoco, pues no lo dice explícitamente, su concepto del éxito está bien relacionado con su destino personal y con el hecho de que haya podido abrirse paso en la “sociedad europea”. Pues bien, aunque nadie pide nacer en el país y de los padres que lo engendran, ud. se ha podido abrir paso, como dice su gráfico modo de indicar que avanzó y alcanzó el éxito, también gracias a que nació en Cuba y en el momento en que se gestó una revolución radical del orden de cosas existentes. Si lo medita con buena voluntad podrá comprender que es así.

    Por otra parte, las dificultades o el fracaso de las revoluciones que han intentado crear un orden social distinto al capitalista, no justifica abjurar de los nobles propósitos de los ideales socialistas, al no ser que ud. no sólo no quiera, o no haya querido nunca , no sólo el socialismo en Cuba, sino en ninguna otra parte, porque ya haya echado su suerte no precisamente con los pobres de la tierra. No por ello será ud un monstruo, pues tiene el derecho a escoger y formar su cosmovisión y su ideología. Pero con todo respeto le digo que son cada vez más las personas en este mundo, (y eso se sabe también leyendo un poco en los libros y mucho más en Internet), desde brillantes intelectuales hasta la gente simple que padece la pobreza, el hambre y el olvido, los que consideran y proclaman que no sólo la victoria del capital será la muerte del planeta y de la especie, sino que es necesario instaurar un orden social socialista. Que no sea el llamado real, soviético, estrepitosamente fracasado, o no sea incluso el que intentamos hacer aquí en la isla caribeña, pero que de todas maneras tiene que ser algo muy diferente al que conocemos como el reino del capital. Por supuesto, sólo aventuro, pues ud. no lo dice con la misma claridad: si ya ha hecho su opción a ello tiene derecho y no lo quiero convencer de lo contrario. Sólo estamos, con toda ecuanimidad, intercambiando criterios.

    No creo comprenderle bien a ud. cuando afirma que “un informático no puede tener fronteras”. Si se refiere a las fronteras humanas, no las del misterio, al decir de Silvio, estoy de acuerdo: todos los hombres deben llegar alguna vez a ser hermanos y tratarse como tales. Por otra parte, se puede ser fiel a una nacionalidad, a sus raíces culturales y espirituales, viviendo temporal o definitivamente en otro punto del planeta. Todo depende de la actitud y los vínculos que se asuman hacia sus orígenes. Pero en verdad ud. parece no estar informado de las dificultades tecnológicas que nos impone nuestro enemigo, que no es pueblo alguno, ni aún el norteamericano, sino los intereses imperiales que están tan bien estudiados y documentados, que yo no puedo dedicar tiempo – porque hasta creo que ofendería su inteligencia y capacidad de informarse por sí sólo – a explayarme en el tema. Si es una persona de buena voluntad y honesta, y me escribe de buena fe, como creo firmemente que es, haga el favor de informarse a partir de muchas fuentes, contrástelas y podrá llegar a sus propias conclusiones. Por demás no me interpretó bien si cree que mi actitud se puede ilustrar en estas palabras suyas “no se puede, no podemos, ellos son los amos, nosotros somos pobres y tenemos que conformarnos con quedarnos fuera, nos atacan, oh Dios cierren las puertas y ventanas, que no entre la luz que nos atacan!”. No lo veo como una burla suya, sino su modo de interpretar la actitud que cree yo asumo. No es ese conmiserativo lamento lo que quise decir, tal vez no lo supe expresar. Quiero decir que, por ejemplo, le han impedido al país desde hace muchos años conectarse a los cables de fibra óptica que pasan cerca de nuestras costas y nos venden sólo una conexión satelital, más cara y lenta. Y que muchas veces han proclamado que todo eso cambiaría si previamente cambiamos dejamos de intentar construir una sociedad socialista. Yo creo que lo mismo que ahora tantos de preocupan por nosotros y por el momento y el modo en que podamos acceder a la utilización del cable que nos llega desde Venezuela, también debieron dedicar igual preocupación, tiempo y celo en denunciar esa injusta limitación y no sólo en ese aspecto sino en, por ejemplo, todas las aplicaciones de leyes extraterritoriales que ahora mismo con más intensidad están aplicando contra el país. Siempre me pregunto – no creo que tan candorosamente – el por qué de esa diferencia.

