Hoy es 26 deJunio de2017

Blog de Félix Sautié Mederos

Por un socialismo participativo y democrático (SPD)

Usted está aquí: Secciones Artículos de actualidad Crónicas cubanas Un libro providencial, en un momento significativo...
18 Jun 17
Escrito por 

Un libro providencial, en un momento significativo...

Encuentro, diálogo y acuerdo…:“No se preocupe Eminencia que el bien que se hace nunca se pierde…Roberto Méndez”

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, dejando a un lado dolencias y prescripciones facultativas el pasado viernes 16 de junio del 2017 me fui hacia el Centro Cultural Padre Félix Varela ubicado en el edificio del antiguo Seminario San Carlos en donde se sembraron las semillas fundantes de nuestra nacionalidad y nuestra República. No podía hacer oídos sordos a la amable invitación recibida hace algunos días de participar en la presentación del nuevo libro del Cardenal Jaime Ortega Alamino sobre las negociaciones entre Cuba y Estados Unidos que culminaron con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.


Para este anunciado encuentro se me presentaban incentivos muy importantes tales como adquirir el libro y que me lo autografiara el Cardenal en persona, porque es un testimonio extraordinario para nuestra Historia e incuso en mi criterio muy significativo para el momento que estamos viviendo, en especial por los últimos acontecimientos perpetrados por el Presidente Donald Trump, ese mismo día, en contra de todo lo que ya se ha avanzado en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

También fueron incentivos muy importantes la oportunidad de escuchar directamente la intervención del destacado intelectual católico Roberto Méndez, director de la Revista Palabra Nueva, quien estuvo a cargo de la presentación, así como las del propio Cardenal Jaime Ortega dado su autoría y el hecho de haber sido uno de los principales facilitadores de esa histórica negociación en función de lo que expresa con sus propias palabras en el preámbulo del libro, que cito textual: “…el Papa Francisco me había llamado a ser parte de algo que constituyó , en mi vida de cristiano y de sacerdote, la más inesperada y hermosa experiencia de Dios: ver y palpar el amor de Dios que abría corazones y unía voluntades Y eso lo agradezco también al Santo Padre. En suma, inspirado en la acción conciliadora entre Cuba y Estados Unidos del Papa Francisco, deseo poner en manos de ustedes un pequeño tratado sobre este Pastor, que fiel a Dios misericordioso, y visto de cerca en su quehacer discreto y humilde, ha sido capaz de conquistar el corazón de los hombres. Es también un modo de invitarlos a todos a creer en el poder salvador y convocante del amor cristiano”.

En otra parte del texto en cuestión insiste Jaime Ortega en la mediación de Francisco en función de los designios del Dios Trino y único, cuando explicó que a la pregunta suya al Papa: “Santidad ¿qué lo llevó a usted a pensar en mí como colaborador suyo en este acercamiento entre Cuba y los Estados Unidos?...” La respuesta de Francisco resultó espontánea y no se hizo esperar: “¡Fue una inspiración de Dios!”.

Expresa pues el Cardenal al respecto del asunto un testimonio muy sentido y en mi criterio dramático: “Me sorprendió la respuesta. Yo esperaba una palabra suya apoyada en nuestra fe eclesiológica: el papel del obispo en la Iglesia, o de un cardenal como colaborador cercano del Papa, pero me llamó la atención escuchar del Santo Padre una respuesta remitida a Dios como inspirador directo de su actuación.”; Por otra parte, quiero añadir además el juicio que expresa el propio Cardenal Ortega al respecto de la respuesta de Francisco: “Sí, la fe del Papa en la acción providencial de Dios es la misma fe del santo pueblo fiel de Dios, presente en todo tiempo y lugar, y de modo notable en la religiosidad del pueblo latinoamericano. Es la fe de mi vida sacerdotal y cristiana desde mi primer encuentro con Cristo. El Papa en esta búsqueda de acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, estaba actuando, desde los inicios de su intervención, bajo la inspiración de Dios”.

Por el momento, no continúo con el contenido del libro que da para un ensayo sobre el análisis de lo que expresa y la intencionalidad de su autor al escribirlo y publicarlo. Lo importante, en mi opinión, que recomiendo a los lectores de Crónicas Cubanas es conseguirlo, leerlo y atesorarlo como un libro de cabecera propio de la época actual, que según expresa textualmente el autor del prólogo Monseñor Angelo Becciú, sustituto de la Secretaría de Estado del Vaticano, cercano colaborador del Papa Francisco y quien también fue Nuncio Apostólico en Cuba hace algunos años: ”El autor nos invita a seguir los caminos de la misericordia y reconciliación a que nos llama el Santo Padre y de los que él mismo nos da ejemplo, saliendo al encuentro de los alejados y reuniéndolos como hace el Buen Pastor con sus ovejas. Esto se hace posible en esta bella historia entre Cuba y Estados Unidos en la que el Papa Francisco logró acercar a dos pueblos separados, por medio del encuentro y el diálogo”

Para terminar esta crónica quiero citar las palabras finales del presentador del libro Dr. Roberto Méndez, en las que recoge certeramente la aciaga situación del momento, dado lo anunciado por el Presidente Trump ese mismo día en contra de todo lo que ya se ha avanzado en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba: “La historia siempre inquieta cambia a veces las circunstancias, a veces parece contradecirnos… y no se preocupe su Eminencia porque el bien que se hace siempre queda”.

Finalmente quiero decir que estoy muy de acuerdo con lo que también expresó el Dr. Roberto Méndez en el sentido de que este es un libro para conservar y estudiar porque es muy valioso para la espiritualidad de nuestro tiempo; y añadiría yo que constituye además una eficaz herramienta para enfrentar lo que se nos viene encima por causa de las amenazas de Donald Trump. Así lo pienso y así lo expreso en mi derecho a opinar, con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en el periódico Por Esto! , Sección de Opinión, de Mérida Yucatán México

Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.

left

Félix Sautié Mederos

Licenciado en Ciencias Sociales, especializado en Economía. Licenciado en Estudios Bíblicos y Teológicos. Corresponsal Permanente en Cuba de la Revista Tiempo de Paz...  Leer más