Hoy es 21 deOctubre de2017

Blog de Félix Sautié Mederos

Por un socialismo participativo y democrático (SPD)

Usted está aquí: Secciones Artículos de actualidad Crónicas cubanas La nobleza de reconocer errores y cambiar de mentalidad…
12 Ago 17
Escrito por 

La nobleza de reconocer errores y cambiar de mentalidad…

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, quiero escribirles hoy sobre una preocupación y reconsideración de vida que se intensifican en mi conciencia en la medida que se acerca el tiempo de lo que habrá de ser uno de los pasos más trascendentales del proceso socio político que estamos viviendo en Cuba, que será el traspaso generacional determinado por la biología de los timones de mando de la sociedad a las generaciones jóvenes, que tienen para asumirlos todo el derecho y la capacidad incluso más ilustrada que nosotros los de la generaciones de la lucha insurreccional y de los inicios de la Revolución Cubana.

Es algo esencial, en mi criterio, para la Revolución Triunfante de 1959 en la Cuba del 2017 y del 2018 respectivamente y en adelante. Quizás algunos no están conscientes totalmente o no han tomado en cuenta del hondo significado y la incidencia que este traspaso habrá de tener sobre el presente y el futuro en nuestro país, mientras que se acerca el momento que nos exige estar preparados y alertas.

El más de lo mismo cotidiano, el continuismo automático, el desinterés e incluso la desidia marcadas por las promesas y los anuncios de soluciones que no se cumplen y horadan la credibilidad del pueblo al respecto, son factores determinantes en esta falta de conciencia que apunto sobre el momento que vivimos, así como de esos lastres de los que tenemos que sacudirnos para salir del letargo político que en mi opinión nos está corroyendo. ¡Siempre alertas!, porque los enemigos verdaderos de muchos años, no los que algunos inventan, en cambio están muy activos para aprovecharse de los resquicios y flancos que dejemos indefensos o en blanco con el propósito de ocuparlos, sin que nos demos mucha cuenta de todo lo que podría significar. Por otra parte, por ahí andan cantos de sirenas, e ideas adornadas con globos y afeites de colores como los del Macri electoral en Argentina, que nos camelan con el concepto del cambio que en realidad es necesario, pero no el cambio por el cambio, sino el cambio para perfeccionar nuestro socialismo, cambiando todo lo que sea necesario, y despojarnos del secretismo, el autoritarismo, el burocratismo, el dogmatismo y quizás otros ismos que se me pasan de momento mencionarlos pero que todos en su conjunto son muy dañinos.

La crítica objetiva y constructiva es una herramienta básica a la que algunos extremistas de izquierda intentan denostar por todos los medios posibles, sin comprender la nobleza intrínseca de la actitud revolucionaria de reconocer los errores y rectificarlos, de cambiar de mentalidad para deshacernos de todo lo que se haya hecho obsoleto, se haya detenido en el tiempo y/o necesite una renovación, un cambio o un nuevo impulso. La vida es movimiento y el movimiento es vida, dentro de esa dialéctica es que tenemos que desenvolvernos los revolucionarios para reconocer en todo momento los elementos esenciales sobre los que tenemos que actuar; Lenin expresó en cierta ocasión que en cada momento hay que saber en dónde está el Partido.

Es muy importante que se tome en consideración que este proceso de continuación de la Revolución Cubana que es totalmente válido y necesario, requiere de apoyo y solidaridad de todos y que también comience con plena transparencia, comunicación con el pueblo, así como que con sus actos concretos se gane la credibilidad básica que los rebeldes y revolucionarios obtuvieron a partir de la Revolución Triunfante de 1959. Fidel ya no está en el mundo de los vivos, pero antes de irse nos legó un aporte del camino a seguir con el concepto de lo que es Revolución que deberíamos insertar en nuestro día a día; todos, vanguardia y el pueblo.

También debo añadir la necesidad imprescindible de la lucha tenaz contra la erradicación del más de lo mismo que nos produce tanto hastío, la poca credibilidad ante tantos planes que la burocracia anuncia y no se cumplen y la desidia que poco a poco nos inmoviliza. Son conceptos generales a rechazar con el objetivo de significar y señalar los aspectos concretos que de inmediato debemos resolver, porque sin una voluntad política informada y una actitud política de crítica y autocrítica acompañadas de un imprescindible cambio de mentalidad, nada podrá encaminarse adecuadamente. Ese es en mi opinión por dónde comenzar en la nueva etapa que habrá de abrirse.

Reconozco plenamente que la responsabilidad principal al respecto de estos problemas tienen que asumirla los que se encuentran activos en las cúpulas de dirección gubernamental y partidaria en estos momentos de inflexión histórica que, como menciono, se abocan a un proceso de renovación generacional que tenemos que apoyar decisivamente. No obstante ni jóvenes ni viejos, nunca deberíamos desentendernos de estas cuestiones y pasarlas por alto, ni mucho menos esperar a que las cosas sucedan espontáneamente como por arte de magia sin que tengamos que preocuparnos y ocuparnos por ello. Tenemos que desterrar la tan manida frase de eso es de arriba o viene de arriba. Ese arriba que tanto nos desmoviliza y tanto desentendimiento nos produce.

Desde mi Rincón de Centro Habana ante los años no me rindo y llamo la atención sobre las responsabilidades que tenemos por delante, porque la vida sin lucha se acaba para todos. En esta dirección reconocer los errores y trabajar para rectificarlos ennoblece la existencia y nos hace más humanos. Los principales problemas que tenemos por delante están plenamente identificados y los que aún no lo están aparecerán en el proceso que podría denominarse también como de rectificación de errores y tendencias negativas para avanzar mucho más. En mi criterio lo más importante en todo esto, es la urgencia de que todos nos dispongamos a participar dialogando como método más importante y actuando en consecuencia unos con más responsabilidad que otros; y otros con más exigencia, solidaridad y apoyo sobre esas responsabilidades que próximamente se renovarán y requerirán del apoyo y la solidaridad de todos, y valgan las redundancias de la palabra “todos”. Así lo pienso y así lo afirmo con mi derecho a opinar y mis respetos por el pensamiento diferente sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán , México, Sección de Cultura

Deja un comentario

- No se permiten insultos, ni palabras soeces o despectivas.
- No se permiten alusiones ofensivas sobre personas, hechos ni entidades.
- No se permiten conceptos racistas ni irrespetuosos a la diversidad de opción de las personas.
- No se permiten amenazas de ningún tipo.

left

Félix Sautié Mederos

Licenciado en Ciencias Sociales, especializado en Economía. Licenciado en Estudios Bíblicos y Teológicos. Corresponsal Permanente en Cuba de la Revista Tiempo de Paz...  Leer más