    Antes no teníamos mayor velocidad de transmisión de datos a causa de esa limitación impuesta, no sólo al gobierno y al estado, sino a todo el pueblo cubano, y casi nadie, o al menos no los mismos, mencionaba el tema en la red con tanto ahínco y profusión. Ahora podríamos tener esa ventaja tecnológica y ocurre que algunos repiten incesantemente que algo raro debe pasar, pero ahora lo denuncian por creer que es culpa del gobierno. Algo muy interesante para meditar. Uno se acuerda de Cantinflas cuando pedía, “no me defiendas compadre”.

    Estoy de acuerdo con su opinión “Dejemos que todos se informen y saquen sus propias conclusiones”. No es precisamente lo que deseaba Alan Gross y la agencia y el gobierno para los cuales trabajaba antes de ser apresado, cuando intentó introducir en el país, escudado en una mentira bien probada en un tribunal, una serie de sofisticados teléfonos satelitales y otros artilugios informáticos que permitirían establecer una red clandestina de comunicaciones indetectables, pero sólo a un grupo bien escogido de personas, no precisamente de todos los cubanos. Pude leer un compendio de leyes de muchos países que condenan duramente esa actividad. Ah!, pero si ocurre en Cuba, ya es una ley para otro mundo, es limitar la capacidad y posibilidad de informarnos cuando a cambio nos traen la libertad. La libertad de información y expresión es un cuento de hadas, amigo mío. Otra vez es cosa tan evidente, que no me estimulo a escribir de ello. Si a ud. le interesa un amplio espectro de cuestiones actuales, además de su exitosa actividad empresarial, podrá convencerse por sí mismo, aplicando su eficaz expediente de tener en cuenta a las partes y hacerse su propio juicio. Por ejemplo, una búsqueda sobre los temas mas censurados por la gran prensa, le hará ver cuán libres son los periodistas de este mundo para difundir noticias y mentiras, falsos montajes de acontecimientos que desean pasar por verdaderos, y un largo etcétera no citable aquí. Y todo ello ocultado crímenes humanos no precisamente informáticos.

    Con tiempo, vengo preparando los ejemplos que ud, me pide y creo que tal vez haga un articulito sobre la cuestión del uso de Internet y la supuesta libertad democratizadora que ello supone para tantas personas. Pero créame, no he tenido mala intención, si por ello definimos decir o hacer algo sobre lo que no se tiene convicción, o para hacer daño consciente. Pero en resumen, si ud. defiende el Mercado por su propia experiencia, supongo que exitosa, entonces ud. mismo ha definido su criterio de vida y el rasero que tiene para medirlo. Ni el Mercado ni el Capital son mis dioses, ni el éxito material es mi rasero para medir la estatura de los hombres ni las sociedades, y es mi propia opinión, no impuesta por nadie. Lo mismo que creo en ud. cuando dice que se ha forjado su propia visión de las cosas, espero que no crea que hablo presionado por nadie, y no digo lo que pienso para no buscarme problemas o para mantener una posición ventajosa o privilegiada, como ha supuesto Sautié.

    Y no sólo le creo, como me pide, que “prohibir u obstaculizar el uso de Internet debe ser considerado un crimen de alta traición”, sino que le aseguro que eso es lo que hace el gobierno norteamericano con nuestro país, sólo que es una alta traición a la condición humana, un verdadero genocidio. Si tiene ud. buena voluntad puede comprobarlo por sí mismo, yo no lo quiero vencer ni convencer. Podría citarle o indicarle enlaces a documentos de los propios EEUU que así lo proclaman, pero no le voy a privar del placer de hacerlo por su propio esfuerzo, si es que haya útil hacerlo, y como le agrada hacerlo, contrastando diversas fuentes. Sólo le diré que en las propias palabras desclasificadas de un alto funcionario norteamericano, hace ya un buen poco de años, no sólo se proponía el bloqueo para derrocar un gobierno sino “rendir por hambre” a todo un pueblo, este mismo pueblo en cuyo seno ud. nació y estudió y de que algún modo, créame ud. le ayudó a ser quien ahora, muy orgullosamente, es. Le agradezco su preocupación por liberarme de las que considera mis cadenas. Todos estamos encadenados de algún modo, pero las más sólidas e irrompibles son las cadenas de nuestras convicciones. Ud tiene las suyas, yo las mías. Seguiré procurando librarme de los eslabones más pesados, aquellos que nos impiden sentir en el rostro la bofetada propinada en cualquier rostro de hombre, aquellas que nos impiden sentir indignación por cualquier injustita cometida contra cualquier hombre. Créame ud. que la ley injusta del Mercado y el reino férreo del Capital, procurando que cada hombre se mueva en pos del éxito personal, es el material con que se hacen las cadenas más difíciles de romper. A eso vamos.

