Hoy es 26 deJunio de2017

Blog de Félix Sautié Mederos

Por un socialismo participativo y democrático (SPD)

Jueves, 22 Junio 2017 00:00

Lo que me faltó por decir

Lo que me faltó por decir.
De nuevo regreso a Encuentro, diálogo y acuerdo.
Queridos lectores de Cónicas cubanas, en mi anterior crónica hube de escribirles con el título “Un libro providencial en un momento significativo”, al respecto de mi asistencia a la presentación en Cuba del libro titulado Encuentro, diálogo y acuerdo,(1) escrito por el cardenal Jaime Ortega y Alamino; y les confieso que, en mi crónica mencionada, por limitaciones de espacio, no me fue posible expresar todos los sentimientos y consideraciones que me provocó la actividad en sí misma y la posterior lectura del libro que, por cierto, cuando la comencé no la pude dejar hasta terminarla.

Encuentro, diálogo y acuerdo…:“No se preocupe Eminencia que el bien que se hace nunca se pierde…Roberto Méndez”

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, dejando a un lado dolencias y prescripciones facultativas el pasado viernes 16 de junio del 2017 me fui hacia el Centro Cultural Padre Félix Varela ubicado en el edificio del antiguo Seminario San Carlos en donde se sembraron las semillas fundantes de nuestra nacionalidad y nuestra República. No podía hacer oídos sordos a la amable invitación recibida hace algunos días de participar en la presentación del nuevo libro del Cardenal Jaime Ortega Alamino sobre las negociaciones entre Cuba y Estados Unidos que culminaron con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas.

Miércoles, 14 Junio 2017 00:00

UNA REFLEXIÓN ANTE LA MUERTE...

“No puedo ser indiferente, ante la partida de Fernando Martínez Heredia, en sus 78 años”.

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, inmerso en la elaboración de otros temas y cargado con mis achaques de salud que con mis 78 años me presentan el paso del tiempo y mi diabetes galopante cada vez más rebelde y con síntomas que pretenden sacarme de todo cuanto antes, tuve que aplazar la confección de un tema que considero muy importante expresarlo en mis Crónicas Cubanas en función de mis propósitos de conducirme como un cronista de mi época, por el anuncio  de la partida definitiva de Fernando Martínez Heredia en sus también 78 años para la Casa que no se Acaba, a donde todos debemos ir porque nuestro tiempo en la tierra es muy limitado.

Lunes, 12 Junio 2017 00:00

Lo que no puedo olvidar…

En recuerdo de San Marcelino Champagnat cuando se cumplen 200 años Maristas

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, ha llamado con mucha intensidad a mi conciencia y siento el deber espiritual de expresarlo en mis Crónicas Cubanas que publico con el propósito de conducirme como cronista de mi época, un correo recientemente circulado entre los que estudiamos en los colegios de los Hermanos Maristas de Cuba por monseñor Emilio Aranguren, Obispo de Holguín y antiguo alumno Marista, con un planteamiento esencial para todos los ex alumnos Maristas de Cuba que entre otras cuestiones importantes expresa textualmente en unos párrafos básicos: “La Congregación de Hermanos Maristas está celebrando el 200º aniversario. Somos parte de ella.

Miércoles, 07 Junio 2017 00:00

Cuba y los cubanos en el Pentecostés 2017

¿A qué esperamos para mirarnos por dentro con objetividad?

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, los analistas internacionales de prensa en Cuba son realmente muy capaces y profesionales. Nos mantienen al día con objetividad de análisis al respecto de los principales problemas mundiales que nos ha tocado vivir; casi nada se les escapa.

Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo…

Queridos lectores de Crónicas Cubanas, en los últimos tiempos mucho se ha hablado en los sectores de la cultura cubana en rechazo hacia las banalidades. Es mi criterio que hay banalidades y banalidades, y ninguna  nunca podría ser  positiva. La banalidad de la tipología que sea  lleva consigo a la superficialidad y la indiferencia ante lo que se debería tener en cuenta para atenderlo priorizadamente. Una banalidad social importante en mi opinión cristiana y revolucionaria, es también el rechazo a cualquier manifestación de la espiritualidad como concepto de vida, que endurece nuestros sentimientos.

En consecuencia, yo coincido a plenitud como hombre de la cultura con cualquier rechazo a lo que sea banal genéricamente. Pero esos rechazos  en mi criterio para ser efectivos en primera instancia, necesitarían  también de un rechazo integral   a las exclusiones elitistas, los esquematismos, los rencores y los odios  que tan generalizadamente aparecen en los últimos tiempos. Tenemos muy cercano lo que sucede en Venezuela con las manifestaciones de un fascismo típico de los años 30 y 40 que algunos  no alcanzan a ver dado una gran miopía de la historia y sus carencias de amor, espiritualidad y voluntad de diálogo.

Todo ello considero que es posible subsanarlo,  a partir de poner en práctica cotidiana  un respeto pleno a la opinión diferente y un diálogo  de partes por encima de cualquier otra alternativa  confrontacional .  Me refiero a criterios conceptuales  que algunos no llegan a comprender a cabalidad su urgencia imprescindible.

En este orden de cosas,  hay otras cuestiones del ambiente que vivimos en la actualidad cubana que no son simplemente las banalidades y que son quizás más preocupantes aún. Se presenta hastío, falta de voluntad  para marchar hacia adelante y esquematismos generalizados que impiden comprender nuestra verdadera realidad, más allá de las consignas repetidas hasta el cansancio con palabras a veces grandilocuentes que son solo simples enunciados de un contenido que no aparece por ninguna parte.

Fue para mí y me hizo reflexionar sobre el presente y el futuro que tenemos por delante la humanidad en su conjunto, que  en medio de estas situaciones la liturgia católica en su calendario de festividades importantes conmemoró el domingo de la Ascensión de Jesús de Nazaret a la Casa del Padre Celestial y su mandato con una promesa:  “ Id pues y haced discípulos, a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 19 y 20). Expresiones bíblicas que nos dan gran seguridad a nuestra voluntad de lucha por el presente y el futuro  y  sobre las que algunos con desconocimiento, o incredulidad o sorna pudieran preguntarse: ¿Qué fue en resumen  lo que Jesus le mandó a sus discípulos? Esa interrogante profana la responde taxativamente  Juan en su Evangelio Capítulo 13, versículos 34 y 35: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que como yo os he amado así os améis, también vosotros los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor  los unos a los otros.”

Me refiero en síntesis a la necesidad de poner en práctica una fe inconmovible que mueva la voluntad hacia el amor, la paz y el futuro, fundamentada por  un mandato del amor por sobre todas las cosas, angustias, incertidumbres y contingencias. Amor que se expresa en el diálogo por sobre las confrontaciones y las guerras. Amor que rechaza los odios y los rencores. Amor que potencia la defensa y conservación de la Casa Común. Todo expresado con una fe capaz de mover montañas de que el Dios de la justicia y del amor nos acompañará siempre hasta el fin de los tiempos.

Aunque algunos no puedan entenderme o incluso hagan mofa o burla dado su endurecimiento espiritual reitero que así lo pienso, así lo expreso en mi derecho a opinar con mis respetos para el pensamiento diferente y sin querer ofender a nadie en particular.

Publicado en el periódico Por Esto! de Mérida, Yucatán, México

left

Félix Sautié Mederos

Licenciado en Ciencias Sociales, especializado en Economía. Licenciado en Estudios Bíblicos y Teológicos. Corresponsal Permanente en Cuba de la Revista Tiempo de Paz...  Leer más