    Y un último comentario, es cierto lo que ud. dice con muy pragmática lucidez, “Los capitalistas no creen en embargos, van allí donde hay dinero”, y por cierto, acuden allí donde hay dineros y recursos, aunque ello implique dejar en el camino miles de muertos, a sangre y fuego, como desde que comenzó este siglo está ocurriendo en varios puntos del mundo. ¿Es tan poderoso caballero ese don dinero como para callarlo, no buscarnos problemas y escalar en la humana sociedad?

    Por supuesto que no somos enemigos, aunque sí pensamos de modo diametralmente opuesto. Si alguna palabra útil he podido dirigirle, no considero mal utilizado mi tiempo.

    Pero si lamento que tenga ud. una visión tan lastimera de su patria.

    Éxitos en todo el espectro humano en que el hombre debe tener éxito, le desea.

    Luque.

    Informar
  • Enlace Comentario el_yoyo 28 Junio 2012 el_yoyo

    Estimado Carlos Luque,

    Me alegra que su respuesta haya sido ecuánime y a niveles que permitan mantener el diálogo sin ofensas personales. Y como creo que eso es lo que le mueve me siento impulsado a defender mi opinión y dejar claras algunas de ellas que quizás haya entendido usted mal.

    - Primero: me gradué en la CUJAE de Arquitecto, en Europa tuve que reciclarme a la profesión de diseñador Web. Así, aunque no lo haya dicho usted explícitamente, aclaro la idea implícita que se infiere de su comentario: “no es gracias a la revolución o al haber estudiado en un instituto tan prestigioso como la CUJAE” que pude abrirme paso en la sociedad Europea. Estudié antes que las computadoras llegaran a Cuba, o sea, mi profesión no me ha servido absolutamente de nada. Claro, es un precio al que estaba dispuesto a pagar, pero no debo nada a nadie. Además, estudiar en la CUJAE o en Harvard no es garantía de éxito.

    - Me sigue impresionando ver a un informático justificar cosas que van en contra de sus propios conocimientos. Esa expresión suya del colapso de Internet y la continua justificación de lo injustificable, es similar a ver a cura proclamando la inexistencia de DIOS o a un piloto que le tenga miedo a la altura. Un informático no puede tener fronteras o deja de serlo. Sencillamente de nada vale que tenga conocimientos técnicos si vive con el pié puesto en el freno. En su caso estaría hoy yo tratando de inventar la manera de conectarse a la red, de romper las fronteras, las suyas y las impuestas; de burlar a esos supuestos amos de la RED con soluciones alternativas, pero no se sumaría al “no se puede, no podemos, ellos son los amos, nosotros somos pobres y tenemos que conformarnos con quedarnos fuera, nos atacan, oh Dios cierren las puertas y ventanas, que no entre la luz que nos atacan!”. Deje a los políticos la labor de cerrar puertas, la suya es la de abrirlas.

    - No sé si quedó claro: Yo no deseo socialismo para Cuba, ni participativo, ni sin participar. Para mí 53 años son más que suficientes para demostrar la inoperancia del sistema y eso no creo que me haga un monstruo. Tampoco me anima “el imperio” a sostener este diálogo.

    - Espero que usted comparta la opinión de que cada cual debe formarse su propia opinión después de haber oído “ambas partes” y luego, formarse o decidir la suya. No es ético, bombardear a alguien desde los medios de información masivos con los criterios de un solo lado, prohibirle oír otra opinión y exigirle comprensión o confianza. Dejemos que todos se informen y saquen sus propias conclusiones.

    - Mi defensa del Mercado, no viene de los libros, no es teórica. La vida me lo ha demostrado porque he vivido en ambas sociedades. Por eso advierto mala intención en las palabras de usted al afirmar que en Europa no todos los ciudadanos tienen derecho a Internet o que existen limitaciones. Lo he vivido, nadie me lo contó: Vivo de expandir Internet no sólo en Europa sino en Asia y América (incluso en países más pobres que Cuba) y se lo repito: No pesa sobre nosotros ninguna prohibición del uso de Internet ni en Europa, ni en América, ni en Asia. Es la competencia entre las grandes compañías la que regula el Mercado, así de simple. Sin más misterios. Por eso le conmino a que cite ejemplos de esas limitaciones a la accesibilidad de los ciudadanos a la red o a la información en Europa. EJEMPLOS.

    - La tendencia es totalmente contraria, cada vez más aeropuertos, restaurantes, cafés, centros comerciales, escuelas implementan la WIFI Internet gratuita a todos sus clientes y alumnos. Starbucks café implementó WIFI gratis en todos sus establecimientos alrededor del mundo. En un centro comercial en Tirana (Albania, un país que está más atrasado que Cuba) vi cientos de gente sentada en el piso en un centro comercial, haciendo uso de Internet GRATIS. Hoy se vende, se compra, se discute, se lee libros y periódicos, se trabaja conectado a la red en el metro, en los parques y hasta en los estadios. Mi esposa trabaja en Berlín, sus colegas están en la India y en San Francisco. Por el contrario el excesivo uso de Internet ha hecho que Hospitales y aviones implementen prohibiciones de uso de móviles porque sus ondas interfieren con equipos de navegación o de operaciones.

    - Créeme Carlos, prohibir u obstaculizar el uso de Internet debe ser considerado un crimen de alta traición. Los cubanos estamos pagando muy caro esa desconexión. Las pérdidas son inmensamente mayores (económicas y sociales) que el costo que pudiera acarrear conectar el país hasta el último rincón. Nuestros octogenarios gobernantes no están en capacidad de entender esto, su luz es corta y está gastada. Hoy esas prohibiciones son el peor enemigo de la revolución y quizás las que le cuesten la vida a lo que queda de revolución. ¡En vez de sembrar moringa y esperar que de carnes huevo y leche, deberían informatizar el país. Internet da el dinero para comprar la carne la leche y los huevos!

    - Los problemas de conectividad en Cuba están resueltos: El ministro de comunicación de Venezuela lo ha confirmado: El cable está operativo, si los cubanos no lo usan, sus razones tendrán. ¿Qué pasó con el cable Carlos? ¿El ministro venezolano miente? ¿Quizás pagado por la CIA?

    - No es cierto que Estados Unidos sea el amo de Internet. Yo trabajo con tecnología alemana. Los capitalistas no creen en embargos, van allí donde hay dinero. Llegado el momento, si no son americanos serán australianos, alemanes, suecos, hindúes... o cubanos los que estarían más que contentos en entrar a un mercado sin la competencia americana. En lo personal he emprendido varios proyectos a través de la red en latinoamérica y por el contrario he recibido subvenciones de gobiernos (Colombia y Chile) para llevar a cabo la empresa porque significaba nuevos puestos de trabajo en sus países. Me gustaría hacerlo en Cuba también ¿por qué no puedo crear puestos de trabajo en Cuba? Te juro que no soy de la CIA ¿Pero, por qué no puedes tú? ¿Por qué no podemos hacerlo tú y yo juntos? Trabajemos para crear una empresa que cree beneficios a la nación, pagamos impuestos, creamos puesto de trabajo, rompemos el bloqueo americano, dinamitemos al imperio con uns empresa 100% cubana... Si tú no estás interesados estoy seguro que muchos cubanos informáticos que han perdido su trabajo en la isla estarían interesados... ¿Nos dejarían?

    - Existe un plan impulsado por la ONU para llevar Internet a todos los ciudadanos del planeta tierra para 2016. Para ese momento, no sé qué van a inventar para prohibir el acceso a la RED a los cubanos.

    - Carlos, que no tengamos los mismos criterios no nos hace enemigos. Otros quieren hacerte ver que yo soy tu enemigo. Deseo para ti lo mejor y por eso clamo porque te des cuenta de las cadenas que te rodean y que al parecer te hacen feliz. Existe vida más allá de la revolución, existen mejores mundos que ese estrecho al que te aferras. La revolución, esa revolución que no quieres aceptar está desgastada, es minoría (lo dicen las encuestas cubanas, hechas en Cuba y que no te muestran), lo dice el instituto de estadística (la población decrece y envejece porque los jóvenes se van), lo dice la realidad: tus padres vivieron mejor que tú, tus hijos viven peor que tú. Tus nietos no podrán decir que eso es vida. La tendencia debe ser al revés.

    No veas enemigos en todo y en todos. A estas alturas a nadie le interesa Cuba, no somos importantes, no tenemos petróleo, estamos agotados y la isla está destruida. En la prensa ni siquiera se menciona ni lo bueno ni lo malo, no existimos. La campaña mediática existe solo en las cabezas cubanas. Cuba no representa dinero como para gastar la primera página de un diario.

    Finalmente una anécdota: Cuando era niño, jugué pelota en una liga en La Habana. Éramos malísimos, nunca ganamos. Cuando regresábamos después de cada paliza siempre aparecían las justificaciones: El pitcher no era infantil sino de la liga juvenil, el ampaya estaba vendido… Siempre de otros la culpa. Un día nos pusieron un entrenador nuevo que dijo:
    "Ya está bueno de justificaciones, la pelota se gana bateando y ponchando. Si no batean y no ponchan no ganan”
    Aplícale esta anécdota a la revolución cubana. Está bueno ya de echarle la culpa a otros, a estas alturas del juego, no vale quejarse de que el imperio no nos deja, que los ciclones nos desbastan, la sequía nos mata. Después de recibir 26 ponches seguidos, en el noveno y el marcador en contra creo que pitcher sobra… Entregas la pelota o pierdes el juego…

    Informar
  • Enlace Comentario Carlos Luque Zayas Bazan 27 Junio 2012 Carlos Luque Zayas Bazan

    Sautié, - no tengo conflictos al mencionar su nombre porque supongo que no haya razones para entender por ello que se intente aplastar o combatir a una persona, o perseguir autoritariamente su individualidad, sino en todo caso examinar y discutir ideas, - en su comentario a propósito del que le envió este lector, expone que en medio de su cotidiano hastío existencial, como para aumentarlo, “aparecen personas detenidas en el tiempo y aferradas a determinados esquemas”, con lo que evidentemente califica con claridad al lector de su blog que halló útil hacerle algunas preguntas y cuestionar su posición. Es evidente que él no se considera a su vez detenido en el tiempo, tampoco parece que proponga un regreso al pasado, entonces se supone que se proyecte a un futuro promisorio que, interpretando sus propias palabras, no es este nuestro, nuestro cotidiano “más de lo mismo”. Pero no creo que sea irrespeto ni ofensa considerar que si en su lamento por esa arremetida que padece con tanto sufrimiento, califica otras posiciones con respecto a los temas que aborda de aferradas a esquemas, no se tenga el mismo derecho a considerar también esquemática su posición. Por otra parte, al final de su comentario, que hace visible en el Observatorio cuando el mío fue dirigido a su blog personal, lamenta que se “recurra a la ofensa” al cuestionar su posición.
    No creo que pueda sostenerse que pedir un examen más completo del tema que aborda pueda considerarse ofensivo y que considerar que no se expone toda la verdad sobre el asunto, sea injurioso. Sólo sería ofensa si se supone que una persona conoce toda la verdad y la calla voluntariamente. En verdad creo que falta un análisis más profundo del tema en el autor, tal vez por desconocimiento, no una actitud premeditada. La palabra crimen en la cita martiana tiene otras muchas connotaciones metafóricas como para sentirse aludido por sólo una de ellas. En cambio, el autor parece no considerar que cuando califica a su contradictor de servil ante la burocracia para no “buscarse problemas y/o escalar posiciones en el entramado social”, está suponiendo como su motivación una de las más viles de las actitudes humanas y creo que con toda gratuidad, pues lo desconoce todo del autor que califica, y sí en ese caso haciendo una clara alusión personal ofensiva, cuando antes ha declarado que le importa sólo el examen de los conceptos y las ideas. Pero como nos enseña el ilustre manchego, no me considero aludido, pues nos agravia quien decidimos que tiene la posibilidad de hacerlo y no quien lo intenta. Y uno tiene el derecho a preguntarse, ¿cómo puede tenerse como válido el argumento según el cual importa no desviarse hacia los planos personales, cuando poco después se hace una acusación tan clara y directa de miseria moral?. Por ahora sólo lamento que tal vez por motivo de su angustia existencial, el autor olvide o confunda sus propios presupuestos en el debate y le otorgue a la otra parte la más baja de las motivaciones humanas. Yo he supuesto que el autor debe examinar con esa profundidad que pide en el examen, el asunto del acceso a Internet en Cuba, abordando razonablemente todas sus complejas aristas, no que le conduzca a sus ideas un servilismo o una indigencia moral que no tengo razón alguna para suponer en él. Con más tiempo quizás argumentaré las ideas que expuse en mi primer comentario. NO tengo esperanzas de que sea un diálogo en buena lid, pues las posiciones que leo en el blog de Sautié las considero predeterminadas y no sujetas a la flexibilidad necesaria en un debate que se asuma como tal. Por ejemplo, defender y sostener hoy, a estas alturas, que el mercado es el gran nivelador de las oportunidades humanas, movería a risa, si no fuera una de las aberraciones intelectuales más insólitas que esperaría oír de alguien medianamente informado y defensor del socialismo participativo. Aunque creo que la defensa del socialismo no es lo que está en el sustrato del apoyo que el autonombrado como ese curioso instrumento, el_yoyo, da al criterio de Sautié, e intenta aplastar mi mediocridad con su flamante éxito europeo. (De paso, no creo que sea un profesional mediocre, como que se graduó en uno de nuestros mejores institutos. Pero la indigencia de su argumentación defensiva de las oportunidades del mercado, como economista, Sautié debe conocerla muy bien. Sólo apunto que nuestro ancho de banda no depende de nuestra voluntad, sino de la decisión de, entre otros, el Departamento del Tesoro del gobierno de los EEUU. Casi uno se divierte leyendo el argumento de que si nuestra demanda aumentara geométricamente, ya habría una solución inmediata para resolverlo. Por supuesto, pero siempre que graciosamente su Majestad en la Red nos levantara la prohibición, quizás como un pago por el cambio de régimen, supongo. Recomiendo la visita al artículo Las censuras sobre Cuba y las verdaderas prohibiciones en el enlace a Internet http://www.diario-octubre.com/2012/03/03/las-censuras-sobre-cuba-y-las-verdaderas-prohibiciones-en-internet/, por sólo apuntar una de las muchas que se pueden encontrar si se desea buscar un poco.
    Es que resulta tan evidente lo que ha hecho nuestra sociedad – no digo sólo Revolución, porque considero que la Revolución somos nosotros mismos, o aquellos de nosotros que la seguimos apoyando y que Sautié califica muy alegremente de minoría, sin aducir otros argumentos que no sea simplemente hacer la afirmación – por el acceso social a Internet, es tan evidente que por razones que no son políticas sino económicas y de infraestructura, no se puede garantizar mediante un precio asequible que todos podamos tener ahora mismo una conexión directa a nuestras casas y por ello se potencia su uso social, es tan evidente que incluso organizaciones y personalidades extranjeras reconocen las limitaciones tecnológicas que aún sufre el país, es tan evidente la acción enemiga, (véase el caso reciente del intento de introducir conexiones satelitales indetectables en nuestro país), es tan evidente la manipulación de este tema con otras tantas aviesas intensiones, nada socialistas y mucho menos libertarias, que uno casi se podría asombrar con cierto candor de que no se tengan en cuenta en el análisis, si la ingenuidad fuera posible ya en este mundo. Por último, no dudo lo más mínimo que Sautié desee para nuestro país lo que su blog proclama, es decir, un socialismo participativo. Sólo considero, sin ofensas personales, sin suponer que está escalando de modo arribista u oportunista alguna posición, o dándole satisfacción a un amo, que está equivocado, o mal informado, o hace análisis insuficientes, y que aún cuando no lo esperen sus superiores objetivos libertarios, muchos de los que sí no quieren para nosotros ningún tipo de socialismo, estarán muy satisfechos con muchos de sus juicios y opinions. Espero que esto no le resulte ofensivo pues no se dirige a su postura ética, sino a sus ideas, y si ambas coinciden, no hay nada que temer. Pero tengo tambien derecho a considerar muy lamentable que un economista deje pasar sin un juicio critico, aunque respetuoso, una defensa tan endeble del mercado capitalista, solo tal vez por cuestiones de no ser descortes con quien le ha defendido.

    Informar
  • Enlace Comentario Félix Sautié Mederos 26 Junio 2012 Félix Sautié Mederos

    Amigo Yoyo, concuerdo plenamente con lo que usted plantea sobre el comentario de Carlos L. Zayas Bazán. Es realmente lamentable, que una persona que plantea que es informático de estudios tenga esos criterios que lo limitan seriamente para afrontar el presente y el futuro. Sobre ese particular publiqué un artículo con el título "Justificar lo injsutificable" en el que asumo plenamente los criterios de Máximo al respecto, le recomiendo lo lea en este blog.
    Les agradezco mucho a todos su participación en mi blog.

    Informar
  • Enlace Comentario el_yoyo 26 Junio 2012 el_yoyo

    Hola,

    Me gustaría referirme a la respuesta de Carlos Luque Zayas Bazan pues soy cubano, me gradué en la CUJAE y hoy vivo en Europa donde trabajo en la empresa de Hosting más grande del mundo 1&1 que además es el primer suministrador de ADSL (Banda ancha) y una de las 4 compañías telefónicas más poderosas de Alemania.

    Primero:

    No es cierto que en Europa haya limitaciones de uso de Internet para ningún ciudadano. El control de acceso a Internet no está en manos de ningún estado, partido político u organización sino que se regula por el mercado. La competencia entre las principales compañías telefónicas ha hecho que los precios de Internet caigan en picada a precios irrisorios y tarifa plana.
    Hoy casi cada paquete telefónico incluye la conexión plana a Internet (además de teléfono y televisión) de manera que son cada vez más las personas que por menos de 30 euros al mes pueden estar conectadas las 24 horas a Internet. Muy por el contrario son las compa;ías las que te alertan de que al salir del país debes DESCONECTARTE de Internet para que no pagues en exceso.

    O sea la limitación de la que hablas Carlos es una mentira burda, malintencionada para desinformar al pueblo cubano que no puede comprobarlo.

    Segundo:

    Los países árabes a los que haces referencia tenían una larga tradición del uso de las tecnologías. Internet no se inventó para ellos ni tampoco las redes sociales. Las redes sociales son un método más de comunicación, pero no son en sí ningún peligro ni influyen en la sociedad de otra manera que facilitando la comunicación de sus ciudadanos y la propagación de sus mensajes. Pero los mensajes y las opiniones son de los hombres, las conclusiones son tomadas por los hombres, las imágenes tomadas in situ y publicadas al mundo entero no fueron inventadas
    Culpar a Facebook o Twitter de la caida de los regímenes árabes es como decir que los automóviles son malos porque mucha gente muere atropellada.
    El problema o el dilema Carlos está en que Facebook y Twitter da poder a la gente para defenderse y limita a autoridades despóticas a hacer y deshacer a su antojo incluso en contra de la ley. Si en los años 50, cualquier policía podía romperte la cabeza y era tu palabra contra la de él, hoy cualquiera tiene un teléfono móvil con cámara de video y acceso a Internet y publica esas atrocidades.
    La única consecuencia del uso de las tecnologías es la transparencia.

    Tercero:

    Tú como trabajador aceptas que te limiten a youtube. Es tu decisión. Pero aquellos que no tienen acceso a Internet por su trabajo no pueden acceder a un simple email para comunicarse con sus seres queridos en Venezuela por ejemplo. ¿Te parace eso justo? Somos para la Revolución o la Revolución es para nosotros? ¿Quién es más importante, el hombre o la Revolución? Sin hombres no hay revolución, pero sin revolución existirán hombres.

    Cuarto:

    Como trabajador informático demuestras una mediocridad sin límites. Nadie le daría trabajo a alguien que exprese algo como esto: "...si todos los cubanos en este momento descargaran un video colapsarían todos los accesos, simplemente porque nuestro ancho de banda no resistiría esa demanda.."
    Llegado a ese punto, surgirá la solución. Eso es lo que ha hecho que las velocidades de conexión sean más rápida, lo que dio paso a la ADSL y otras tecnologías. Llegado a ese punto la competencia entre las diferentes compañías encontraría una solución y todos ganarían, bajarías los precios que es lo que está pasando en esa Europa que desconoces. Todos los países del mundo han llegado a ese punto. y TODOS han decidido seguir desarrollando la tecnología, usándola de manera más eficiente, creando, creando, creando y no condenándose al ostracismo y la mediocridad.
    En Europa estarían más que contentos si la demanda sobrepasara la oferta porque eso haría dispararse los precios hacia arriba, pero la competencia, la búsqueda de soluciones ha hecho que los precios desciendan, porque siempre aparecen soluciones, siempre el hombre ha sobrepasado las dificultades.

    Ese tipo de pensamiento es el que mantiene a Cuba anclada al pasado, la que condena l país a la pobreza, porque los cubanos hacemos apología de la mediocridad.

    Quinto:

    Hace un año Cuba está conectada a un cable que cubre 3000 veces la demanda actual del país. Si tienes acceso a Internet debías saberlo.

    Informar
  • Enlace Comentario Maximo 12 Junio 2012 Maximo

    Estimado Sr. Sautié, no le conozco personalmente pero aprecio mucho su valentía y honestidad al abordar estos temas, continué adelante con tan hermosa y difícil labor.

    Informar
  • Enlace Comentario Maximo 12 Junio 2012 Maximo

    Estimado Sr. Zayas

    Conozco algo el tema de las restricciones impuestas a la Isla por causa del "bloqueo", y aun así veo injustificada la negativa de acceso a la información que dentro de la misma se le impone a las mayorías, ademas considero que mas que una imposibilidad tecnológica, lo que se tiene es un temor político, y digo esto porque su comentario es quien me ha llevado a estas conclusiones, y creo que para ser un simple trabajador informático (como Ud. mismo expone que es) domina muy bien cierta información sensible y poco habitual para su rango en la Isla, la cual y con mucho respeto me permito a exponer:

    1. ¿Se desconoce, además, que la muy ponderada libertad de la sociedad europea impone muchísimas limitaciones de acceso a sus ciudadanos?
    Pregunto: ¿Cuales son esas limitaciones y como obtuvo ese dato?

    2. ¿Se desconoce el papel que jugaron estas tecnologías en el azuzamiento artificial que se hicieron a los movimientos árabes recientes para desviarlos, manipularlos y dirigir las revueltas hacia sus propios fines, utilizando precisamente esas tecnologías?
    Pregunto: ¿Porque artificial, porque la tecnología, vivió ud. en esos países, o le contaron?

    3. ¿Tendríamos que desconocer que nuestro Estado y Gobierno, y nosotros mismos como pueblo llano, debemos actuar con extremo cuidado para que una supuesta libertad no sea aprovechada por nuestros probados enemigos para sus propios fines?
    Pregunto: ¿A que temen?

    Cuando un pueblo (en su mayoría) esta firme a sus principios e ideales no hay red social ni tecnología que lo socave, a no ser la de la destrucción masiva y no es el caso, en cambio un pueblo desinformado es un pueblo dudoso y temeroso y así lo he podido constatar en muchos cubanos que abandonan la Isla sin un conocimiento mínimo de la realidad del mundo exterior.

    Con este simple análisis, me hago eco de su propia cita Martiana:

    "El que calla la verdad completa diciendo solo la mitad de la verdad, comete un crimen"

    Informar
  • Enlace Comentario Carlos Luque Zayas Bazan 05 Junio 2012 Carlos Luque Zayas Bazan

    Estimado Sautié:

    ¿Padecemos “absurdas prohibiciones (…) con relación a INTERNET” o la realidad del ancho de banda que nos permite contratar el amo de la red de redes no hace posible el acceso de todos los cubanos a su uso? Si es lo primero, se esperaría una razonada explicación que contenga, primero, cuáles son esas absurdas prohibiciones, con un documentado análisis probatorio, y segundo, un análisis objetivo de las limitaciones tecnológicas que nos impone el bloqueo y la relación entre ambos aspectos. ¿Se desconoce, además, que la muy ponderada libertad de la sociedad europea impone muchísimas limitaciones de acceso a sus ciudadanos? No es que tengamos que compararnos, lo incorrecto en otros lares no justifica lo incorrecto entre nosotros, pero el lector medianamente informado echa menos a una mirada y una revisión más objetiva y que contemple todas las aristas del asunto. ¿Se desconoce el papel que jugaron estas tecnologías en el azuzamiento artificial que se hicieron a los movimientos árabes recientes para desviarlos, manipularlos y dirigir las revueltas hacia sus propios fines, utilizando precisamente esas tecnologías? ¿Tendríamos que desconocer que nuestro Estado y Gobierno, y nosotros mismos como pueblo llano, debemos actuar con extremo cuidado para que una supuesta libertad no sea aprovechada por nuestros probados enemigos para sus propios fines? Quien le escribe es un simple trabajador informático tiene acceso a Internet por razones de su trabajo y no padece ninguna limitación o prohibición que no pueda entender y razonar como necesaria. Por ejemplo, no tiene acceso a Youtube, el sitio para descargar videos. El no desconoce que si todos los cubanos en este momento descargaran un video colapsarían todos los accesos, simplemente porque nuestro ancho de banda no resistiría esa demanda. Es tan difícil hacer este análisis? Y como este otros muchos. El más elemental deber del que escribe es hacerlo con la máxima objetividad posible. Es difícil, por supuesto. Menos complicado resulta repetir el cliché tan caro y bien recibido por aquellos que nos desprecian y no nos quieren bien. Pero el que calla la verdad completa diciendo solo la mitad de la verdad, comete un crimen, parafraseando a Martí.

    Informar

Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.

left

Félix Sautié Mederos

Licenciado en Ciencias Sociales, especializado en Economía. Licenciado en Estudios Bíblicos y Teológicos. Corresponsal Permanente en Cuba de la Revista Tiempo de Paz...  Leer más